Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Contestar mensajes al volante es tan peligroso como duplicar la tasa de alcoholemia permitida

Científicos de varias universidades australianas, en colaboración con la Universidad de Barcelona, han comparado los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción a través de una simulación. Su experimento demuestra que utilizar el manos libres y mandar mensajes equivale a una tasa de alcoholemia por encima de lo legal.

Los peligros del uso del móvil al volante

Científicos de varias universidades australianas, en colaboración con la Universidad de Barcelona, han comparado los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción a través de una simulación. Su experimento demuestra que utilizar el manos libres y mandar mensajes equivale a una tasa de alcoholemia por encima de lo legal.

Comparan los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción
Conductor contesta al móvil al volante. / SINC
Contestar a mensajes de texto al volante equivale a una tasa de alcoholemia de 1 g/l. Foto: SINC

Científicos de varias universidades australianas, en colaboración con la Universidad de Barcelona, han comparado los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción a través de una simulación. Su experimento demuestra que utilizar el manos libres y mandar mensajes equivale a una tasa de alcoholemia por encima de lo legal.

Los peligros del uso del móvil al volante

Científicos de varias universidades australianas, en colaboración con la Universidad de Barcelona, han comparado los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción a través de una simulación. Su experimento demuestra que utilizar el manos libres y mandar mensajes equivale a una tasa de alcoholemia por encima de lo legal.

Comparan los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción
Conductor contesta al móvil al volante. / SINC
Contestar a mensajes de texto al volante equivale a una tasa de alcoholemia de 1 g/l. Foto: SINC

Científicos de varias universidades australianas, en colaboración con la Universidad de Barcelona, han comparado los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción a través de una simulación. Su experimento demuestra que utilizar el manos libres y mandar mensajes equivale a una tasa de alcoholemia por encima de lo legal.

Los peligros del uso del móvil al volante

Científicos de varias universidades australianas, en colaboración con la Universidad de Barcelona, han comparado los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción a través de una simulación. Su experimento demuestra que utilizar el manos libres y mandar mensajes equivale a una tasa de alcoholemia por encima de lo legal.

Comparan los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción
Conductor contesta al móvil al volante. / SINC
Contestar a mensajes de texto al volante equivale a una tasa de alcoholemia de 1 g/l. Foto: SINC

Científicos de varias universidades australianas, en colaboración con la Universidad de Barcelona, han comparado los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción a través de una simulación. Su experimento demuestra que utilizar el manos libres y mandar mensajes equivale a una tasa de alcoholemia por encima de lo legal.

Las universidades australianas de Wollongong, Victoria, Tecnológica de Swinburne, el Instituto para la respiración y el sueño, así como la Universidad de Barcelona han medido la capacidad de reacción al volante de doce voluntarios sanos mientras participaban en un test de simulación de conducción que duró dos días (separados por una semana cada uno).

Por un lado, realizaron la prueba después de consumir alcohol, y por otro, mientras utilizaban el teléfono móvil. Los bebedores habituales y los que no habían injerido nunca alcohol antes del experimento se excluyeron de participar en el test.

“El estudio lo realizamos en Australia y los participantes, que eran estudiantes voluntarios con licencia de conducir, tenían que mantener su posición en el centro del carril de la izquierda de la pantalla, a una velocidad de entre 60 y 80 kilómetros por hora y frenar cada vez que veían aparecer un camión”, explica a SINC Sumie Leung Shuk Man, coautora del estudio que publica la revista Traffic Injury Prevention.e investigadora en la Universidad de Barcelona.

Una conversación telefónica con alta demanda cognitiva, o contestar a un mensaje de texto, equivale a una tasa de alcoholemia por encima de lo permitido

Al comparar el nivel de concentración de alcohol en sangre (BAC) con los efectos del uso del teléfono móvil, vieron que cuando la conversación telefónica requería una alta demanda cognitiva o cuando contestaban a un mensaje de texto, el equivalente en el test de alcoholemia estaba por encima de lo permitido en España (0,5 gramos/litro). Para simular el efecto del manos libres utilizaron unos auriculares y un micrófono.

El manos libres no supera el test

“Cuando se trataba de una conversación simple, a través del manos libres, los efectos eran comparables al nivel de alcoholemia de 0,4 g/l –que está por debajo del límite legal de 0,5 g/l de países como en España y Australia–. Sin embargo, cuando requería más atención, su análogo en nivel de alcohol se disparaba al 0,7 g/l –por encima del límite legal en estos dos países, pero por debajo del de otros como EE UU o Reino Unido que permiten hasta un 0,8 g/l– y si se trataba de contestar a mensajes de texto, a una tasa de 1 g/l –que es ilegal en cualquiera de estos países–“, asegura la científica.

Los dos niveles diferentes de conversación por el manos libres que contempla el estudio equivalen a: una conversación natural –en la que el sujeto y el científico hablan sobre temas interesantes pero como pasatiempo– y a un diálogo con preguntas más específicas –exigentes cognitivamente– como, por ejemplo, responder “¿puede describir la ruta en coche desde su trabajo hasta llegar a su casa?" o "¿cuántos de sus amigos tienen nombres que empiezan por vocal?".

“Nuestros resultados sugieren que el uso de dispositivos de manos libres también pueden suponer un riesgo importante para los conductores. Aunque debe estar permitido, requieren más investigaciones para determinar su regulación y, por supuesto, que las autoridades nacionales conozcan los pros y los contras minuciosamente”, concluye la experta.

Referencia bibliográfica:

Sumie Leung, Rodney J. Croft, Melinda L. Jackson, Mark E. Howard y Raymond J. Mckenzie, “A Comparison of the Effect of Mobile Phone Use and Alcohol Consumption on Driving Simulation Performance”, Traffic Injury Prevention 13 (6): 566-574, noviembre 2012. DOI: 10.1080/15389588.2012.683118

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Más casos y muertes por malaria en 2020 como consecuencia de la covid-19

Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud revela que las interrupciones en la provisión de prevención, diagnóstico y tratamiento del paludismo durante la pandemia ha hecho mella en la lucha mundial contra esta enfermedad. De los 11 países con mayor incidencia del mundo, solo India registró avances contra la malaria. El resto, todos ellos en África, comunicó un aumento de casos y fallecimientos. 

Por qué la vacunación no está llegando a África y qué se puede hacer para cambiarlo

“La equidad en la distribución de las vacunas no es cuestión de caridad; beneficia a todos los países”, dijo Tedros Adhanom, director de la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, sus datos hablan de un reparto muy desigual: más del 80 % de las vacunas han ido a países del G20, mientras que los países pobres, africanos en su mayoría, han recibido solo el 0,6 %. Tres expertos españoles analizan qué ha fallado.