Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La sonda japonesa Hayabusa 2 despega hacia su asteroide

La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) ha lanzado hoy la sonda Hayabusa 2 desde el centro espacial de Tanegashima, al suroeste del país. La nave recorrerá 300 millones de kilómetros para posarse en un asteroide llamado 1999 JU3, recoger muestras y traerlas de vuelta a la Tierra en 2020. Los resultados ofrecerán nuevos datos sobre el origen del sistema solar y la vida en la Tierra.

Lanzamiento de Hayabusa 2 desde el centro espacial de Tanegashima (Japón). / JAXA

Con unos días de retraso por el mal tiempo, esta madrugada a las 05.22 (hora peninsular, 13.22 hora local) ha despegado la sonda Hayabusa 2 a bordo de un cohete H-IIA, que la ha puesto en órbita unos 90 minutos después. El lugar de lanzamiento ha sido el centro espacial de Tanegashima, en una pequeña isla al suroeste de Japón.

El objetivo de esta misión de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) es llegar en 2018 al asteroide 1999 JU3, de unos 950 m de ancho, para recoger algunas muestras en su suelo y transportarlas en un viaje de retorno a la Tierra. Esto está previsto que suceda a finales del año 2020.

Diagrama con el vuelo de Hayabusa 2 hasta el asteroide 1999 JU3. / JAXA

Los materiales que traiga la nave, que recorrerá cerca de 300 millones de kilómetros hasta llegar a su destino, podrían ofrecer nuevas claves sobre el origen de nuestro sistema solar y la aparición de la vida en la Tierra, ya que las partículas pueden contener agua y compuestos orgánicos.

Hayabusa 2 es la sucesora de Hayabusa (nombre que significa ‘halcón peregrino’ en japonés), otra sonda de JAXA que alcanzó en 2005 el asteroide Itokawa (25143). Aquella misión tuvo diversos incidentes técnicos, pero se convirtió en la primera en conseguir aterrizar en un objeto celeste distinto a la Luna y volver con muestras a nuestro planeta. Llegaron en una cápsula que cayó en Australia en 2010.

Ahora, Hayabusa 2, de unos 590 kilos, está equipado con motores iónicos más potentes y resistentes que los del primer ‘halcón’, además de un sistema de antenas mejorado para transmitir las señales con mayor precisión. Su presupuesto ronda los 200 millones de euros.

Durante las operaciones de toma de material en el asteroide intervendrán, además de la propia sonda, varios dispositivos robóticos, como unas pequeñas esferas de señalización, un ‘impactador’ que abrirá un cráter en la superficie –para analizar luego el material que se encuentre debajo– y un scout o explorador llamado MASCOT, de fabricación europea.

video_iframe

Fuente: JAXA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La meseta del Tíbet se une al club de los mejores lugares de la Tierra para la observación astronómica

Astrónomos de China han comprobado que las montañas tibetanas que rodean Lenghu, una ciudad al oeste del país, presenta unas condiciones ideales para instalar telescopios de última generación. La calidad de su cielo es comparable a la de otros lugares de referencia como las cumbres de Hawái (EE UU), el desierto de Atacama (Chile) o la isla de La Palma en España.

Uchuu, la simulación más exacta y completa del universo

Una nueva creación virtual ofrece de forma gratuita la posibilidad de avanzar y retroceder en la historia del universo, permitiendo así estudiar su evolución y plantear escenarios concretos, como la colisión pasada de agujeros negros. El avance, en el que participa el CSIC y el Centro de Supercomputación de Galicia, se ha logrado con el superordenador japonés ATERUI II, el más potente del mundo.