Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Veinte momias y un sarcófago, entre el material arqueológico descubierto en Egipto

El equipo de investigadores de la Universidad de Jaén que desde hace un mes trabaja en la necrópolis de Qubbet el-Hawa en Asuán (Egipto) ha cosechado sus primeros resultados, con el hallazgo de veinte momias de diferentes periodos, así como una gran cantidad de material arqueológico.

Parte del sarcófago encontrado. Imagen: UJA

Se trata de la cuarta campaña de excavación que realiza este equipo, dirigido por el profesor de Historia Antigua de la UJA Alejandro Jiménez Serrano, que está centrando sus esfuerzos en una gran tumba construida por un gobernador provincial de la XII Dinastía (1830 a.C.).

Así, entre el material arqueológico que ha aparecido destaca un sarcófago de madera de un alto personaje enterrado con posterioridad en la gran tumba. Además, se han descubierto un par de tumbas menores en el exterior del gran complejo funerario que este equipo excava desde 2008.

En total, en esta cuarta campaña, que se prolongará hasta el 3 de marzo, participan diecisiete investigadores de diferentes disciplinas y universidades (Jaén, Granada y Londres), lo que en palabras del responsable del proyecto “ha permitido no sólo centrarse en aspectos puramente arqueológicos o históricos, sino que también se han desarrollado nuevas tecnologías, tales como el RTI (Reflectance Transformation Imaging), y el escaneo de piezas en 3D, lo que ayuda en la lectura de los textos jeroglíficos con una mayor exactitud”.

Se trata de la primera vez que se combinan ambas tecnologías en un proyecto arqueológico, lo que permite que ya se estén procesando los primeros resultados en la Universidad de Jaén. “Ello supone un salto cualitativo y metodológico que sitúa a la Universidad de Jaén a la vanguardia de las investigaciones arqueológicas a nivel mundial”, subraya Alejandro Jiménez.

En los próximos días se espera que los investigadores lleguen a los niveles más antiguos de la tumba, donde según explica el profesor de Historia Antigua de la UJA hay evidencias claras de la presencia de más cámaras, “quizás intactas”. Los avances del proyecto Qubbet el-Hawa se puede seguir a diario en la web, donde se resumen los descubrimientos y se ilustran con imágenes.

Necrópolis de altos funcionarios

Desde el año 2008, la Universidad de Jaén lleva a cabo un ambicioso proyecto de investigación en una de las necrópolis más importantes de Egipto. Allí, desde la VI Dinastía (2250 a. C.) se enterraron los más altos funcionarios de la provincia más meridional de Egipto. Dada la situación estratégica de la zona, sus responsabilidades en las relaciones con el Desierto Oriental, las rutas de comunicación con el Desierto Occidental y, sobre todo, los contactos con Nubia, permitieron a estos nobles jugar en muchos momentos papeles decisivos en las relaciones internacionales y comerciales de Egipto.

Además, la zona era rica en afloramientos de diversas rocas de gran calidad que eran demandadas por la corte para la realización de estatuas y otras construcciones, por lo que también se encargaron de gestionar el avituallamiento de las expediciones y de los canteros.

Por lo que conoce el equipo de la UJA hasta el momento, según explica Alejandro Jiménez, la necrópolis fue utilizada ininterrumpidamente desde la VI Dinastía hasta finales de la XII Dinastía (1800 a. C.), si bien hay tumbas y enterramientos de periodos posteriores.

Qubbet el-Hawa destaca sobre todo por la cantidad y calidad de las biografías de los personajes enterrados. Cualquier visitante puede encontrarse con los textos inscritos en las tumbas de Herjuf, Pepi-Najt Heqa-ib I, Sabni I, Sabni II, Sarenput I y Sarenput II, sólo por citar algunos de los más conocidos.

Los trabajos de investigación del proyecto Qubbet el-Hawa se han centrado por el momento en tres tumbas: nº 33, nº34 y nº 34h. En las dos primeras, se están llevando labores de excavación arqueológica, mientras que la última está siendo consolidada antes de ser restaurada.

Fuente: Universidad de Jaén
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una tablilla babilónica muestra el ejemplo de geometría aplicada más antiguo del mundo

Mil años antes de que naciera Pitágoras, en la Antigua Babilonia ya se trazaban triángulos y ternas pitagóricas para delimitar las tierras. Así lo confirma una pieza de arcilla de hace 3.700 años redescubierta en un museo de Estambul (Turquía) por un matemático australiano.

Nuevas pistas sobre el misterioso torreón de la ‘Pompeya vetona’

Parecían un montón de piedras más en el castro de Ulaca (Ávila) pero en los últimos años, con técnicas geofísicas y de fotogrametría aérea, investigadores de las universidades Politécnica y Complutense de Madrid han descubierto que posiblemente sean los restos de una antigua atalaya. Desde ella se pudo controlar este gran poblado vetón, aunque la localización privilegiada del edificio y su proximidad a manantiales también hace pensar en una función política y religiosa.