Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así era el Arco de Gibraltar hace nueve millones de años

Grandes bloques de tierra con unas dimensiones cercanas a los 300 kilómetros de largo y 150 kilómetros de ancho han rotado siguiendo el sentido de las agujas del reloj (en el caso de la cordillera Bética) y en el sentido contrario (en el caso de la cordillera del Rif, en el Norte de Marruecos). Así lo demuestra un equipo que ha reconstruido el Arco de Gibraltar en un momento clave de la historia tectónica de la colisión entre África e Iberia, poco antes del cierre de la conexión entre el Atlántico y el Mediterráneo.

Una fotografía satélite del Arco de Gibraltar. / NASA

Un equipo de científicos andaluces, liderado por la Universidad de Granada (UGR), ha logrado reconstruir por primera vez cómo era el Arco de Gibraltar hace unos nueve millones de años, uno de los accidentes geográficos más cerrados de cuantos se pueden observar en la Tierra.

Desde entonces, grandes bloques de tierra con unas dimensiones cercanas a los 300 kilómetros de largo y 150 kilómetros de ancho han rotado siguiendo el sentido de las agujas del reloj (en el caso de la cordillera Bética) y en el sentido contrario (en el caso de la cordillera del Rif, en el Norte de Marruecos).

Estos movimientos han remodelado totalmente la forma del Arco de Gibraltar, ya que se han realizado a una velocidad muy rápida: 6 grados por millón de años (en total, 53 grados para el bloque de las Béticas occidentales), y son compatibles tanto con la abertura del Estrecho de Gibraltar hace unos cinco millones de años como con los movimientos actuales del extremo medidos con GPS.

“Este trabajo es el primero a nivel mundial que pone de manifiesto para el Arco de Gibraltar tanto la homogeneidad de las rotaciones por bloques, como la rapidez de estas"

"El Arco de Gibraltar es una región geológica correspondiente a la cordillera arqueada que rodea el mar de Alborán (situado entre la península ibérica y África), y está formado por la cordillera Bética (sur de España), el Estrecho de Gibraltar y el Rif (norte de Marruecos)", explica Ana Crespo-Blanc, investigadora principal de este trabajo y catedrática del departamento de Geodinámica de la UGR.

Deformaciones en las cordilleras

El equipo de geólogos, pertenecientes a las universidades de Granada, Pablo de Olavide y el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, ha analizado en la revista Tectonophysics las relaciones existentes entre los distintos episodios de deformación que han sufrido las cadenas montañosas de las Béticas y Rif, entre ellos pliegues y cabalgamientos, así como los datos de paleomagnetismo de publicaciones anteriores.

“Este trabajo es el primero a nivel mundial que pone de manifiesto para el Arco de Gibraltar tanto la homogeneidad de las rotaciones por bloques, como la rapidez de estas. Permite reconciliar muchos datos aparentemente contradictorios, en particular en relación con los marcadores cinemáticos de los movimientos asociados a grandes estructuras geológicas como sistemas de fallas anteriores a nueve millones de años”, explica Crespo-Blanc.

Su investigación culmina con una reconstrucción a nueve millones de años del conjunto del Arco de Gibraltar, en un momento clave de la historia tectónica de la colisión entre África e Iberia, poco antes del cierre de la conexión entre el Atlántico y el Mediterráneo y cuando el Arco de Gibraltar se situaba más al Este que en la actualidad.

Referencia bibliográfica:
Ana Crespo-Blanc, Menchu Comas y Juan Carlos Balanyá. "Clues for a Tortonian reconstruction of the Gibraltar Arc: Structural pattern, deformation diachronism and block rotations" Tectonophysics683 (2016) 308–324 DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.tecto.2016.05.045)

Fuente: UGRdivulga
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Fatoumata Kebé, astrofísica en el Observatorio de París y divulgadora
“Volveremos a la Luna por política y dinero, no por la ciencia”
Cristina Sáez

Esta astrofísica combina la investigación en contaminación espacial con la preparación para convertirse en astronauta. También realiza labores de protección medioambiental, así como de divulgación en entornos desfavorecidos. Un buen ejemplo de ello es El libro de la Luna, su última publicación, que reúne mitos, leyendas y el conocimiento que tenemos sobre este astro.

Alt de la imagen
Así se diversificaron los grandes pterosaurios con dientes

Estos enormes reptiles voladores, caracterizados por sus crestas en forma de media luna sobre sus alargados picos, estaban repartidos por todo el mundo hace millones de años. Un nuevo estudio no solo describe una nueva especie en Reino Unido, sino que caracteriza y analiza las relaciones de parentesco de los anhangüéridos, un linaje de grandes pterosaurios dentados.