Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubierta una nueva especie de insecto en la alta montaña del sistema ibérico

Una nueva especie de escarabajo ha sido hallada en uno de los hábitats más extremos de la Península: la Sierra de Cebollera. Los científicos lo han denominado Cymindis distercius y habría pasado inadvertida hasta ahora debido a que su población está asentada en un área muy reducida de una de las cumbres alomadas de estas montañas.

A la izquierda, hábitat (Sierra Cebollera) de Cymindis distercicus. Medidas morfométricas e imagen de un ejemplar macho de Cymindis distercicus (derecha) / Universidad de Alcalá

El entomólogo y profesor de Zoología de la Universidad de Alcalá, Vicente M. Ortuño, y el herpetólogo Óscar Arribas acaban de incorporar el descubrimiento de una nueva especie de escarabajo de hábitos fundamentalmente depredadores, hallado en la Sierra de Cebollera (Sistema Ibérico Norte, entre las provincias de Soria y La Rioja).

El descubrimiento ha sido publicado por la revista Zoologischer Anzeiger, en un artículo que recoge los detalles de la investigación sobre este insecto de la familia Carabidae. Su denominación supone un guiño a la historia antigua del enclave en el que ha sido hallado, el sistema ibérico septentrional, que en el Medievo era conocido como montes distércicos, montañas distercias o distércicas, nombre que se relaciona con un altar de época romana, conservado en San Millán de la Cogolla, dedicado a 'Dercetio Deo', en referencia, probablemente, a una deidad local.

Si bien es frecuente el descubrimiento de nuevas especies de insectos, dada la notable biodiversidad de este conjunto de animales, este hallazgo presenta características singulares e interesantes.

Todos los ejemplares que se recogieron para el estudio fueron localizados en altitudes por encima de los 2.000 metros

Desde el punto de vista biogeográfico, la nueva especie supone una aportación faunística importante, que contraviene la tendencia observada en el sistema sbérico, un lugar pobre en especies endémicas, cuyas especies suelen estar estrechamente relacionadas con las del sistema central. Sin embargo, la relación de Cymindis distercicus con los ejemplares que habitan en Picos de Europa (Cymindis ehlersi) y Peña Ubiña (Cymindis lelievrei) testimonian una sorprendente relación con estos otros organismos que habitan las cumbres de la Cordillera Cantábrica.

La existencia de esta nueva especie habría pasado inadvertida hasta ahora debido a que su población está asentada en un área muy reducida de una de las cumbres alomadas de estas montañas. Estamos, por tanto, ante una especie microendémica de alta montaña, propia de la Sierra de Cebollera. De hecho, todos los ejemplares que se recogieron para su estudio fueron localizados en altitudes por encima de los 2.000 metros, en suelos que permanecen nevados durante gran parte del año y con escasa vegetación, precisamente, por la dureza del clima que afecta a estas montañas, en las que se encuentran los mayores restos glaciares cuaternarios de todo el sistema ibérico septentrional.

Una especie depredadora y carroñera

De su estudio se desprende que el Cymindis distercicus presenta un comportamiento depredador complementado con hábitos carroñeros, puesto que se alimenta de otros pequeños insectos, vivos o muertos, como se ha confirmado al examinar el contenido intestinal de algunos especímenes, y como han mostrado algunos individuos que se han mantenido en cautividad para la observación de su comportamiento.

Esta especie es reproductora otoñal, característica también observada en otras especies de Cymindis, lo que conduce a que la nueva generación de adultos emerja en verano. Teniendo en cuenta esta dinámica, podría pensarse que la vida de estos insectos debiera ser corta, quizá anual, máxime si se considera el pequeño tamaño de la especie (alrededor de 1 cm.).

Esta especie es reproductora otoñal, característica también observada en otras especies de Cymindis

Sin embargo, Ortuño y Arribas han comprobado que, al menos en condiciones de laboratorio, algunos adultos han llegado a vivir hasta un máximo de 640 días, a contar desde el momento de su captura, y sin estar sometidos a condiciones que desencadenen períodos de diapausa o inactividad.

Estas observaciones alimentan la idea de que especímenes de Cymindis distercicus, y con toda seguridad de otras especies próximas, son capaces de vivir varios años en condiciones naturales, aún a pesar de factores limitantes, como puede ser la depredación por parte de otras especies más grandes y poderosas.

Por el momento, ya se ha logrado su reproducción en cautividad, lo que ha permitido conseguir el primer estadio de su desarrollo larvario. Así pues, el estudio del Cymindis distercius prosigue; el siguiente paso en la investigación de esta especie pasa por describir la anatomía de sus larvas.

Referencia bibliográfica:

Vicente M. Ortuño, Oscar Arribas. “A revision of the Cymindis ehlersi complex (Coleoptera: Carabidae: Lebiinae) with description of a new species and ecological notes”, Zoologischer Anzeiger, volume 276. https://doi.org/10.1016/j.jcz.2018.05.002

Fuente: Universidad de Alcalá
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Descubren una nueva especie extinta de roedor de grandes dimensiones

Un equipo de paleontólogos españoles y marroquíes ha hallado al noreste de Marruecos los restos de un roedor múrido de gran tamaño, mayor que el de los representantes actuales de su género. La nueva especie extinta, que vivió hace unos 2,6 millones de años, fue el último representante de su género en África.

Alt de la imagen
Polinesios y nativos americanos se mezclaron antes de colonizar la Isla de Pascua

La isla situada en el océano Pacífico frente a las costas de Chile se pobló hace unos ocho siglos, pero hasta ahora no estaba claro el origen de sus primeros habitantes. Un nuevo estudio genómico indica que los navegantes polinesios se mezclaron con los habitantes de Colombia o Ecuador en las islas o en algún punto de su periplo antes de viajar hacia Rapa Nui.