Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Juan Ignacio Cirac, director de la División Teórica del Instituto Max Planck de Óptica Cuántica

“La física cuántica revolucionará la informática y las comunicaciones“

Los trabajos de Juan Ignacio Cirac (Manresa, 1965) le han llevado a la cumbre de la ciencia mundial. Desde 2001 este físico es director de la División Teórica del Instituto Max Planck de Óptica Cuántica (Alemania) y su nombre resuena cada año como un firme candidato al Nobel, aunque él no se canse de negarlo. La semana pasada, Cirac dirigió el encuentro "Políticas para la excelencia científica en España", organizado por el Ministerio de Ciencia e Innovación en la sede de Santander de Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Allí charló con SINC sobre mecánica cuántica cuyos “extraños fenómenos decidirán el futuro de los ordenadores y de los sistemas de comunicación”.

Entrevista a Juan Ignacio Cirac

Los trabajos de Juan Ignacio Cirac (Manresa, 1965) le han llevado a la cumbre de la ciencia mundial. Desde 2001 este físico es director de la División Teórica del Instituto Max Planck de Óptica Cuántica (Alemania) y su nombre resuena cada año como un firme candidato al Nobel, aunque él no se canse de negarlo. La semana pasada, Cirac dirigió el encuentro "Políticas para la excelencia científica en España", organizado por el Ministerio de Ciencia e Innovación en la sede de Santander de Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Allí charló con SINC sobre mecánica cuántica cuyos “extraños fenómenos decidirán el futuro de los ordenadores y de los sistemas de comunicación”.

Hablar con Juan Ignacio Cirac es como si, por un momento, te dejaran mirar al futuro a través de una pequeña rendija. Sus investigaciones en computación cuántica marcarán un antes y un después en el mundo de los ordenadores, que en el futuro llegarán a ser millones de veces más potentes que los actuales, cuando en lugar de utilizar combinaciones de ceros y unos se aprovechen de las partículas y los “fenómenos extraordinarios” que ocurren a nivel microscópico.

Para Cirac, ganador del premio Príncipe de Asturias de Investigación (2006) y Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA (2009), los ordenadores cuánticos “serán cualitativamente distintos, están basados en otras leyes de la naturaleza y serán capaces de hacer cálculos que de otra forma serían absolutamente imposibles”.

El físico ve una evolución análoga la seguida por el ordenador tradicional y el cuántico: “Desde aquellos de los años 50 que ocupaban una habitación y que se activaban con una palanca hemos pasado al laptop de hoy día. Con los ordenadores cuánticos ocurrirá lo mismo”, comenta.

Otro de las áreas de investigación de Cirac es la llamada comunicación cuántica que usa las mismas leyes físicas para poder establecer conexiones más seguras y eficientes. “Este campo está mucho más avanzado e incluso ya existen empresas que venden estos sistemas, que son invulnerables a los ataques”.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Grafeno para evitar el calentamiento de los dispositivos electrónicos

Investigadores de los institutos ICN2 e ICFO han logrado observar y controlar la difusión ultrarrápida del calor en el grafeno a temperatura ambiente. El avance se podría aplicar en la refrigeración de dispositivos electrónicos a escala nanométrica.

Fabricado el primer supersólido 2D

Los supersólidos son materiales exóticos constituidos de partículas ordenadas como en un sólido, pero capaces de fluir sin fricción. Ya se habían conseguido producir en una dimensión, pero ahora, por primera vez, se ha generado un gas cuántico supersólido bidimensional con átomos ultrafríos y muy magnetizados de disprosio, una tierra rara.