Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Sobre la sexualidad humana: cómo ocurren los cambios

Aquella tarde Anne Fausto-Sterling presentó en el Caixaforum de Madrid, ante un auditorio repleto de cientos de personas interesadas, un marco de pensamiento diferente sobre la naturaleza de la dicotomía sexual.

La experta, durante su conferencia en Madrid. Foto: SINC.

El marco que usó fue “la perspectiva de los sistemas dinámicos”. Su argumento es que la herencia y el ambiente (nature and nurture) son componentes de un sistema dinámico único que no debería considerarse como entidades individuales y separables.

La experta ofreció un marco de pensamiento sobre la diferenciación sexual temprana y otro sobre el tipo de estudios actuales que realiza con su grupo de investigación en EE UU para conocer mejor la diferenciación sexual.

“Lo que habitualmente sucede en los debates sobre herencia y ambiente es que existen personas con una opinión preestablecida”. La científica insistitó en esta idea que da la razón tanto a trabajos realizados desde la Biología como desde la Sociología. “Hay científicos sociales, sociólogos y antropólogos, que tienen un punto de vista determinado y muchos datos sobre sexo o sexualidad, pero cuando se enfrentan a los datos de otro marco diferente, el de la biología, tienden a rechazar ese otro marco y los datos de la biología, y a decir “nuestro punto de vista es el que necesitamos para hipotetizar sobre el desarrollo humano”.

Desde el lado de la biología, los biólogos dirán “la biología es la causa última de todo”, de manera que ese es el lado de la moneda de la naturaleza, y los científicos sociales simplemente no comprenderán la importancia fundamental de la biología. Y los biólogos tienen también datos para respaldar su punto de vista, no se están inventando las cosas; pueden ser imperfectos, pero toda nuestra información es imperfecta”.

Mediante la perspectiva de los sistemas dinámicos, se podría llegar por tanto a un modelo que explicara el comportamiento humano y los diferentes datos generados por estas dos disciplinas científicas. Según Sterling, “así se podrán sugerir nuevas líneas de investigación que documenten los procesos por los se producen diferencias en los comportamientos humanos”.

Sterling y su equipo recogieron hace años el desafío que supone explicar la estabilidad del comportamiento humano (nuestros deseos con respecto al sexo y al deseo no son inalterables, y surgen a lo largo de un período de tiempo), y hoy siguen buscando teorías no deterministas que puedan explicar tanto los períodos de estabilidad como los de inestabilidad y versatilidad.

Tres ideas básicas en la perspectiva de los sistemas dinámicos

1) La materialización física y los patrones de comportamiento están autoorganizados. Es decir, que no están programados en el genoma. No son algo que esté forjado por algún plan preordenado o predestinado, sino que se organizan a lo largo de un período de tiempo a partir de lo que está sucediendo en las primeras células embrionarias, del cuerpo, y del cerebro. Más que estar determinados por los genes o por la experiencia, son el resultado de complejas interacciones entre los componentes del sistema. Nuestros cuerpos están constituidos por muchos sistemas diferentes y lo que da lugar al comportamiento, por ejemplo, o a cualquier otra actividad que se desarrolle en el mismo, es la interacción entre todos estos subsistemas.

2) La aparición de diferencias sólo se puede medir en un eje temporal y esto es crucial. No nos podemos fijar en un sólo punto temporal de un ciclo de vida que puede abarcar de 85 a 90 años y hacer una determinación en ese punto del ciclo de vida y después creer que se ha llegado a conocer mucho sobre lo que sucedió en ese punto temporal.

3) Los sistemas cambian. Los sistemas de sexualidad pueden ser muy estables durante largos períodos de tiempo, pero también pueden cambiar. El cambio surge cuando uno o más subsistemas cambian, produciendo una especie de reverberación a través del sistema que provoca su reorganización para hallar un nuevo estado de equilibrio. Ese estado de equilibrio es lo que consideramos un cambio, ese nuevo estado.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons