Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El CSIC participa en el estudio que publica esta semana ‘PNAS’

Analizan el genoma de una bacteria marina que utiliza tanto la materia orgánica como la luz solar para obtener energía

Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha participado en el análisis del genoma de una bacteria marina que es capaz de obtener por sí misma energía de la luz sin poner en marcha el complejo mecanismo de la fotosíntesis, además de alimentarse de partículas de materia orgánica. Este tipo de microorganismo, con un metabolismo mixto a medio camino entre las algas y las bacterias, podría servir para desarrollar energías renovables en un futuro.

Colonias de Polaribacter en una placa de Petri (el color naranja se debe a los carotenoides). Fuente: PNAS.

El microorganismo, aislado en muestras de agua del Mediterráneo, en el Observatorio Microbiano de la Bahía de Blanes del CSIC, en Girona, fue denominado Polaribacter debido a que está relacionado con bacterias que se habían detectado con anterioridad en muestras de regiones polares. Polaribacter sp. MED152 puede captar la energía de la luz porque sintetiza una proteína llamada proteorodopsina y un pigmento retinal, similar al de la retina de los seres humanos, según publica el último número de la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense (PNAS).

El investigador del CSIC Carles Pedrós-Alió explica: “Se sabe que estas bacterias estarían adaptadas a vivir en dos tipos de entornos. En el primero, se encontrarían adheridas a partículas de materia orgánica donde metabolizarían sustancias muy complejas. Cuando no encuentran alimentos, las células de Polaribacter se trasladarían a la columna de agua lanzándose a una travesía en el desierto durante la que serían capaces de obtener energía de la luz para sobrevivir”.

Concentración de CO2 y cambio global

Algunos estudios moleculares recientes demuestran que el tipo de microorganismo que describe PNAS, perteneciente a las flavobacterias, es muy abundante en la superficie de los océanos. El hallazgo tiene implicaciones sobre el papel que juegan las bacterias marinas en la regulación de la concentración de CO2 en la atmósfera y los mecanismos implicados en el cambio global.

La fijación de dióxido de carbono y la formación de oxígeno en los océanos suponen cerca de la mitad de la fotosíntesis global terrestre. Las cianobacterias, algas y bacterias fotosintéticas, se encargan de este proceso y son el grupo de bacterias más estudiadas. Las proteobacterias, por el contrario, se han especializado en alimentarse de sustancias orgánicas muy sencillas. “Este trabajo ayudaría a conocer las estrategias y el comportamiento de las flavobacterias, el tercer gran grupo de bacterias marinas y el más desconocido”, señala Pedrós-Alió.

En el equipo científico internacional, además de los investigadores del Instituto de Ciencias del Mar (CSIC), en Barcelona, han colaborado los biólogos de la Universidad de la Laguna, en Santa Cruz deTenerife y los de la Universidad de Kalmar, en Suecia.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una población desconocida de homínidos habitó el Corredor Levantino

Una bóveda craneal parcial y una mandíbula con parte de la dentición, halladas en Israel junto con restos de animales y herramientas, han llevado a los científicos hasta un nuevo tipo de Homo. Lo han denominado Nesher Ramla, como el lugar donde fue hallado.

La primera víctima conocida de un tiburón es un hombre muerto hace 3.000 años

Las noticias sobre ataques de tiburón en diversas partes del mundo son frecuentes en nuestros días, pero un estudio internacional informa del primero a un humano del que se tiene constancia: un hombre, posiblemente un pescador, atacado en un mar de Japón entre el año 1370 y 1010 a. C. Su esqueleto ha aparecido sin una mano ni una pierna y con múltiples dentelladas.