Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Atención: información con ‘spoilers’ de la película ‘Life’

Cómo analizar muestras de Marte sin poner en peligro a la Tierra

Esta semana se estrena en España la película Life, donde tripulantes de la Estación Espacial Internacional descubren el primer organismo extraterrestre en una muestra de material marciano, con consecuencias fatales. Fuera de la ficción, la NASA y otras agencias espaciales también están debatiendo la mejor forma de traer material del planeta rojo, y parece que es mucho más razonable y seguro analizarlo en los laboratorios de la Tierra.

Las agencias espaciales desarrollan protocolos para no contaminar Marte con sustancias procedentes de la Tierra y viceversa: nuestro planeta con posibles compuestos u organismos marcianos traídos desde el planeta rojo. / NASA

Seis miembros de la tripulación de la Estación Espacial Internacional (ISS) logran uno de los descubrimientos más importantes en la historia de la humanidad: la primera prueba de que existe vida fuera de la Tierra. En una muestra recién llegada de Marte encuentran un extraño organismo, que resultará mucho más inteligente de lo esperado y que pondrá en peligro la vida de los protagonistas y de toda la humanidad.

Ese es el argumento de la película Life, un thriller de ciencia ficción espacial con un elenco de lujo que este viernes se estrena en España. Al margen de las críticas que ya ha recibido la cinta y sus similitudes con Alien, el octavo pasajero, la historia plantea una pregunta: ¿El día que haya que traer muestras de Marte, convendría llevarlas a la Estación Espacial Internacional o sería mejor investigarlas en la Tierra?

"Es improbable que haya una buena razón para enviar una muestra marciana a la estación espacial", dice una experta de la NASA

“La naturaleza de esa misión dependería de muchos factores, pero hay un aspecto de la trama de la película que parece muy poco realista: es improbable que alguna vez haya una buena razón para enviar una muestra de material marciano a una estación espacial”, ha explicado Catharine Conley, responsable de protección planetaria de la NASA, en la web space.com.

“La ingravidez en la ISS, además de afectar a la vida diaria de los tripulantes, también hace que todo flote, lo que plantea peligros para contener la muestra e influye en el comportamiento de los líquidos y los cristales –añade–. Por tanto, instrumentos como los microscopios, tendrían que ser calibrados y diseñados para ese entorno espacial”.

Según la experta, "lograr en ese entorno el equipamiento necesario para desarrollar análisis precisos sería extraordinariamente costoso y considerablemente menos fiable que los que lo que se puede conseguir con los equipos de operación de la Tierra, donde sabemos perfectamente cómo funcionan".

Aunque a nuestro planeta ya han llegado muestras de la Luna –a través de las misiones Apolo– y se recibirán otras recogidas en asteroides –con la misión Hayabusa-2 de Japón y OSIRIS-Rex de la NASA–, donde es más probable encontrar indicios de vida (y aumenta también el riesgo de amenaza biológica) sería en las procedentes de Marte. El planeta rojo, desértico y frío que conocemos hoy fue un día un mundo húmedo y templado más favorable para la presencia de formas vivas, que podrían haber dejado algún resto o incluso haber sobrevivido bajo el suelo marciano.

La misión Mars 2020 de la NASA recogerá muestras en Marte y la empresa Space X se ha ofrecido para traerlas

Las misiones actuales en Marte, como la que desarrolla el rover Curiosity sobre el terreno y la europea ExoMars desde el espacio, no contemplan la recogida de material marciano para enviarlo a la Tierra, pero sí se plantea en la misión Mars 2020 de la NASA, que se lanzará la próxima década con un nuevo rover. Lo que todavía no está claro es como hacer llegar ese material hasta nuestro planeta. La compañía espacial SpaceX ya se ha ofrecido para realizar la tarea con una de sus cápsulas Dragón Rojo.

“De momento no existe un protocolo estricto sobre cómo hay que gestionar las misiones de recogida y envío de muestras, porque cada una es diferente, y los requisitos de protección planetaria se aplican de forma individual”, señala Conley, que añade: “Probablemente sería un panel internacional el que evaluaría la misión basándose en la mejor información disponible sobre la amenaza potencial que podría representar el material analizado y cómo contenerla”.

En la película Life, la muestra se lleva a la Estación Espacial Internacional (bastante bien recreada) como una forma de alejar el ‘biopeligro’ de la Tierra, pero en el mundo real esa opción no parece tener mucho sentido, según Conley y otros expertos. En la próxima década veremos cuál es la solución que finalmente adoptan las agencias espaciales, y quién sabe si también el ansiado objeto de estudio: evidencias de vida extraterrestre.

Ilustración de una cápsula Dragón Rojo de la compañía SpaceX, que podría transportar muestras marcianas hasta la Tierra. / SpaceX

Fuente: Space.com
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los restos de una supernova de 1181 apuntan a que se originó por la fusión de dos estrellas

En el siglo XII astrónomos chinos y japoneses observaron una explosión estelar en el cielo que se mantuvo durante seis meses. Ahora investigadores de la Universidad de Hong Kong, el Instituto de Astrofísica de Andalucía y otros centros han localizado su remanente y sugieren que fue fruto de la interacción de un sistema binario de estrellas.

La meseta del Tíbet se une al club de los mejores lugares de la Tierra para la observación astronómica

Astrónomos de China han comprobado que las montañas tibetanas que rodean Lenghu, una ciudad al oeste del país, presenta unas condiciones ideales para instalar telescopios de última generación. La calidad de su cielo es comparable a la de otros lugares de referencia como las cumbres de Hawái (EE UU), el desierto de Atacama (Chile) o la isla de La Palma en España.