Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Medicina preventiva

Añadir calcio en la dieta podría ayudar a reducir peso y depósitos grasos

Introducir una determinada cantidad de calcio por encima de las recomendaciones en la dieta de los ratones puede repercutir directamente en una menor ganancia de peso corporal y en la reducción de los depósitos grasos. Ésta es una de las conclusiones a las que ha llegado la investigadora soriana de la Universidad de Valladolid Marta Gómez Sánchez en su tesis doctoral basada en una investigación que también analiza las repercusiones que tiene una dieta hiperlipídica suplementada con calcio sobre las características del perfil energético y mineral.

Marta Gómez Sánchez, autora de la tesis, a la derecha, junto a la directora de la misma, Lucía Pérez. Foto: DiCYT.

Tanto Gómez Sánchez como las directoras de la tesis, Lucía Pérez Gallardo y Francisca Serra Vich, quieren dejar claro que es pronto para sacar conclusiones definitivas de la investigación, ya que la suplementación de calcio se ha llevado a cabo durante un tiempo limitado y en animales, por lo que se desconoce por el momento su repercusión en humanos o los efectos que puede tener si se mantiene la suplementación durante un periodo de tiempo más largo.

Es, por lo tanto, la indicación de un camino por dónde se puede seguir trabajando a la hora de añadir en los alimentos componentes que incidan en aspectos como la bajada de peso. Apunta Pérez Gallardo que hay que ir con cuidado ya que prolongando más en el tiempo la investigación pueden encontrarse efectos no deseados como consecuencia del exceso de calcio en la dieta, por lo que es preciso ser precavidos a la hora de dar recomendaciones para su aplicación en humanos.

Y es que queda una parte del estudio pendiente para poder completar esta investigación. Se trata de la caracterización molecular que en un futuro va a llevar a cabo este equipo. "Esto nos arrojaría más luz, como qué moléculas se verían afectadas o qué vías metabólicas se verían implicadas", señala Lucía Pérez Gallardo.

El trabajo que se desarrolla en el campus de Soria, donde trabajan las investigadoras, está relacionado con el que desde hace algún tiempo realiza un grupo de investigación en las Islas Baleares con experiencia en estudiar la obesidad y podría dar lugar al desarrollo de alimentos funcionales.

La salud y la industria van de la mano

El concepto de alimentos funcionales todavía es algo desconocido, pero seguro que todo el mundo ha visto alguna vez anuncios en los que se destacan las propiedades especiales, por ejemplo, anti colesterol, de éste y aquel yogur. Son los primeros pasos de un camino por donde irán de la mano en el futuro la industria y la investigación.

“No podemos asegurar que no existan otros efectos perjudiciales o no tan beneficiosos. Lo que está claro es que la información está ahí y la persona, una vez que llega el producto al mercado, puede elegir. ¿Llegará un momento en que los alimentos funcionales sean claves para bajar peso a través de una dieta? Es posible, pero no por sí solos. Es algo que todavía no se sabe, aún queda mucho por recorrer, pero el trabajo está empezado”, señala la experta.

También incide la investigadora en que, si se llega a utilizar en humanos, no afectará por igual a todas las personas pues cada organismo responde de forma individual y el ingerir otros alimentos o nutrientes conjuntamente puede neutralizar o aumentar los efectos de los primeros.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Jaime Signes-Costa, neumólogo
“Cuando los pacientes son dados de alta les quedan secuelas, no es una curación completa”
Adeline Marcos

Casi 1,7 millones de personas se han recuperado de la COVID-19 en todo el mundo, pero muchas sufren efectos secundarios de los que aún se conoce poco. El jefe de servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia lidera un proyecto que pretende saber de forma precoz quiénes pueden presentar alteraciones funcionales respiratorias a corto y medio plazo.

Alt de la imagen
Hayet Rafa, investigadora visitante en el CNIO
“No hay que esperar a que llegue el cáncer y tratarse. Hay que prevenir”

A caballo entre Argelia, Francia y España, esta investigadora trabaja con un solo objetivo: encontrar dianas terapéuticas para los tumores. Tras ser seleccionada en el programa Ellas Investigan, realiza una instancia sobre inmunoterapia en el grupo de Melanoma del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas en Madrid.