Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Biopolímeros con microalgas para la industria alimentaria

Investigadores del Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos han utilizado la luz del Sincrotrón ALBA para desarrollar nuevos sistemas de empaquetado con biopolímeros, una solución ecológica para la industria alimentaria. En concreto, han comprobado que la microalga espirulina es una alternativa prometedora para reemplazar parte del almidón de maíz de algunos biopolímeros.

El investigador del Sincrotrón ALBA Juan Carlos Martínez junto a las investigadoras Amparo López Rubio y Marta Martínez Sanz del IATA-CSIC en la cabina experimental de la línea NCD-SWEET del Sincrotrón ALBA. / Sincrotrón ALBA

El plástico es el material de envasado de la mayoría de los alimentos que consumimos hoy en día. Esto genera un grave problema, ya que el plástico es un derivado del petróleo, un recurso limitado con un precio altamente variable, y supone un gran impacto ambiental, ya que los residuos plásticos necesitan más de 400 años para descomponerse.

Investigadoras del departamento de Seguridad y Conservación de los Alimentos del Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (IATA-CSIC), ubicado en Paterna (Valencia), están buscando formas más sostenibles de producir envases de alimentos. En cocreto, investigan biopolímeros que pueden obtenerse a partir de residuos de biomasa, como las algas.

La microalga espirulina es una alternativa prometedora para reemplazar parte de la matriz de almidón de maíz de los biopolímeros, según los análisis con la luz del sincrotrón

"Necesitamos buscar fuentes alternativas que no compitan con los alimentos. Esta es la razón por la cual los recursos marinos como las algas y las microalgas son muy interesantes. Proliferan muy rápidamente, crecen en una amplia variedad de ambientes y no interfieren con la producción de los alimentos", comenta Ámparo López Rubio, investigadora del IATA-CSIC.

Las científicas han analizado cómo al agregar diferentes especies de microalgas se pueden modificar las propiedades de los biopolímeros basados en almidón. Durante el proceso, han estado realizando experimentos de dispersión de rayos X en la renovada línea de luz (denominada NCD-SWEET) del Sincrotrón ALBA, localizado cerca de Barcelona.

Los resultados muestran que la microalga espirulina es una alternativa prometedora para reemplazar parte de la matriz de almidón de maíz de los biopolímeros, ya que mejora las propiedades de barrera al oxígeno y al vapor de agua, manteniendo así los alimentos en mejores condiciones.

"También se debe destacar que hay otra ventaja importante de estos biopolímeros basados en microalgas. Su producción se puede escalar y aplicar fácilmente en procesos industriales", según Marta Martínez-Sanz, otra investigadora del grupo IATA-CSIC.

Referencia bibliográfica:

M. J. Fabra, M. Martínez-Sanz, L.G. Gómez-Mascaraque, R. Gavara, A. López-Rubio. "Structural and physicochemical characterization of thermoplastic corn starch films containing microalgae". Carbohydrate Polymers 186 (2018) 184-191.

Fuente: Sincrotrón ALBA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nueva fórmula para saber si un jamón ibérico es de bellota

Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña y la Universidad de Córdoba han optimizado una técnica de análisis molecular de sustancias aromáticas, logrando diferenciar en muestras de jamón ibérico si el cerdo había sido alimentado con bellota o pienso. El nuevo enfoque, que utiliza inteligencia artificial para analizar los datos, se podrá aplicar para autentificar alimentos y luchar contra el fraude.

Detectados algunos fraudes en el etiquetado del pescado congelado

Tras analizar el ADN de 401 muestras de atún, merluza, anchoa y bacaladilla congelados, investigadores de la Universidad de Oviedo han comprobado que en un 1,9 % de los casos no se indicaba el pescado correcto en la etiqueta. El porcentaje puede parecer pequeño, pero revela el uso de especies en peligro de extinción y la pesca ilegal, especialmente en los caladeros africanos.