Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubierta una nueva especie de mosca en el ámbar de Teruel

El ámbar hallado en Sant Just, en Teruel, ha vuelto a sorprender a los científicos, esta vez con dos ejemplares de menos de dos milímetros de longitud de una nueva especie de mosca de 105 millones de años de antigüedad. El descubrimiento destaca por la excepcional conservación de las piezas, en las que se pueden observar los músculos de las moscas por transparencia al microscopio, así como un ácaro parásito que estaba adherido a una pata de una de ellas.

Una de las moscas atrapadas en ámbar tenía un ácaro parásito adherido a su pata. / Fundación Dinópolis

Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en colaboración con el National Museums Scotland, en Edimburgo y el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) han descubierto una nueva especie de mosca en el ámbar de San Just (Utrillas, Teruel).

Según el artículo, publicado en la revista Cretaceous Research, se trata de dos ejemplares completos de menos de dos milímetros de longitud del extraño género Burmazelmira. A pesar de tener una antigüedad de 105 millones de años, se encuentran muy bien conservados.

La conservación en el ámbar de San Just es tan excepcional que incluso los músculos de la pata se pueden observar por transparencia al microscopio. Burmazelmira grimaldii, así denominada, aumenta la larga lista de nuevas especies que se han descrito a partir del abundante ámbar del Cretácico de San Just.

Hasta ahora solo se conocían cinco especies de moscas del periodo Jurásico-Cretácico, al que pertenece la nueva familia. Hace más de 50 años se encontró un fósil incompleto de moscas en rocas del periodo Jurásico de Kazajistán que, por sus características, se clasificaron en un nuevo tipo de mosca, denominado Archizelmiridae. Ahora se sabe que está relacionada con las esciáridas o “moscas del mantillo”, muy abundantes en la actualidad.

En 2003 aparecieron más fósiles, esta vez conservados en ámbar. Fue entre los ejemplares inmersos en este tipo de resina fósil del periodo Cretácico en la República de la Unión de Myanmar, antigua Birmania, entre los que se descubrió una nueva especie de mosca, Burmazelmira aristic.

Los dos ejemplares, de menos de dos milímetros de longitud, tienen una antigüedad de 105 millones de años

Sus antenas, con la base en forma de copa invertida y el extremo en forma alargada, eran la característica que las distinguía del resto de integrantes de la familia, con segmentos más o menos cilíndricos.

Así eran las antenas de la nueva mosca de Teruel

Las antenas de la nueva mosca de San Just, muestran una interesante fase intermedia en la evolución del grupo. “La copa basal ya se ha formado y el extremo es alargado”, explica Antonio Arillo, uno de los tres coautores y científico de la UCM. “Pero entre medias aún están presentes algunos segmentos cilíndricos”, añade. Se trata, por tanto, de una evolución entre una antena primitiva y otra más moderna.

Uno de los ejemplares muestra un ácaro parásito adherido a una pata a través de sus piezas bucales. “Contactaron con una emisión de resina cuando la mosca estaba volando, por lo que se puede decir que el ácaro quedó conservado in fraganti alimentándose, en un raro ejemplo del registro fósil”, indica Enrique Peñalver, otro de los coautores e investigador en el IGME.

Referencia bibliográfica:

Antonio Arillo et al. "Early Cretaceous parasitism in amber: A new species of Burmazelmira fly (Diptera: Archizelmiridae) parasitized by a Leptus sp. mite (Acari, Erythraeidae)" Cretacious Research 2018

La investigación es fruto de un proyecto financiado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y, parcialmente, por el Gobierno de Aragón y Caja Rural de Teruel. La Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis y el Ayuntamiento de Utrillas colaboraron activamente durante la campaña de excavación que proporcionó estos y otros ejemplares.

Fuente: Fundación Dinópolis
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las siete claves del virus del Nilo Occidental: qué es, qué lo transmite y cómo evitarlo

Tras el brote de casos de meningoencefalitis provocados por el virus del Nilo Occidental en Andalucía han surgido diversas incógnitas, en particular sobre las especies de mosquitos implicadas. Culex perexiguus y Culex pipiens, autóctonas de España, son los principales vectores de este virus, que reside en muchas aves e infecta a caballos y humanos. El Aedes japonicus, aunque tiene capacidad de transmitirlo, no está en el sur de España ni parece ser el responsable del brote de esta semana.

Alt de la imagen
En los anfibios, los telómeros se acortan más rápidamente durante los primeros años

El estudio de los extremos de los cromosomas (telómeros) y la enzima capaz de regenerarlos (telomerasa) es una línea de investigación puntera para saber más sobre el envejecimiento humano. Un equipo de científicos ha documentado el acortamiento de los telómeros con la edad en otro grupo de vertebrados: los anfibios.