Ciencias Naturales
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La piedra Rosetta sale a la luz

Wearbeard

Mientras reconstruían un fuerte cerca de la ciudad egipcia de Rosetta, en el delta del Nilo, las tropas de Napoleón encontraron el 15 de julio de 1799 la famosa piedra del mismo nombre. La descubrió el teniente Pierre-François-Xavier Bouchard.

Dos años más tarde los ingleses derrotaron a los franceses en Egipto, se llevaron el valioso 'tesoro' y lo depositaron en 1802 en el Museo Británico, donde desde entonces es una de sus piezas más visitadas.

La piedra de Rosetta es el fragmento de una estela donde aparece inscrito un decreto publicado en Menfis en el año 196 a. C. en nombre del faraón Ptolomeo V.

El mismo texto aparece en tres formatos distintos: jeroglíficos egipcios, escritura demótica (un idioma de la última etapa del Antiguo Egipto) y en griego, lo que dio la clave para descifrar los jeroglíficos egipcios. Lo logró el francés Jean-François Champollion en 1822, tras años de intentos entre los expertos de la época.

Hoy se conocen varias inscripciones egipcias bilingües y trilingües, pero la piedra Rosetta se ha convertido en todo un símbolo y se emplea para referirse a una clave esencial de algún campo del conocimiento.