Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Arqueólogos burgaleses estudian los fósiles de un ejemplar de Iguanodon Fittoni

El Colectivo Arqueológico Paleontológico de Salas de los Infantes, (CAS), está analizando y estudiando unos restos fósiles de varios dinosaurios que el grupo ha traído a esta localidad burgalesa, de forma provisional desde el Instituto y Museo de Geología y Paleontología de Tubinga (Alemania) y que fueron encontrados en la década de los sesenta en la comarca burgalesa.

Vértebra de fósil de dinosaurio.

Según ha informado a DICYT el director del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes, Fidel Torcida, “son alrededor de 30 piezas de fósiles de distintos tamaños pertenecientes a varias especies de dinosaurios”. Unos restos que pueden pertenecer a un Iguanodon fittoni y cambiar las identificaciones que se habían hecho hasta ahora de esta especie. Torcida ha señalado que “hemos conseguido traerlos de forma temporal para estudiarlos y determinar si la identificación que se hizo en su momento fue correcta o está obsoleta en función de lo que muestran los datos actuales”. Además, el director del Museo espera poderlos exponer en Salas de los Infantes después de su estudio para explicar los avances a los visitantes.

Los fósiles que ahora se estudian fueron recogidos por Gerd Dietl en 1968, cuando preparaba su tesis doctoral de Geología, en esta zona burgalesa, y él mismo los trasladó a Alemania. Torcida ha destacado que años después, el doctor Michael Maisch analizó parte de los fósiles, entre ellos varias vértebras articuladas, y publicó un trabajo en el que los identificaba como pertenecientes a un dinosaurio herbívoro de tamaño medio semejante a la especie Iguanodon fittoni. Los restos existentes son vértebras que aparecieron articuladas y muy bien conservadas.

En la visita que hizo el grupo arqueológico burgalés a la localidad alemana de Tubinga en 2006 se comprobó que, además de las vértebras, la colección de estos fósiles incluía mandíbulas y dientes de otros dinosaurios iguanodóntidos, así como un diente de dinosaurio carnívoro que podría corresponder a una especie poco frecuente en la zona.

Los integrantes del colectivo burgalés mostraron su interés en analizar estos huesos y solicitar un préstamo de las piezas para estudiarlas en detalle en Salas de los Infantes, algo que ahora se ha autorizado, “después de largos trámites, ya que el museo alemán no suele hacer préstamos”, ha apuntado Torcida. De todos modos, el director ha afirmado que hubo “buena disposición”.

Torcida ha apuntado que los “Iguanodóntidos forman un grupo de dinosaurios cuyo estudio está actualmente sometido a una profunda revisión, de modo que se discute cuántas especies lo constituyen, sus relaciones evolutivas y su propia naturaleza como familia dentro de los dinosaurios”. Con los análisis que se realizarán a estos fósiles en sus meses en Salas de los Infantes, puede que se cambie la identificación de los Iguanodóntidos. En principio, los hallazgos de los sesenta estarán en la comarca burgalesa hasta septiembre, pero el director ha anunciado que “intentarán prolongar este tiempo hasta finales de año para poderlos exponer una vez analizados”.

Los investigadores del Museo de Salas de los Infantes contarán con colaboración para sus estudios de José Ignacio Ruiz Omeñaca, del Museo del Jurásico Asturiano (MUJA); Michael Maisch, del Instituto y Museo de Tubinga, y, probablemente, Xavier Pereda (Universidad.del País Vasco).

Simultáneamente, se realizarán réplicas en resinas de los fósiles y finalmente se expondrán en el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes antes de su regreso a Alemania.

Interés por los dinosaurios en Madrid

Alrededor de 150.000 personas se acercaron al Recinto Juan Carlos I de Madrid a la exposición ‘Madrid es Ciencia’ que se celebró del 24 al 27 de abril. Entre ellas, fueron miles las que se interesaron en conocer el patrimonio paleontológico de dinosaurios de CyL, ya que se repartieron alrededor de 4000 ejemplares del Diario de los Dinosaurios y se desarrollaron talleres a cientos de visitantes.

El stand del Museo y la Fundación Dinosaurios, únicos representantes en Madrid de Castilla y León, ha alcanzado los objetivos propuestos: difundir y promocionar el rico patrimonio de dinosaurios, así como estimular el interés y la curiosidad por la paleontología mediante el desarrollo de Talleres Didácticos, mostrar cómo trabajan los paleontólogos y sobre todo acercar los dinosaurios a las personas para fomentar su conservación y estudio, y presentarlos como un valor cultural, según una nota de prensa de la Fundación de los Dinosaurios de Castilla y León.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Por qué unos peces se levantan más temprano que otros

El proyecto CLOCKS, iniciado el pasado 1 de junio, estudiará, por primera vez, el comportamiento circadiano a lo largo de la vida de los peces marinos, desde larvas hasta adultos, y su aplicación para las personas. La información pionera recogida en este trabajo permitirá entender sus ritmos biológicos y sus consecuencias a la hora de responder a presiones antrópicas como la pesca, el cambio climático o la contaminación.

Alt de la imagen
La edad y el sexo influyen en los patrones migratorios del colibrí rufo

Esta pequeña ave, protagonista del #Cienciaalobestia, recorre cada año 80 millones de veces su propio cuerpo para atravesar América del Norte. Ahora, un equipo de científicos ha descubierto diferencias para cubrir esta ruta entre machos y hembras, y adultos y juveniles de esta especie, cuyos ejemplares sufren cada año un declive del 2 %.