Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Las cianobacterias pueden resolver el problema del CO2

Descubiertos los mecanismos de regulación del reloj interno de los seres vivos

Investigadores de la Universidad de Alicante y de la Universidad de San Diego (EE UU), acaban de publicar un artículo en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) que saca conclusiones sobre el ritmo circadiano. Con este nombre se conoce al reloj interno que existe en los animales y las plantas y que les permite adaptarse a las condiciones, que en algunas zonas geográficas son extremadamente diversas y cambiantes.

Cultivo líquido de diversos mutantes de Synechococcus. / UA.

Los ciclos de luz y oscuridad (día y noche) tienen una enorme importancia para las especies y la actividad de la vida en la tierra. Así, la mayoría de los organismos poseen relojes internos. Una investigación realizada en la Universidad de Alicante y la Universidad de San Diego (EE UU) descubre mecanismos de regulación que permiten la comunicación molecular entre las señales ambientales y las que controlan el reloj interno, a fin de optimizar procesos metabólicos y fotosintéticos.

Las cianobacterias son los microorganismos que crearon la atmosfera de oxígeno del planeta y posibilitaron la vida tal y como la entendemos actualmente

Las cianobacterias fueron pioneras en desarrollar un reloj interno para adaptarse, e incluso anticipar los ciclos de luz y oscuridad. Para llevar a cabo este estudio, los científicos han trabajado con el organismo modelo en el que más detalles moleculares se conocen sobre el reloj circadiano, que es la cianobacteria Synechococcus elongatus PCC7942, utilizada en laboratorios de todo el mundo, y en la que han realizado el descubrimiento.

Las cianobacterias son los microorganismos que crearon la atmosfera de oxígeno del planeta y posibilitaron la vida tal y como la entendemos actualmente. Realizan, de forma más eficiente, el mismo tipo de fotosíntesis que las plantas, consumiendo CO2 y tienen por tanto enorme importancia evolutiva y ecológica, y un gran potencial biotecnológico. Así, una de las aplicaciones prácticas del estudio puede ser la producción de combustible biofuel de forma más asequible.

Una de las aplicaciones prácticas del estudio puede ser la producción de combustible biofuel de forma más asequible.

El trabajo conecta las líneas de investigación de los grupos de la Universidad de Alicante y la de San Diego, dirigidos respectivamente por las genetistas Asunción Contreras y Susan Golden. Cuatro de los seis investigadores del trabajo pertenecen al Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la UA.

Referencia bibliográfica:

Javier Espinosa, Joseph S. Boyd, Raquel Cantos, Paloma Salinas, Susan S. Golden, Asuncion Contreras. "Cross-talk and regulatory interactions between the essential response regulator RpaB and cyanobacterial circadian clock output" Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS)

Fuente: Universidad de Alicante
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las abejas también desaparecen de los registros

Un equipo de biólogos argentinos detectó que el 25 % de las 20 mil especies de abejas conocidas no aparecen en los registros públicos desde la década de 1990. Este análisis respalda la hipótesis de que el declive global de estos polinizadores es un fenómeno de índole mundial.

Las presas envejecidas se convierten en una amenaza creciente

A lo largo del siglo XX se construyeron unas 58.700 grandes presas en todo el mundo, de las cuales 1.064 en nuestro país, con una vida útil de 50 a 100 años. Muchas de ellas superan ya su vigencia y podrían empezar a mostrar signos de deterioro, lo que requeriría reparaciones o desmantelamientos, según un informe de un instituto de Naciones Unidas.