Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Demuestran que una proteína humana puede desencadenar párkinson

Un estudio internacional ha comprobado que la enfermedad de Parkinson puede ser provocado por una proteína presente en la especie humana. El hallazgo, probado en animales, abre la puerta a detener la progresión y extensión de este proceso neurodegenerativo.

De izquierda a derecha: Annabelle Parent, Celine Perier, Ariadna Recasens, Iria Carballo, Miquel Vila y Jordi Bové. / Ana Belén Callado

Una investigación liderada por el Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR) ha demostrado que las formas patológicas de la proteína α-sinucleína presentes en pacientes fallecidos con párkinson son capaces de iniciar y extender en ratones y primates el proceso neurodegenerativo que tipifica esta enfermedad.

El hallazgo, publicado en la portada de marzo de Annals of Neurology, abre la puerta al desarrollo de nuevos tratamientos que permitan detener la progresión de la enfermedad de Parkinson, dirigidos a bloquear la expresión, la conversión patológica y la transmisión de esta proteína.

Estudios recientes han demostrado que formas sintéticas de α-sinucleína son tóxicas para las neuronas, tanto in vitro (cultivos celulares) como in vivo (ratones), y que pueden propagarse de una célula a otra.

Sin embargo, hasta ahora se desconocía si la capacidad patogénica de esta proteína sintética podía hacerse extensiva a la proteína patológica humana que se encuentra en los pacientes con párkinson y, por lo tanto, si era relevante para la enfermedad en humanos.

Estudios recientes han demostrado que formas sintéticas de α-sinucleína son tóxicas para las neuronas

En el presente estudio, dirigido por Miquel Vila, del grupo de Enfermedades Neurodegenerativas del VHIR, y en el que también han participado otros grupos del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED) y de la Universidad de Burdeos en Francia, los investigadores extrajeron agregados de α-sinucleína de cerebros de pacientes fallecidos con la enfermedad para inyectarlos en el cerebro de roedores y primates.

Cuatro meses después de la inyección en ratones y nueve meses después de la inyección en monos, estos animales empezaron a presentar degeneración de las neuronas dopaminérgicas y acúmulos intracelulares de α-sinucleína patológica en estas células, tal y como ocurre en el párkinson. Meses más tarde, los animales también presentaron acúmulos de esta proteína en otras áreas cerebrales a distancia, con un patrón de extensión similar al que se observa en el cerebro de los pacientes al cabo de varios años de evolución de la enfermedad.

Según Vila, estos resultados indican que “los agregados patológicos de esta proteína obtenidos de pacientes con la enfermedad tienen la capacidad de iniciar y extender el proceso neurodegenerativo que tipifica el párkinson en ratones y primates”. Un hallazgo que, añade, “proporciona nuevas pistas sobre los posibles mecanismos de inicio y progresión de la patología y supone nuevas oportunidades terapéuticas”.

Así pues, el siguiente paso consistirá en averiguar cómo detener la progresión y la extensión de la enfermedad, mediante el bloqueo de la transmisión célula a célula de la α-sinucleína, la regulación de los niveles de expresión y deteniendo la conversión patológica de esta proteína.

Proceso patológico de neurodegeneración

El párkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente tras el alzhéimer. Se caracteriza por la pérdida progresiva de neuronas que producen dopamina en una región cerebral (la sustancia negra del mesencéfalo ventral) y la presencia en estas células de agregados patológicos intracelulares de la proteína α-sinucleína, llamados cuerpos de Lewy.

Actualmente no existe un tratamiento que evite, detenga o retrase la evolución progresiva del proceso neurodegenerativo

La pérdida de dopamina cerebral como consecuencia de la muerte neuronal se traduce en las manifestaciones motores típicas de la enfermedad, como la rigidez muscular, los temblores y la lentitud en los movimientos.

El tratamiento más eficaz para esta enfermedad es la levodopa, un fármaco paliativo que permite restaurar la carencia de dopamina. Sin embargo, a medida que la enfermedad avanza, el proceso patológico de neurodegeneración y acumulación de α-sinucleína se extiende progresivamente más allá del mesencéfalo ventral hacia otras zonas cerebrales.

Como resultado, se produce un empeoramiento progresivo del paciente y la aparición de manifestaciones clínicas no motoras que no responden a los fármacos dopaminérgicos. Actualmente no existe un tratamiento que evite, detenga o retrase la evolución progresiva del proceso neurodegenerativo.

Referencia bibliográfica:

Recasens A., Dehay B., Bové J., Carballo-Carvajal I., Dovero S., Pérez-Villalba A., Fernagut P., Blesa J., Parent A., Perier C., Fariñas I., Obeso JA., Bezard E., Vila M. (2014). Lewy body extracts from Parkinson disease brains trigger α-synuclein pathology and neurodegeneration in mice and monkeys. Annals of Neurology 75 (3). DOI: 10.1002/ana.24066

Fuente: VHIR
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Juan Lerma, director del Centro Internacional de Neurociencias Cajal
“Conocer mejor el cerebro nos permitirá diseñar estrategias para tratar las enfermedades mentales”

El neurocientífico alicantino está al mando de este nuevo centro del CSIC con el objetivo de convertirlo en un referente mundial en el estudio del cerebro. Su intención es ponerlo en marcha, darle forma y buscar a un nuevo director “más joven” que será elegido por un comité internacional.

Las ‘tatarabuelas’ de las tijeras moleculares CRISPR harán más sencilla la edición genética

Investigadores de EE UU liderados por Feng Zhang, uno de los pioneros del corta-pega genético, han descubierto una clase de nucleasas que podrían ser los ancestros de las más utilizadas, Cas9 y Cas12. Su pequeña longitud permitiría facilitar el proceso.