Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Desarrollan un software para la producción hortícola, vitivinícola y de remolacha azucarera

Neiker-Tecnalia, en coordinación con las empresas consultoras HAZI Fundazioa (desarrollo rural, litoral y alimentario) e IK Ingeniería (ecodiseño e innovación ambiental de productos y servicios), ha desarrollado un software para la producción hortícola, vitivinícola y la de remolacha azucarera que permite analizar el ciclo de vida de los productos y su huella de carbono e hídrica, entre otras utilidades.

Basque Research
19/11/2014 11:15 CEST

Campo de remolacha. / Neiker-Tecnalia

El nuevo software, para la producción hortícola, vitivinícola y la de remolacha azucarera, permitirá analizar el ciclo de vida de los productos y su huella de carbono e hídrica, entre otras utilidades. Su utilización contribuirá a mejorar la sostenibilidad del sector agrícola y agroalimentario, así como a reducir al mínimo el impacto ambiental de la producción.

El software, desarrollado por el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, Neiker-Tecnalia, en coordinación con las empresas consultoras HAZI Fundazioa (desarrollo rural, litoral y alimentario) e IK Ingeniería (ecodiseño e innovación ambiental de productos y servicios), se pondrá a disposición de los usuarios en una plataforma Web y permitirá al productor calcular 15 indicadores ambientales: la huella de carbono, la huella hídrica, el balance de carbono y la ecotoxicidad potencial, entre otros.

Estos indicadores se pueden expresar de acuerdo a las preferencias del usuario (por kilogramo de producto, por hectárea, etc.). De esta forma, se tienen en consideración múltiples aspectos ambientales, al mismo tiempo que se presta especial atención a procesos como la lixiviación de nitrógeno –las pérdidas de nitrógeno por el agua de lluvia o riego– o la aplicación de productos fitosanitarios.

Los indicadores se calculan a partir de los datos que el usuario introduce en la aplicación, o bien se importan del cuaderno electrónico de campo, y además incorpora igualmente la legislación que se aplica a los sistemas de producción de remolacha azucarera, hortícola y vitivinícola, así como una serie de buenas prácticas de manejo.

Las bodegas pueden mejorar sus procesos desde el punto de vista ambiental

De esta forma, las empresas pueden asociar sus resultados ambientales con unas pautas de mejora específicas para cada una de ellas, teniendo en cuenta su situación medioambiental y el nivel de cumplimiento de la legislación vigente. Otra de las ventajas de la herramienta informática consiste en ofrecer datos sobre el potencial de eco-innovación de sus productos.

Como ejemplo de su aplicación en el sector del vino, el software abarca todas las etapas de la producción: fase de campo, fase de elaboración del vino en bodega y fase de gestión de residuos. En la etapa de campo, el productor puede controlar aspectos como la poda, aplicación de fertilizantes o los tratamientos fitosanitarios. En la fase de bodega se pueden tener en cuenta los procesos más significativos de la elaboración del vino, como son la recepción de la uva, la fermentación alcohólica, la crianza en barricas y el embotellado.

Así, las bodegas pueden mejorar sus procesos desde el punto de vista ambiental al mismo tiempo que muestran al consumidor su sensibilidad ambiental, "lo que aporta una ventaja competitiva", señalan sus creadores.

Apoyo a las pymes del sector agroalimentario

La herramienta informática es el resultado del proyecto AGROLCA-Manager -financiado por el programa LIFE de la Unión Europea- y que se ha presentado dentro del evento internacional Basque Ecodesign Meeting 2014 el pasado 17 de noviembre en Bilbao.

El proyecto AGROLCA_MANAGER ha tenido como objetivo apoyar a las empresas agroalimentarias del sector primario, en especial las pequeñas y medianas empresas, para reducir al mínimo el impacto ambiental de sus productos a lo largo del ciclo de vida.

Además, persigue aumentar la sostenibilidad y la competitividad de las empresas gracias a la plataforma web especializada. El software ambiental permitirá que las empresas analicen las distintas fases del ciclo de vida de sus productos para que puedan mejorar la gestión de los recursos utilizados en la producción, lo que contribuye a reducir la generación de residuos.

El sector agroalimentario es consciente de la necesidad de mejorar sustancialmente sus sistemas de producción desde el punto de vista de la utilización eficaz de los recursos y de la reducción de los posibles impactos ambientales. Por tanto, disponer de un software ad hoc para aplicar la metodología del Análisis del Ciclo de Vida (ACV) constituye una herramienta clave para mejorar la competitividad de las pymes del sector agroalimentario.

Fuente: Neiker-TEcnalia
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La baja sincronía de un pequeño número de especies vegetales favorece la estabilidad en los ecosistemas del mundo

Científicos de más de 20 centros de investigación han analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. En ecología, el concepto de estabilidad se refiere a la respuesta frente a los cambios, que hace posible la coexistencia de las especies a lo largo del tiempo.

Crear paisajes menos inflamables reduciría hasta un 50% el área quemada en los próximos 30 años

Un estudio colaborativo entre España y Portugal ha comprobado con modelos matemáticos que, si se cambia el tipo de paisaje, modificando la vegetación y promoviendo actividades agrícolas de alto valor natural, se reducen drásticamente las zonas quemadas.