Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Tecnología de materiales

Crean un vidrio especial para aprovechar mejor la energía solar

Un equipo de investigadores de Tecnalia y de la Universidad de Cantabria ha desarrollado un vidrio que aumenta la eficiencia de los sistemas solares fotovoltaicos. La creación del nuevo material se enmarca dentro del proyecto Sunglass, con el que se trata de incrementar el rendimiento de los paneles solares y favorecer un desarrollo más sostenible en el sector de la construcción.

Una de las sedes (Cidemco) de Tecnalia. Imagen: Tecnalia.

Técnicos de la Unidad de Construcción de Tecnalia, junto a investigadores de la Universidad de Cantabria, han participado en el proyecto Sunglass. El objetivo de este proyecto es el desarrollo de un nuevo producto para la edificación, un vidrio que por sí mismo aumente la eficiencia de los sistemas solares fotovoltaicos, promoviendo así el uso de la energía renovable en el sector de la construcción.

El término "fotovoltaico" significa, literalmente, "luz-electricidad". Esta tecnología, surgida en los años 50, tiene en la actualidad el potencial para contribuir de manera importante a la transición hacia un desarrollo sostenible del sector de la edificación. Por ello, el reto del proyecto Sunglass es potenciar la implementación de la energía solar fotovoltaica mediante el aumento del rendimiento de los paneles solares que existen actualmente, superando de esta forma el 15 % de su rendimiento actual.

Los estudios realizados hasta la actualidad se han centrado mayoritariamente en modificar el material semiconductor para tratar de aprovechar una mayor parte del espectro solar. Sin embargo, el proyecto Sunglass plantea un enfoque alternativo, que consiste en el fenómeno "conversión de frecuencias". Este fenómeno se basa en absorber fotones de ciertas frecuencias y emitir otro rango de frecuencias.

Estudio de compuestos fotoactivos

En el proyecto se investigaron diferentes compuestos fotoactivos. El objetivo era determinar su capacidad de absorber la radiación de alta frecuencia para emitirla a rangos más efectivos para las células solares, así como la posibilidad de implementar estos materiales en el vidrio que recubre los paneles solares. Dichos compuestos fueron utilizados para desarrollar el vidrio especial para aplicaciones fotovoltaicas. De esta manera, sustituyendo el vidrio actual de los paneles solares por el nuevo producto, se obtiene un aumento en la eficiencia energética.

Mediante la "conversión de frecuencias" producida en el vidrio, la radiación incidente en las células solares es más efectiva, y se da lugar a un significativo aumento de su eficiencia (en torno a un 2-3 %), lo cual tendría una enorme repercusión en la industria de la construcción.

Esta nueva técnica impulsará la producción de energía limpia —sin contaminación acústica—, y evitará las emisiones de gases con efecto invernadero, además de poder utilizarse como complemento a otras fuentes de energía y ofrecer una gran flexibilidad en cuanto a aplicaciones.

Fuente: Tecnalia
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Chips en óvulos para estudiar las primeras fases del desarrollo

Científicos españoles y británicos han logrado inyectar diminutos sensores, más finos que un coronavirus y con una forma que recuerda a los paneles solares de la estación espacial internacional, dentro de óvulos vivos. La manera en que se doblan estos chips permite medir las fuerzas que se generan desde que entra el espermatozoide hasta que el embrión se divide en dos células.

Alt de la imagen
Cómo manipular nanoluz en varias frecuencias

Científicos de la Universidad de Oviedo y el Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología han descubierto un método para controlar la frecuencia de la luz en la nanoescala intercalando átomos de sodio en los llamados materiales de van der Waals. El avance se podría aplicar en tecnologías de la información y sensores biológicos de alta sensibilidad.