Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Arañas y tijeretas son las candidatas para frenar a la mosca del olivo

Un equipo de investigación liderado por la Universidad Complutense de Madrid ha identificado, gracias a una técnica molecular en condiciones reales, a los posibles depredadores para el control biológico de la mosca del olivo, que provoca importantes pérdidas en el sector olivarero. Los resultados revelan que las arañas y las tijeretas son las mejores candidatas para controlar esta plaga.

La mosca del olivo amenaza uno de los recursos más importantes de España. / Katja Schulz

Las arañas y las tijeretas son los mejores candidatos como depredador de la mosca del olivo (Bactrocera oleae) según las pruebas de campo de una técnica basada en marcadores moleculares, desarrollada por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA).

“La importancia de identificar de manera inequívoca los enemigos naturales de la plaga de esta mosca en un cultivo tan importante como es el olivar en nuestro país es crucial para fomentar un control biológico apoyado en técnicas agrícolas sostenibles”, destaca Carmen Callejas Hervás, investigadora del departamento de Genética, Fisiología y Microbiología de la UCM.

La técnica, cuya eficacia acaba de demostrarse en el entorno real, analiza el tracto digestivo de los potenciales depredadores mediante PCR –Reacción en Cadena de la Polimerasa–. Así, es posible detectar cantidades ínfimas de ADN de la mosca del olivo en sus enemigos naturales y asegurar qué grupos pueden ejercer el control biológico.

Además de las arañas y las tijeretas, los carábidos también podrían ser importantes candidatos. “Sin embargo, algunos de los escarabajos más abundantes en nuestros olivares como es Orthomus barbarus parece no tener un papel representativo. Por ello, resulta imprescindible seguir reuniendo información sobre la compleja cadena trófica de este ecosistema”, añade Esther Lantero, compañera de Calleja Hervás.

La forma de detener a esta plaga era mediante el uso de pesticidas, con su correspondiente impacto negativo para el entorno

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores recogieron ejemplares de los insectos en trampas pitfall (de caída) o a mano en olivares del sur de la Comunidad de Madrid y se les aplicó la técnica descrita.

El impacto de la mosca del olivo

La mosca del olivo origina graves pérdidas agrícolas y económicas al depositar los huevos en el interior de las aceitunas. Estas larvas pueden provocar la caída prematura o bien un deterioro de la calidad y producción oleícola, al aumentar la acidez y modificar las propiedades organolépticas del aceite.

Hasta hace poco, la forma de detener a esta plaga era mediante el uso de pesticidas, con su correspondiente impacto negativo para el entorno.

“La técnica molecular que desarrollamos permite la identificación inequívoca de los mejores candidatos para el control biológico de esta plaga estableciendo los primeros pasos para poder cumplir con las medidas adoptadas por la Unión Europea en este campo”, concluye Beatriz Matallanas, también investigadora de la UCM.

Referencia bibliográfica:

Esther Lantero, Susana Pascual, Marta Ortega, Alejandro Rescia, Manuel González-Núñez, Ismael Sánchez-Ramos, Sergio Pérez, Beatriz Matallanas, Carmen Callejas. “Post mortem gut content analysis for determining the contribution of different soil predators to control Bactrocera oleae”. IOBC-WPRS Bulletin. Vol. 141, 2019. ISBN 978-92-9067-326-2.

Fuente:
Universidad Complutense de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La baja sincronía de un pequeño número de especies vegetales favorece la estabilidad en los ecosistemas del mundo

Científicos de más de 20 centros de investigación han analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. En ecología, el concepto de estabilidad se refiere a la respuesta frente a los cambios, que hace posible la coexistencia de las especies a lo largo del tiempo.

Crear paisajes menos inflamables reduciría hasta un 50% el área quemada en los próximos 30 años

Un estudio colaborativo entre España y Portugal ha comprobado con modelos matemáticos que, si se cambia el tipo de paisaje, modificando la vegetación y promoviendo actividades agrícolas de alto valor natural, se reducen drásticamente las zonas quemadas.