Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Venus también tiene una capa de ozono

La nave Venus Express de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha descubierto una capa de ozono en los estratos más altos de la atmósfera del planeta Venus. Su estudio puede ayudar a los científicos a refinar la búsqueda de vida extraterrestre.

La nave Venus Express ha detectado una capa de ozono en Venus. Imagen: ESA

Venus posee una capa de ozono, como muestran las observaciones realizadas por la nave Venus Express de la ESA. "Este descubrimiento nos da un importante empuje para entender la química de la atmósfera de Venus”, asegura Franck Montmessin, líder de la investigación y científico de la ESA. ”Y, además, podemos utilizar estas observaciones para plantear escenarios en los que se pueda detectar vida en otros mundos”.

La capa es entre cien y mil veces menos densa que la de la Tierra, además de situarse cuatro veces más alta, a unos 100 km de altitud. El ozono puede tener o no un origen biológico y, según los expertos, para poder considerar a la vida como la causa de su creación, la concentración tiene que ser mayor que el 20% de la terrestre.

Según los modelos por ordenador, en Venus la luz solar rompe las moléculas de dióxido de carbono y libera oxígeno, formándose así las partículas de ozono (O3), constituidas por tres átomos de oxígeno.

Los datos de la capa de Venus refuerzan estos modelos, donde las débiles concentraciones de este gas se constituyeron después de la formación del planeta sin causas biológicas. Este prototipo ya se había observado en Marte.

El ozono y la vida

Hasta ahora el ozono solo se había detectado en las atmósferas terrestre y marciana. En la Tierra es un componente fundamental para la vida ya que absorbe gran parte de los rayos ultravioletas dañinos provenientes del Sol, protegiendo a las especies que la pueblan.

Se piensa que la vida generó inicialmente el ozono hace unos 2.400 millones de años. Los científicos consideran que los microbios jugaron un papel importante en su formación, al expulsar oxígeno como residuo. Las plantas continuaron con esta labor, añadiendo a la atmósfera grandes cantidades de oxígeno y ozono.

Por esto, algunos astrobiólogos han sugerido que la presencia de dióxido de carbono, oxígeno y ozono es una posible ‘huella’ para señalar planetas que podrían contener vida. Sin embargo, no es suficiente la existencia de ozono, la cantidad también es fundamental, como remarcan estos resultados.

La presencia de ozono de Venus también acerca la naturaleza de ese planeta a la de Marte y la Tierra. "Ahora es más evidente la similitud fundamental entre los planetas rocosos, lo que muestra la importancia de estudiar Venus para entender el resto”, afirma Håkan Svedhem, científico de la ESA.

El ozono absorbe algunas frecuencias ultravioletas de la luz de las estrellas. Este fenómeno es el que permitió la detección de este gas en Venus. La nave de la ESA estaba observando los astros cercanos al planeta a través de su atmósfera, cuando analizó las perturbaciones que indicaban la presencia del gas.

Fuente: ESA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un planeta de la vecina estrella Luyten podría tener la capacidad de albergar vida

Astrónomos europeos y americanos han descubierto que la estrella GJ 273, una de las más cercanas a la Tierra y conocida como Luyten, tiene un sistema planetario con dos planetas confirmados, uno de ellos en la zona de habitabilidad, y otros dos muy probables.

Alt de la imagen
Un cataclismo cósmico para investigar la naturaleza cuántica del espacio-tiempo

El colosal estallido de rayos gamma que captó el año pasado el telescopio MAGIC desde Canarias ha ayudado a estudiar si la velocidad de la luz en el vacío es una constante de la naturaleza. De momento ha servido para poner un límite a la hipótesis de que la velocidad de los fotones depende de su energía, como predicen algunos modelos de gravedad cuántica.