Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así logra el pulpo saborear algo con solo tocarlo

¿Te imaginas poder probar una cosa con un solo toque? Eso es justamente lo que hace el cefalópodo con las ventosas de sus ocho brazos. Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard demuestra cómo funciona esta capacidad sensorial a través de receptores quimiotáctiles únicos.

Un pulpo de dos manchas de California toca una taza de té. Es la especie que se ha estudiado en este trabajo. / Lena van Giesen 

Con cada uno de sus ocho largos y flexibles brazos, el pulpo toca su entorno para explorarlo y con este contacto ‘prueba’ los objetos. Es como si tuviera el sentido del gusto junto al del tacto. Pero aunque la comunidad científica ya había observado este comportamiento en este cefalópodo, no se sabía qué estímulos impulsaban esta capacidad sensorial del gusto por el tacto debajo del agua.

Los pulpos de dos manchas de California han desarrollado receptores únicos, que les permiten detectar moléculas poco solubles en su entorno acuático gracias a las ventosas de sus brazos

Hasta ahora la quimisensación acuática se había atribuido a señales distantes transmitidas por el agua a través de sustancias químicas hidrófilas, mientras que la sensación terrestre permite localizar moléculas volátiles en el aire, que son poco solubles en el agua.

Un nuevo estudio, publicado en la revista Cell, ha permitido descubrir que los pulpos de dos manchas de California (Octopus bimaculoides) han desarrollado receptores únicos, a los que han denominado “receptores quimiotáctiles”, que les permiten detectar moléculas poco solubles en su entorno acuático gracias a las ventosas de sus brazos.

“Esto es importante porque la baja solubilidad o difusión significa que el pulpo debe ‘saborear’ las moléculas a medida que las toca, algo muy apropiado para el comportamiento del brazo exploratorio”, explica a SINC Nicholas W. Bellono, del departamento de Biología Molecular y Celular de la Universidad de Harvard (EE UU) y autor principal del trabajo.

Al identificar los receptores del pulpo como mediadores de su sentido quimiotáctil, el estudio también proporciona una base molecular para el “gusto” acuático de moléculas poco solubles.

Pulpo

Un pulpo dentro de una taza de té. / Lena van Giesen

Cómo funcionan los receptores

Los pulpos tienen el sistema nervioso distribuido a lo largo de sus brazos y por ello pueden moverlos sin intervención del cerebro. Los receptores descubiertos en sus ventosas comprenden células sensoriales que pueden descifrar y filtrar otras señales ambientales específicas para enviarlas al sistema nervioso.

Los receptores descubiertos en sus ventosas comprenden células sensoriales que pueden descifrar y filtrar otras señales ambientales específicas para enviarlas al sistema nervioso

Así, para codificar señales complejas, cada proteína receptora interactúa con otras para cambiar la sensibilidad de las sustancias químicas ambientales y alterar las señales eléctricas generadas en las células sensoriales y el sistema nervioso del brazo.

“Es posible que el pulpo use estas adaptaciones por parte de un sistema nervioso centralizado o un cerebro para realizar comportamientos altamente sofisticados en lugar del procesamiento neuronal adicional”, indica Bellono. Sus brazos son en realidad capaces de identificar y responder a una variedad de señales de manera “relativamente autónoma”.

En su estudio, los científicos descubrieron estas células receptoras, es decir las proteínas involucradas en la sensación y las propiedades eléctricas provocadas por la estimulación celular, para comprender el procesamiento neural y los comportamientos provocados por las señales ambientales identificadas.

Esta habilidad permite a estos animales evitar presas tóxicas o encontrar las que están bien escondidas. Pero los investigadores indican que muchos otros compuestos naturales desconocidos podrían también estimular otras respuestas de manera similar.

En los próximos estudios, los investigadores esperan explorar este sentido del tacto y el gusto en otros cefalópodos, como el calamar, que tiene dos tentáculos especializados para capturar presas en lugar de ocho largos brazos. Así entenderán cómo los animales desarrollan características fisiológicas distintas en función de su contexto ambiental.

Referencia:

Lena van Giesen et al. “Molecular basis of chemotactile sensation in octopus” Cell 29 de octubre de 2020

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Identifican por primera vez un gen que controla el número de flores en las leguminosas

Un equipo de investigadores españoles ha descubierto que un gen, denominado SUPERMAN, que en otros modelos vegetales determina el número de flores, también lo hace en las plantas leguminosas. El hallazgo aparece en portada de la revista The Plant Journal, abriendo la puerta a variedades más productivas

Crece rápido y muere joven: esto explica por qué predominaron los dinosaurios gigantes

Un tiranosaurio no pesaba más que unos kilos al nacer y era del tamaño de un perro, pero de adulto superaba con creces la tonelada y los 12 metros de longitud. Esta disparidad de cuerpos entre crías y adultos y el rápido crecimiento de los juveniles de megaterópodos, los dinosaurios carnívoros que pesaban más de mil kilos, pudo influir en la estructura y la baja diversidad de las comunidades de dinosaurios en general.