Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una proteína asociada al alzhéimer podría formar parte del sistema inmunitario innato

La proteína beta-amiloide, el principal componente de las placas encontradas en los cerebros de los pacientes de alzhéimer, podría constituir la primera línea de defensa del cuerpo contra la infección. Un estudio, publicado hoy en la revista PLoS One, revela cómo entender el funcionamiento normal de esta proteína podría propiciar estrategias terapéuticas preventivas.

Un equipo dirigido por investigadores del Instituto de Enfermedades Neurodegenerativas del Hospital General de Massachusetts (MGH-MIND) en EE UU afirma que la proteína beta-amiloide forma parte del sistema inmunitario innato. Este péptido antimicrobiano, que ofrece protección contra una gran variedad de patógenos, podría desempeñar un importante papel en la lucha contra las infecciones del cerebro.

“Durante años hemos pensado que la beta-amiloide eran sólo residuos metabólicos producidos como consecuencia de otros procesos dentro del cerebro, pero estos datos sugieren que es un componente normal del sistema inmunitario innato del cerebro", explica Rudolph Tanzi, director de la Unidad de Genética y Envejecimiento del MGH-MIND y coautor principal del trabajo, publicado hoy en la revista PLoS One.

Después de que los investigadores descubrieran varias similitudes físicas, químicas y biológicas entre la beta-amiloide y los péptidos antimicrobianos (en particular una proteína humana llamada LL-37), decidieron comprobar su posible conexión.

“Parece ser que los factores que desencadenan la hiperactividad del sistema inmunitario innato, no solamente infecciones sino también traumatismos craneoencefálicos y apoplejías (que es ya sabido que aumentan el riesgo de padecer alzhéimer), podrían causar una deposición excesiva de beta-amiloide", indica Tanzi.

Además, los autores analizaron si la misma actividad antimicrobiana podría producirse por la beta-amiloide asociada con la enfermedad de Alzheimer y observaron una actividad significativa en muestras de tejido del lóbulo temporal en pacientes de alzhéimer, pero no en los controles.

Los investigadores concluyen que la activación crónica del sistema inmunitario innato como respuesta a las infecciones, tanto persistentes como transitorias, del sistema nervioso central podría desencadenar una producción excesiva y una acumulación de proteína beta-amiloide.

“Necesitamos averiguar qué es lo que desencadena el sistema inmunitario innato, en particular a medida que envejecemos, y qué genes controlan el papel de la beta-amiloide en la respuesta innata”, afirma Robert Moir, el otro coautor del estudio. “Si logramos identificar qué patógenos desencadenan la agregación de esta proteína, podríamos evitar o controlar esa respuesta”.

La proteína del olvido

La proteína beta-amiloide es tóxica para las neuronas, y se cree que la acumulación de proteínas en forma de placas en los cerebros de los pacientes de alzhéimer produce la neurodegeneración que caracteriza a esta enfermedad. La proteína se genera cuando la molécula más grande de la que procede, llamada proteína precursora amiloidea, se parte por acción de las enzimas.

Se pueden generar diferentes tipos de beta-amiloide por las enzimas. Las más comunes son las formas beta-amiloide 40 y beta-amiloide 42, particularmente propensas a agregarse a las placas tóxicas. Aunque se sabe que la beta-amiloide fomenta la inflamación, la actividad biológica de la proteína se ha considerado puramente secundaria y exclusivamente patogénica.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las personas mayores están infrarrepresentadas en los ensayos de fármacos contra la covid-19

Un estudio ha analizado la proporción de individuos de avanzada edad que participan en las pruebas de tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus. Además de las restricciones por edad y por presencia de patologías para proteger su salud, hay otras condiciones que limitan la participación de los ancianos, como el acceso a las tecnologías, y que pueden poner en riesgo las evaluaciones de efectividad y seguridad.

Alt de la imagen
Esta investigadora ha logrado casi dos millones de euros para estudiar el lenguaje

Clara Martín, del centro de investigación vasco BCBL, acaba de conseguir 1,9 millones de euros de la Comisión Europea para llevar a cabo un estudio sobre ortografía y bilingüismo. Su trabajo tiene implicaciones en el tratamiento de trastornos del lenguaje, como la dislexia, y en el aprendizaje de lenguas.