Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
CIENCIA EN LA MALETA

El puente de 364,4 smoots (y una oreja) que lleva a Harvard y el MIT

Mientras Xurxo Mariño, neurocientífico y divulgador, realizaba una estancia posdoctoral en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), descubrió un puente con unas misteriosas cifras cada pocos pasos. Ahora, explica a SINC el significado de estas marcas, que tienen origen en una novatada, y recomienda darse un paseo por él si se viaja a Boston este verano.

Xurxo Mariño recomienda pasear por el puente que lleva al MIT que fue medido con el estudiante Oliver Smoot. / Xurxo Mariño

“Frente al MIT (en Cambridge, EEUU), hay un puente que cruza el río Charles camino de Boston, llamado Harvard Bridge”, comienza su narración el neurocientífico gallego Xurxo Mariño. Él lo cruzaba a menudo a pie los fines de semana entre 2000 y 2003, mientras estuvo en el MIT de estancia posdoctoral. Y gracias a esos paseos descubrió lo que es un smoot: “Son 1,70 m, que es la altura que tenía Oliver Smoot cuando fue usado como vara de medir”.

En concreto, el smoot sirvió para medir el puente que une el famoso campus en Cambridge con la ciudad de Boston, del que Xurxo nos habla cuando SINC le pide que recomiende un buen plan de verano en algún rincón del mundo con interés científico. “Al caminar por él pueden verse unas llamativas anotaciones de cifras cada pocos pasos: 70, 230, 260, etc. ¿Qué significan?”.

Un smoot son 1,70 m, la altura que tenía Oliver Smoot cuando fue usado como vara de medir

Como científico, no pudo dejar este misterio sin resolver y, como divulgador que también es, comparte la historia y recomienda a los visitantes pasear por este puente que une Boston con dos de las más importantes universidades del mundo, Harvard y el MIT.

Distancias en smoots con Google Maps

“El joven Oliver, estudiante del MIT en 1958, tuvo que tumbarse en el suelo al menos 365 veces para medir con precisión humana la longitud”. La última cifra grabada en el suelo indica que el puente mide 364,4 smoots y más o menos una oreja, es decir 620,1 m.

Los smoots son una opción de unidad para Google Maps

La unidad no ha caído ni mucho menos en el olvido. Las anotaciones “siguen repintándose cada año por estudiantes del MIT. Además, el smoot está incluido en la calculadora de Google e incluso como unidad opcional en Google Maps”.

Fue gracias a una guía editada por alumnos de la universidad como conoció la historia. “Se llama How to get around MIT y explica en la sección ‘Hacking’ la historia del Harvard Bridge y los smoots”.Xurxo asegura que, al igual que hicieron el joven Smoot y sus compañeros, “cualquiera puede crear una unidad nueva, siempre que pueda convertirse sin problemas al sistema internacional”.

Curiosamente, el señor Smoot, aunque comenzó sus años como estudiante del MIT, víctima de una broma de los estudiantes veteranos cuando le convirtieron en unidad de medida, “con el paso del tiempo terminó siendo nada menos que presidente de la Organización Internacional de Normalización (ISO)”, una institución internacional que establece las normas de buenas prácticas para una correcta fabricación de productos y servicios en todo el mundo.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
El Libro Blanco de las Matemáticas propone 64 medidas para impulsar esta ciencia en España
SINC

La Real Sociedad Matemática Española y la Fundación Ramón Areces presentan un exhaustivo análisis sobre la situación de las matemáticas en aspectos como la educación, las salidas profesionales, el impacto socioeconómico, la divulgación, la igualdad de género, la internacionalización y la investigación.

Alt de la imagen
El cerebro congela el tiempo para tomar decisiones rápidas

Ante situaciones imprevistas que requieren decidir de forma inmediata y eficaz, el cerebro convierte esa escena dinámica en un fotograma, una imagen estática que le permite entender la realidad cambiante, eliminando el tiempo y dejando solo el espacio. Una investigación liderada desde la Universidad Complutense de Madrid lo ha comprobado con la ayuda de más de 400 voluntarios y un juego de ordenador.