Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubierto un gigantesco antepasado de los mamíferos

El descubrimiento reciente en Polonia de un enorme cuadrúpedo denominado Lisowicia bojani, del Triásico superior, revoca la opinión de que los únicos herbívoros gigantes que vagaron por las tierras triásicas fueron dinosaurios.

Comparación de Lisowicia bojani con un elefante reciente / Tomasz Sulej and Grzegorz Niedzwiedzki

Durante el período Triásico, hace entre 252 y 201 millones de años, animales (reptiles según algunas clasificaciones) parecidos a los mamíferos y llamados terápsidos, coexistieron con antepasados de dinosaurios, cocodrilos, mamíferos, pterosaurios, tortugas, ranas y lagartijas. Un grupo de estos terápsidos son los dicinodontes. Investigadores de la Universidad de Uppsala (Suecia), junto con científicos de Polonia, han descubierto fósiles de un nuevo género y especie de dicinodonte gigantesco: Lisowicia bojani, que describen esta semana en la revista Science.

Los dicinodontes se encontraban entre los sinápsidos (vertebrados terrestres cuadrúpedos tempranos que dieron origen a los mamíferos modernos) más abundantes y diversos desde el Pérmico medio, hace entre 299 y 251 millones de años, hasta el Triásico superior temprano –hace sobre 237 millones de años–.

Todas las especies de dicinodontes eran herbívoros y variaban mucho de tamaño según la especie. Sobrevivieron a la extinción masiva del período Pérmico y se convirtieron en los herbívoros terrestres dominantes en el Triásico medio y tardío. Se creía que se habrían extinguido antes de que los dinosaurios se convirtieran en la forma dominante de tetrápodos en la Tierra.

“El descubrimiento de una especie tan importante es un hallazgo único en la vida”, dice Sulej

"El descubrimiento de Lisowicia cambia nuestra idea sobre la historia más reciente de los dicinodontes, parientes triásicos de los mamíferos. También plantea muchas más preguntas sobre qué es lo que realmente los hacía a ellos y a los dinosaurios ser tan grandes", dice Tomasz Sulej, de la Academia Polaca de Ciencias.

Los fósiles de Lisowicia constituyen los primeros hallazgos importantes de dicinodontes en tierras europeas. Este animal gigante era mucho más grande que otros cuadrúpedos de la época no clasificados como dinosaurios. Se estima que tendría un peso de unas nueve toneladas. También tenía las extremidades delanteras de forma erguida, lo que sugiere una postura vertical, como la de los grandes mamíferos modernos, como el rinoceronte y el hipopótamo.

Ideas que se tambalean

Representación artística frontal de Lisowicia bojani / Karolina Suchan-Okulska

Los primeros hallazgos de sus fósiles se descubrieron en Polonia en 2005 por Robert Borzęcki y Piotr Menducki. Desde entonces, se han recogido más de 1.000 huesos y fragmentos óseos en la zona, incluyendo fósiles de Lisowicia. Se cree que el área fue un depósito fluvial durante el Triásico tardío.

"Los dicinodontes fueron animales increíblemente exitosos durante el Triásico medio y tardío. Lisowicia es el dicinodonte más joven y el tetrápodo terrestre, que no fuera dinosaurio, más grande del Triásico. Es natural querer saber cómo los dicinodontes se convirtieron en animales tan grandes. El hallazgo de Lisowicia es emocionante porque hace tambalear muchas de nuestras ideas clásicas sobre los reptiles parecidos a los mamíferos”, dice Grzegorz Niedzwiedzki, de la Universidad de Uppsala.

Este hallazgo sugiere que la historia evolutiva del dicinodonte en el Triásico Tardío está mal documentada y sus restos en Europa pone nen tela de juicio las teorías de que los dicinodontos gigantes tenían una gran restricción geográfica. Los autores postulan que las presiones de selección sobre los animales, tal vez para protegerse de los grandes depredadores o para conservar más energía, fueron los motores de la evolución de la postura erguida y el tamaño gigantesco de este animal.

"El descubrimiento de una especie tan importante es un hallazgo único en la vida", concluye Sulej.

Referencia bibliográfica:

Tomasz Sulej ,Grzegorz Niedźwiedzki. "An elephant-sized Late Triassic synapsid with erect limbs" Science http://science.sciencemag.org/lookup/doi/10.1126/science.aal4853

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los ronquidos de los minicerdos podrían esconder la causa de la apnea del sueño

La anatomía de la faringe de los minicerdos de Yucatán presenta muchas similitudes con la de los humanos. Un nuevo estudio, que ha indagado en las posibles causas de la apnea obstructiva del sueño, confirma que estos animales se convierten en modelos idóneos de estudio ya que sufren este trastorno de manera natural. 

Los fósiles de una familia de tigres dientes de sable revelan que tardaban en “independizarse”

El análisis de los fósiles de un adulto y de dos ejemplares juveniles de tigres de dientes de sable, descubiertos juntos en Ecuador en los años 60, desvela sus secretos de familia. Estos félidos gigantes de la Edad de Hielo, que pudieron ser hermanos junto a su madre, crecieron con bastante rapidez, pero pudieron quedarse con su progenitora durante más tiempo que otros felinos antes de forjar su camino.