Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Analizan las nuevas lógicas de funcionamiento del racismo contra la población migrante

Investigadores del departamento de Antropología Social de la Universidad de Granada (UGR) afirman que en las aulas españolas se mantienen viejas desigualdades (de clase, de género, de raza…) y que en los últimos años se han creado otras nuevas, "a través de una lógica que sitúa la causa de todos los males en la cultura de la población migrante".

El estudio se centró en el alumnado inmigrante en Andalucía. Foto: Jaimelex.

Una investigación realizada en el departamento de Antropología Social de la Universidad de Granada señala que es necesario hablar de “nuevo racismo” o “nuevas lógicas de funcionamiento del mismo”, en lugar de referirse, como suelen hacer las diferentes administraciones implicadas, a nuevos problemas causados por la población inmigrante en la escuela.

El nuevo estudio sobre la construcción social de la alteridad hacia la población migrante extranjera se publicará en el próximo número de la Revista de Educación, y ha sido realizado por Antonia Olmos Alcaraz, y dirigido por Francisco Javier García Castaño.

Su objetivo era analizar si están surgiendo nuevas lógicas de reproducción del racismo en la sociedad contemporánea actual. La autora de la investigación afirma que vivimos “un proceso de alterización total, donde el alumnado migrante extranjero es representado de manera problematizada y negativa”.

Este trabajo apunta que España está asistiendo hoy a un proceso de construcción de la diferencia hacia los colectivos migrantes, "que permite justificar la perpetuación de viejas desigualdades (de clase, género, raza…) y la creación de nuevas (a partir de elementos culturales y étnicos sobre todo) a través de una lógica que sitúa la causa de todos los males en el otro, en la cultura del otro, y nunca dentro del propio grupo, o como cabría pensar en el caso analizado, en la escuela".

Para llevar a cabo la investigación, Antonia Olmos realizó encuestas a alumnado de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), chicos y chicas nativos y migrantes, así como a las familias, mediadores interculturales y profesorado de todas las provincias andaluzas.

La experta también entrevistó a políticos y técnicos de la Administración educativa, y analizó todas las sesiones y debates celebrados en el Parlamento Andaluz en los que se ha abordado la cuestión migratoria y ésta puesta en relación con la educación, desde 2000 hasta 2008.

Las nuevas lógicas del racismo

Olmos Alcaraz ha abordado las nuevas lógicas con las que funciona hoy en día el racismo, otorgando especial importancia al concepto actual de cultura. En este sentido, afirma que en el ámbito educativo “nos encontramos en un proceso de construcción de la diferencia hacia el alumnado migrante extranjero, amparado en parte por los discursos sobre la inmigración como problema existentes a otros niveles, y que presenta la inmigración como el responsable de muchos males que ya existían en la escuela (fracaso escolar, segregación, conflictos…) pero que hoy se presentan como nuevos y provocados por las diversidades culturales”.

La investigadora cree que se trata de “un proceso de alterización total donde el y la alumna migrante extranjera es representada de manera problematizada y negativa, y ello permite no hablar de las deficiencias de un sistema educativo, el español, marcadamente monocultural que aún hoy no es capaz de responder de manera satisfactoria a la diversidad, de cualquier tipo, que pueda albergar”.

Esta investigación de carácter interdisciplinar se sitúa dentro de la Antropología y la Sociología, y también de la Ciencia Política, la Psicología Social y la Lingüística. Uno de sus grandes logros es que aúna enfoques metodológicos como la etnografía y el Análisis Crítico del Discurso.

Esta característica ha permitido a su autora, en sus propias palabras, “acercarse al análisis de las relaciones de alteridad de una manera mucho más profunda y holística que si lo hubiese hecho desde un solo enfoque o disciplina”.

--------------------------

Referencias bibliográficas:

OLMOS ALCARAZ, A., 2009. "Construcción discursiva del alumno inmigrante extranjero en Andalucía: el otro en nuestras escuelas". Revista de Educación, se publicará el 10 de febrero de 2009.

OLMOS ALCARAZ, A., 2008. "Estudiar migraciones desde la Antropología Social: una investigación sobre la construcción social de la alteridad en contextos educativos". Migraciones, Nº 23, pp. 151-171, junio de 2008.

OLMOS ALCARAZ, A., "La inmigración extranjera en el discurso político de Andalucía: un análisis del debate parlamentario". en ZAPATA-BARRERO, R. y VAN DIJK, T.A. (eds.) Discursos Políticos y Sociales sobre la inmigración en España: los medios de comunicación, los parlamentos y las administraciones. Barcelona: Fundación CIDOB. Pp.129-155, 2007.

Fuente: Universidad de Granada
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Así se transformó el óxido de hierro en ocre durante el Paleolítico final y el Neolítico

Hace entre 15.000 y 6.000 años, se utilizaban ocres y otros colorantes para el arte prehistórico, pero también para la protección de la piel y como pintura corporal, entre otros usos. Un equipo, liderado por la Universidad de Valencia, que muestra por primera vez cómo se obtuvo y se aprovisionó el óxido de hierro para transformarlo en los ocres de uso doméstico.

Alt de la imagen
Los humanos usaban camas de hierba hace 200.000 años

Estos lechos servían como zona de descanso y como espacio para el trabajo cotidiano, al tiempo que permitían repeler insectos gracias al uso de cenizas. El descubrimiento, publicado en Science y que cuenta con colaboración española, supone el uso humano más antiguo registrado de camas de hierba, superando las evidencias anteriores en más de 100.000 años.