Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Consiguen cultivar una especie de pulpo para investigaciones biológicas

Moscas de la fruta, peces cebra y ratones ya tienen un nuevo compañero en el laboratorio. Científicos estadounidenses han cultivado con éxito múltiples generaciones del pulpo cebra pigmeo, lo que es fundamental para que pueda ser utilizado como animal de estudio en la investigación biológica. Este cefalópodo, protagonista del #Cienciaalobestia, tiene el tamaño de una uva, presenta dimorfismo sexual y una reproducción predecible.

Una cría de pulpo cebra pigmeo en el laboratorio de maricultura de cefalópodos del laboratorio biológico marino de woods hole. Estos pulpos tienen el tamaño de un grano de arroz cuando salen del cascarón. Alcanzan su tamaño completo (aproximadamente el tamaño de una uva) en seis meses. / Tim Briggs

Para estudiar los fundamentos de la biología, los científicos han recurrido tradicionalmente a un grupo de organismos, como moscas de la fruta, peces cebra y ratones, entre otros. Todos ellos tienen una vida corta, un cuerpo pequeño, se pueden criar durante varias generaciones en el laboratorio y se han desarrollado en investigaciones genéticas. Sin embargo, estos organismos dejan fuera toda una franja de diversidad biológica.

Ahora, en un estudio publicado en la revista Frontiers in Marine Science, los investigadores del Marine Biological Laboratory (MBL) presentan los métodos de cultivo de una especie con unas características idóneas para ser un buen modelo animal en investigaciones biológicas. Se trata de Octopus chierchia, el pulpo cebra pigmeo.  

“El pulpo cebra pigmeo tiene ciertas características biológicas que lo hacen atractivo y más apropiado para la investigación de laboratorio, en comparación con otros pulpos”, dice Bret Grasse, investigador del MBL y coautor del artículo.

También conocido como el pulpo rayado del Pacífico menor, O. chierchiae, comparte muchas similitudes útiles con otros organismos de investigación, como su pequeño tamaño, pero además tiene características únicas que lo distinguen de otros cefalópodos –el grupo de animales que incluye a los pulpos, calamares y sepias–.

Su pequeño tamaño, dimorfismo sexual y reproducción predecible hacen del pulpo cebra pigmeo un candidato ideal para la investigación en laboratorios

Una de ellas es que la mayoría de los pulpos viven rápido y mueren jóvenes. “Se reproducen una vez e inmediatamente empiezan a envejecer y luego mueren relativamente rápido”, señala Anik Grearson, coautora del artículo. Sin embargo, y a diferencia de otras especies de pulpo, una hembra de esta especie pone varias nidadas de 30 a 90 huevos a lo largo de su periodo reproductivo.

“Podemos aparearlas y saber exactamente cuándo van a poner los huevos. También sabemos cuánto tiempo incubarán y podemos criar a las larvas con una tasa de supervivencia relativamente alta en comparación con otros pulpos”, explica el experto.

Su pequeño tamaño, dimorfismo sexual y reproducción predecible hacen de esta especie un candidato ideal para seguir explorando e investigando, según los autores del estudio.

Candidato ideal para realizar investigaciones

El equipo de maricultura de cefalópodos del MBL crió con éxito al pulpo cebra pigmeo en el laboratorio a través de múltiples generaciones en 2019, lo que supuso todo un hito a nivel mundial. La cría de múltiples generaciones en el laboratorio se conoce como cierre del ciclo vital y es fundamental en investigación, ya que permite a los científicos estudiar la función de los genes y los efectos de las mutaciones de una generación a otra.

La posibilidad de criar pulpos con éxito en un laboratorio abre “una ciencia novedosa que no ha sido posible hasta ahora”, destaca Grasse.

La cría de múltiples generaciones en el laboratorio se conoce como cierre del ciclo vital y permite estudiar la función de los genes y las mutaciones de una generación a otra

Los científicos de todo el mundo estudian a los cefalópodos para entender aspectos desde el camuflaje y la destreza de las extremidades hasta la regeneración y la neurobiología.

En Estados Unidos, la mayoría de los investigadores que estudian estos organismos utilizan el pulpo de dos manchas de California (O. bimaculoides). Sin embargo, esta especie aún no se ha criado con éxito en el laboratorio, por lo que sus animales de estudio son capturados en la naturaleza y enviados a los distintos laboratorios desde California.

Además, otro problema es que estos cefalópodos son territoriales y, por tanto, cada organismo debe ser alojado individualmente. Un pulpo adulto de dos manchas tiene el tamaño de una pelota de béisbol, mientras que un pulpo cebra pigmeo adulto es del tamaño de una uva. Esto hace que la especie pequeña sea más idónea, sobre todo, en laboratorios con poco espacio.

“Ahora tenemos esta especie de pulpo que es realmente pequeño y que puede ser criado regularmente”, concluye Grearson.

Referencia:

Grearson et al. “The Lesser Pacific Striped Octopus, Octopus chierchiae: An Emerging Laboratory Model”. Frontiers in Marine Science 2021

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
La mutación genética que hace pequeños a los perros ya existía en los lobos

Las razas como los chihuahuas o los pomerania tienen un tamaño reducido que hasta ahora se pensaba que era resultado de su domesticación humana. Sin embargo, un nuevo estudio revela que cánidos de hace más de 50.000 años ya tenían en su ADN esta regulación de talla.

La contaminación oceánica por microplásticos podría ser superior a la estimada

Las aguas superficiales del mar Mediterráneo contienen decenas de miles de microplásticos por km2. La cantidad aumenta en realidad a medida que disminuye su tamaño. Un nuevo trabajo alerta de que los métodos científicos empleados hasta ahora en el estudio de la contaminación por estos compuestos no muestran la imagen completa, por lo que este problema ambiental podría ser más grave de lo que se pensaba.