Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Cúmulos de magma a 25 kilómetros de profundidad provocaron las últimas erupciones de El Hierro

Un artículo publicado en la revista Geophysical Journal Internacional, liderado por investigadores del Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada, ha aportado nuevas y relevantes informaciones del origen del magma responsable de las recientes actividades eruptivas de la Isla de El Hierro en Canarias.

Fotografía de la erupción volcánica de El Hierro tomada desde el espacio. / NASA

Una investigación del Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada ha revelado que bajo la isla de El Hierro, y a una profundidad entre los 12 y los 25 kilómetros, se ha producido una acumulación de un gran volumen de magma, proveniente del manto, que ha sido detenido en su ascenso por la estructura más consolidada superficial de la corteza y de la Isla de El Hierro, aunque no pudo evitar la ocurrencia de al menos dos episodios eruptivos submarinos en 2011 y 2012.

Este trabajo es pionero tanto por los resultados como por el volumen de datos analizados y por la cooperación institucional e internacional entre diferentes investigadores, y “será en un futuro inmediato referente de cualquier investigación Geofísica y Geodinámica que se realice en la isla y en general en las Islas Canarias”, en palabras de los investigadores.

La aparente calma y quietud actual de la isla de El Hierro puede ser alterada de manera brusca por otro nuevo pulso magmático proveniente del manto

Los científicos también advierten de que la aparente calma y quietud dinámica que actualmente se observa en la isla de El Hierro puede ser alterada de manera brusca por otro nuevo pulso magmático proveniente del manto.

Modelo en 3D de las ondas sísmicas

En esta investigación se ha obtenido un modelo tridimensional (tomografía sísmica) de velocidades de ondas sísmicas P y S bajo la isla de El Hierro. Para ello, los científicos han analizado más de 13.000 terremotos locales registrados en el período comprendido entre julio de 2011 y septiembre de 2012.

Los resultados revelan que la mayoría del área situada en la parte fuera del mar está asociada a una anomalía de alta velocidad que alcanza una profundidad superior a 10-12 kilómetros.

Los investigadores de la UGR que participan en este trabajo: Jesús M. Ibáñez y Janire Prudencio. / UGRdivulga

“Esta anomalía se interpreta como la acumulación de rocas ígneas sólidas eruptadas durante el último millón de años y cuerpos magmáticos intrusivos. Bajo este patrón de alta velocidad, observamos una anomalía de baja velocidad, interpretada como un gran volumen de magma proveniente del manto terrestre bajo El Hierro”, apunta Jesús M. Ibáñez, catedrático de Física de la Tierra de la Universidad de Granada y uno de los autores de este artículo.

“Estas erupciones tuvieron lugar alrededor de la isla donde la corteza es mucho más débil que el área interior", apunta Ibáñez

La discontinuidad entre alta y baja velocidad está marcada por un gran grupo de sismicidad, representando los esfuerzos debidos a la interacción entre el magma y el material de la corteza. Las áreas de erupciones recientes, Orchilla y La Restinga, están asociadas con anomalías de baja velocidad, rodeando al bloque de alta velocidad.

“Estas erupciones tuvieron lugar alrededor de la isla donde la corteza es mucho más débil que el área interior, donde el material fundido no puede penetrar. Estos resultados aportan nuevos datos al modelo geológico que podría explicar el origen del volcanismo en las islas oceánicas, tal como las Canarias, que aún no está claro”, concluye el profesor Ibáñez.

Referencia bibliográfica:

Araceli García-Yeguas, Jesús M. Ibáñez, Ivan Koulakov, Andrey Jakovlev, M. Carmen Romero-Ruiz and Janire Prudencio "Seismic tomography model reveals mantle magma sources of recent volcanic activity at El Hierro Island (Canary Islands, Spain)". .Geophys. J. Int. (2014) 199, 1739–1750.

El trabajo es el fruto de la colaboración entre el Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada, la Universidad de Cádiz (a través del Departamento de Física Aplicada), el Departamento de Geografía de la Universidad de La Laguna, el Instituto Volcanológico de Canarias y el Departamento del Petróleo, Geología y Geofísica de la Universidad rusa de Novosibirsk. Además es el fruto de la actuación de dos proyectos de investigación liderados por la UGR: uno nacional, denominado Ephestos, y otro europeo, MEDiterraneanSUpersiteVolcanoes (MED-SUV), destinados al estudio de volcanes activos de Europa, Africa y América.

Fuente: Universidad de Granada
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Descubren seis nuevas especies de aceiteras, las cantáridas más grandes de Europa

Un equipo científico ha analizado la diversidad morfológica y molecular de los meloidos gigantes del género Berberomeloe, lo que los ha llevado al hallazgo de seis nuevas especies. El descubrimiento se ha logrado gracias al uso de datos morfológicos y muestras de ADN obtenidas de 191 aceiteras de la península ibérica y Marruecos. 

El patógeno que aniquila los cangrejos de río de todo el mundo proviene del sureste de EE UU

Aphanomyces astaci es responsable de una de las pandemias de vida silvestre más graves jamás reportadas. Su incidencia saltó de Norteamérica a Europa y Asia y ya constituye una amenaza para los cangrejos de río del resto de continentes. Ahora, un equipo liderado por el Real Jardín Botánico sitúa en el sureste de EE UU el nacimiento de este patógeno infeccioso.