Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así se vio el eclipse solar 2017

Millones de personas en EE UU han podido disfrutar en directo este 21 de agosto del acontecimiento astronómico del año: el eclipse total de Sol, que durante unos minutos oscureció el día desde la costa oeste a la del este en una franja de más de 100 km de ancho. El fenómeno también se pudo observar de forma parcial en otros países de América y Europa, como España, así como desde la estación espacial internacional.

Mientras millones de personas a lo largo de EE UU vieron el eclipse total desde la Tierra, según la Luna ocultaba al Sol y proyectaba su sombra sobre los espectadores, solo seis personas lo pudieron observar desde el espacio. / NASA

Los estadounidenses llevaban meses preparándose para el eclipse total de Sol de este lunes 21 de agosto. Los observadores situados a lo largo de una franja de 115 km de ancho que cruza desde Oregón (al oeste) hasta Carolina del Sur (al este) han podido disfrutar de este espectáculo astronómico, en el que la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol atenuando y ocultando la luz de nuestra estrella.

Durante un máximo de 2 minutos y 40 segundos, las personas que se encontraban en las zonas adecuadas, por donde pasó la banda de totalidad del eclipse, se vieron bañadas por un misterioso crepúsculo en mitad del día. Equipados con gafas e instrumentos especiales pudieron observar el paso de la Luna por delante del Sol, y disfrutar de su espectacular corona solar.

Aunque desde Europa no fue posible apreciar el eclipse en su totalidad, los habitantes de países que, como España, están situados más al oeste, pudieron verlo parcialmente al atardecer, justo antes de que el Sol se pusiera por el horizonte. El fenómeno también se pudo disfrutar de forma parcial en varios países de América. En el sur de este continente se podrán observar eclipses totales de Sol en 2019 y 2020, y en España durante el mes de agosto de 2026.

Eclipse solar total visto desde Madras, Oregón. / NASA

El Presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, la Primera Dama Melania Trump y su hijo pequeño Barron Trump , ven el eclipse solar desde el Balcón Truman de la Casa Blanca en Washington, DC. / EFE

Imagen de la Luna transitando por delante del Sol captada por el satélite SDO, y secuencia del paso de la Estación Espacial Internacional durante el fenómeno. / NASA

Un grupo de personas observan el eclipse solar en una playa de Chilmark, Massachusetts (EE UU). / EFE

Vista panorámica de un momento del eclipse solar en el centro de investigación Langley de la NASA en Hampton, Virginia. / NASA

Eclipse solar parcial visto desde la playa de las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria. En Canarias y el oeste de la península ibérica solo una parte de la zona inferior del Sol se vio cubierta por la Luna. / Er Guiri

Eclipse solar parcial visto desde el Pico Sacro, en Galicia. / José Manuel García

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los diamantes encontrados en un meteorito de Sudán pueden explicarse sin necesidad de planetas perdidos

Las incrustaciones en una ureilita descubierta en Sudán son un misterio. Hace dos años se postuló que su origen solo podía estar en un cuerpo padre desaparecido del sistema solar, más grande que Mercurio, sometido a altas presiones. Ahora científicos italianos concluyen que este preciado material se pudo formar en pequeños planetesimales. 

Alt de la imagen
Una explicación a la dificultad de encontrar huellas de vida en las arcillas marcianas

Los minerales arcillosos descubiertos en el cráter Gale de Marte por el rover Curiosity son capaces de preservar compuestos orgánicos durante largos periodos de tiempo. Ahora científicos del Centro de Astrobiología han comprobado en cámaras de simulación que una breve exposición a fluidos ácidos complicaría enormemente la preservación de estos compuestos, algo a tener en cuenta en la búsqueda de vida en el planeta rojo.