Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así fue el primer lince ibérico de la Península

En una cueva de Barcelona descansaban los restos más antiguos de un ejemplar de lince ibérico que habitó hace 1,6 millones de años. El hallazgo no solo permite arrojar luz sobre los orígenes de uno de los felinos más amenazados del mundo, sino que adelanta en medio millón de años la aparición de esta especie en la península ibérica.

Reconstrucción del lince ibérico que habitó la península ibérica hace 1,6 millones de años. / José Antonio Peñas (Sinc). Una animación del animal en 3D está disponible para descargar.

Medía entre 10 y 20 centímetros más y superaba en unos 10 kilos al lince ibérico que habita Doñana en la actualidad. Su pelaje era más largo que lo habitual para soportar las temperaturas, que rozaban de manera constante la congelación. Un estudio retrata así uno de los primeros linces ibéricos que vivieron en nuestro país.

El descubrimiento adelanta en 500.000 años la aparición de este felino en la península ibérica

Entre los huesos de caballo, cabra, ciervo, mamut lanudo, zorro y lobo que atesoraba la cueva de Avenc Marcel, en el macizo de Garraf en Barcelona, se encontraba parte de un cráneo fosilizado de un ejemplar de lince ibérico (Lynx pardinus), el más antiguo encontrado hasta la fecha, y cuyo hallazgo fue obra del científico Manel Llenas en 2003.

Los restos fósiles de este felino atestiguan su presencia hace entre 1,6 y 1,7 millones de años en la Península. Hasta ahora, los científicos habían datado la aparición del lince ibérico en entre 1 y 1,1 millones de años, por lo que su descubrimiento adelanta en 500.000 años la aparición de este felino en la península ibérica.

“Hemos confirmado esta edad temprana con estudios previos moleculares que estimaban la aparición del lince ibérico en el Pleistoceno Inferior en la península ibérica”, asegura a Sinc Alberto Boscaini, investigador en el Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont y autor principal del estudio que publica Quaternary Science Reviews.

Cronología de una separación

Pero es necesario retroceder en el tiempo para entender el origen de la especie más emblemática de la Península, que además es uno de los felinos más amenazados del mundo, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El ancestro común a todas especies de lince, Lynx issiodorensis, se originó en Norteamérica hace unos cuatro millones de años y se expandió hacia el continente asiático y europeo, donde persistió a lo largo del tiempo. Estas especies experimentaron pocos cambios, y el más evidente fue la disminución del tamaño.

'Lynx pardinus' pudo haberse originado por el aislamiento en la península ibérica durante uno o sucesivos eventos glaciales

La primera especie de lince en separarse fue Lynx rufus, hace unos 2,5 millones de años, que se dispersó por su área norteamericana. En Asia, surgió Lynx lynx, que más adelante se extendió por Europa, y hace unos 200.000 años por el norte de América dando lugar a Lynx canadensis, que desplazó a Lynx rufus hacia el sur.

La población europea de L. issiodorensis dio lugar hace un millón y medio de años a Lynx pardinus, que ha sufrido pocos cambios genéticos desde entonces y que sigue habitando hoy la Península. Según los científicos, este pudo haberse originado por el aislamiento en la península ibérica durante uno o sucesivos eventos glaciales.

video_iframe

La nueva datación ofrecida por el estudio –1,6 millones de años– coincide con la época en la que todo el sur de Europa, y especialmente la península ibérica, se convirtieron en un refugio climático ante las glaciaciones del Cuaternario.

Estas se alternaron con dinámicas interglaciales que “modificaron enormemente las relaciones de la fauna y de los grandes mamíferos que la habitaban”, añade el experto.

Este refugio también fue el hogar de los conejos europeos (Oryctolagus cuniculus), principal presa del lince ibérico en más del 75% de los casos. Los análisis morfológicos del cráneo hallado en Cataluña confirman el tipo de alimento que consumía el felino.

“Otras características craneanas, relacionadas con la dieta de este carnívoro, testimonian que el lince ibérico cazaba presas de tamaño pequeño, como lagomorfos y roedores, largamente distribuidos en aquel periodo”, señala a Sinc el investigador.

Según el trabajo, la especiación del lince ibérico podría entonces vincularse a la dieta especialista que aún se observa en los ejemplares que viven en la actualidad, cuya principal presa sigue siendo el conejo.

Referencia bibliográfica:

Boscaini, Alberto; Madurell-Malapeira, Joan; Llenas, Manel; Martínez-Navarro, Bienvenido. “The origin of the critically endangered Iberian lynx: Speciation, diet and adaptive changes” Quaternary Science Reviews 123: 247-253 DOI: 10.1016/j.quascirev.2015.07.001 septiembre de 2015

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La historia evolutiva de perros y humanos no siempre ha ido de la mano

La secuenciación de ADN de 27 perros antiguos revela que hace 11.000 años ya existían cinco linajes distintos de canes que se habían diversificado y expandido por el mundo. El trabajo muestra así que hubo disparidades entre las líneas temporales de humanos y perros, cuyo origen pudo producirse hace unos 20.000 años.

Alt de la imagen
Así logra el pulpo saborear algo con solo tocarlo

¿Te imaginas poder probar una cosa con un solo toque? Eso es justamente lo que hace el cefalópodo con las ventosas de sus ocho brazos. Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard demuestra cómo funciona esta capacidad sensorial a través de receptores quimiotáctiles únicos.