Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así empezaron a planear las aves primitivas

Las aves desarrollaron estrategias para mejorar la eficiencia de vuelo en una fase temprana de su evolución, hace al menos 125 millones de años. Es la conclusión de un estudio llevado a cabo por un investigador español en colaboración con el Museo de Historia Natural de Los Ángeles.

Fósil de un 'Sapeornis chaoyangensis’, ave primitiva de hace 125 millones de años.

¿Cómo volaban las primeras aves, cuando convivían con los dinosaurios hace 125 millones de años? Mientras que la evolución y los cambios morfológicos han acaparado la atención de numerosos investigadores, su estudio aerodinámico apenas cuenta con antecedentes.

El investigador de la Universidad de Málaga Francisco José Serrano ha reconstruido por primera vez el modo en el que volaba un tipo de ave primitiva, Sapeornis chaoyangensis. Analizando la biomecánica de su esqueleto ha podido inferir aspectos del vuelo de esta ave, de la que se conocen gran cantidad de ejemplares procedentes de los yacimientos de Jehol (China).

Esta especie, del tamaño de un cuervo, volaba largas distancias mediante planeo, como los buitres y las cigüeñas

“Los resultados de este trabajo indican que esta especie, cuyo tamaño es similar al de un cuervo, pudo volar largas distancias mediante planeo aprovechando las corrientes térmicas ascendentes, al igual que hacen actualmente los buitres y las cigüeñas”, afirma Francisco José Serrano, que para esta investigación ha contado con el asesoramiento del catedrático de Paleontología de la UMA Paul Palmquist.

Eficiencia de vuelo y dieta herbívora

Según el investigador, esta conclusión implica que las aves desarrollaron estrategias para mejorar la eficiencia de vuelo en una fase temprana de su evolución, hace al menos 125 millones de años.

Asimismo, los fósiles de Sapeornis chaoyangensis muestran que tenían pies prensiles capaces de sujetarse en ramas y que su dieta era herbívora. De hecho, algunos ejemplares aún conservan semillas y frutos fosilizados en el tracto digestivo.

“Resulta muy interesante que el estilo de vida de esta especie actualmente solo se observe en unos parientes de los patos que viven en Sudamérica”, puntualiza el investigador.

El estudio ha sido realizado en colaboración con el paleóntologo Luis Chiappe, director del Dinosaur Institute y vicepresidente del Museo de Historia Natural de Los Ángeles (EEUU), institución que financia la investigación posdoctoral de Serrano.

Referencia bibliográfica:

'Aerodynamic modelling of a Cretaceous bird reveals thermal soaring capabilities during early avian evolution'. Francisco José Serrano, Luis María Chiappe. Journal of the Royal Society Interface. Published 19 July 2017.DOI: 10.1098/rsif.2017.0182

Fuente: Universidad de Málaga
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La piel de un sapo australiano esconde un arma mortal contra las bacterias

Un equipo internacional de científicos, con participación española, ha descubierto excepcionales propiedades moleculares en un péptido antimicrobiano obtenido de la piel de un sapo australiano, protagonista del #Cienciaalobestia. El hallazgo podría inspirar el desarrollo de nuevos fármacos sintéticos para combatir infecciones bacterianas.

Las praderas marinas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos vertidos al océano

Un estudio liderado por expertos de la Universidad de Barcelona revela que las praderas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos del medio marino. Este mecanismo natural podría llegar a atrapar cada año cerca de 867 millones de estos compuestos en áreas costeras.