Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en el 'Journal of Adolescent Health'

Crean un entrenamiento físico para adolescentes con anorexia

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han participado en un estudio sobre los efectos de un programa de entrenamiento en un grupo de adolescentes con anorexia nerviosa. Los resultados podrían tener una aplicación clínica.

Ilustración: Luis Demano

La incorporación del ejercicio regular y supervisado como una herramienta más dentro del tratamiento de la anorexia nerviosa es un tema que se encuentra actualmente sometido a debate. Investigadores de la Universidad Europea de Madrid, del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús y de la Universidad Politécnica de Madrid han evaluado los beneficios relacionados con el ejercicio en este tipo de pacientes, tales como mayor aceptación de programas de realimentación, reducción del estrés emocional, refuerzo de su auto-imagen, etc.

La anorexia nerviosa es un trastorno psiquiátrico complejo con riesgo de muerte cuyo objetivo principal es la “implacable persecución de la delgadez” a través de una drástica reducción de la ingesta y, en ocasiones, un incremento del gasto energético mediante el ejercicio intenso. Así, el ejercicio excesivo ha sido propuesto como causa de la anorexia nerviosa y, al mismo tiempo, se asocia a una peor evolución en el pronóstico de este trastorno. Sin embargo, algunas investigaciones previas -aunque escasas- muestran los efectos beneficiosos del ejercicio en pacientes con este tipo de trastorno.

La malnutrición severa provoca múltiples problemas de salud

Uno de ellos, poco reconocido, es la atrofia muscular inducida que, a su vez, reduce los niveles de fuerza. En consecuencia, el entrenamiento de fuerza podría ser el tipo de ejercicio clínicamente más apropiado para estos pacientes. En general, el gasto calórico de este tipo de entrenamiento es menor que con el ejercicio aeróbico y, además, su efecto podría ser doblemente positivo, ya que favorece la mejora de la densidad mineral ósea.

Para investigar todo esto se llevó a cabo un estudio1 cuyo principal objetivo fue evaluar los efectos de un programa de entrenamiento de fuerza de baja intensidad (2 sesiones por semana) de 3 meses de duración sobre la capacidad funcional, la fuerza muscular, la composición corporal y la calidad de vida en un grupo de adolescentes con anorexia nerviosa.

En el estudio participaron un total de veintidós pacientes en tratamiento ambulatorio, con edades comprendidas entre los 13 y los 15 años. El entrenamiento que se llevó a cabo fue de intensidad baja-moderada y las sesiones de entrenamiento estuvieron dirigidas a grandes grupos musculares y adaptadas a la terapia psicológica. La capacidad funcional se evaluó a través de varios test relacionados con la aptitud para realizar tareas de la vida diaria (levantarse y caminar, subir y bajar escaleras, etc.); la fuerza muscular se valoró a través de un test en máquinas de fuerza, mientras que la calidad de vida se determinó a partir de un cuestionario validado para el grupo de población.

La intervención fue tolerada positivamente por las pacientes, sin ningún efecto negativo para su salud, y tampoco indujo a pérdidas significativas en la masa corporal. Sin embargo, los resultados obtenidos muestran que el entrenamiento de fuerza de intensidad baja a moderada, no parece aportar mayores beneficios a los tratamientos de psicoterapia y realimentación convencionales en pacientes jóvenes con anorexia nerviosa.

Por otra parte, aunque no hubo ganancias estadísticamente significativas exceptuando un grupo muscular, es importante señalar que el programa no afectó negativamente a la ganancia o mantenimiento del peso en dichas pacientes, dato que resulta muy positivo en cuanto a sus posibilidades de aplicación clínica. Asimismo, futuras investigaciones podrían determinar si son necesarios programas más intensos para inducir mejoras significativas en la salud músculo-esquelética y en el bienestar de jóvenes pacientes con anorexia nerviosa en tratamiento ambulatorio.

---------------------------

Referencia bibliográfica:

Del Valle, M.F.; Perez, M.; Santana-Sosa, E.; Fiuza-Luces, C.; Bustamante-Ara, N.; Gallardo, C.; Villasenor, A.; Graell, M.; Morande, G.; Rodríguez-Romo, G.; Lopez-Mojares, L.M.; Ruiz, J.R.; Lucia, A. (2010). Does Resistance Training Improve the Functional Capacity and Well Being of Very Young Anorexic Patients? A Randomized Controlled Trial. Journal of Adolescent Health, 46(4), 352-358.

Fuente: Universidad Politécnica de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Estudio pionero
Así es el mapa de los cuidados paliativos pediátricos en Europa

Un nuevo estudio detecta 680 servicios especializados en cuidados paliativos pediátricos en la región europea, solo 10 de ellos en España. El trabajo, liderado por la Universidad de Navarra, indica que el número no alcanza a atender las necesidades de la población, pues cada año mueren 170.000 niños sin acceso a ellos.

Alt de la imagen
Nueva plataforma colaborativa para agilizar la investigación en metástasis cerebral

Por primera vez 19 laboratorios internacionales se han puesto de acuerdo para compartir digitalmente información sobre más de 60 líneas celulares y recursos relacionados con la investigación en metástasis cerebral. El objetivo de este proyecto, liderado desde el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), es facilitar las investigaciones en esta área y el desarrollo de terapias.