Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Según publica la revista ‘Naturwissenshaften’

Descubren cuatro cráneos de una nueva especie dinosaurio herbívoro

Un equipo de paleontólogos estadounidenses ha descubierto una nueva especie de dinosaurio que han denominado Abydosaurus mcintoshi y que pertenece al grupo de dinosaurios gigantes herbívoros como los braquiosaurios. La peculiaridad de este hallazgo es que los investigadores han encontrado cuatro cabezas, dos de ellas intactas, que arrojan luz sobre su alimentación. Hasta ahora sólo se habían recuperado cráneos completos de ocho de las más de 120 especies conocidas de saurópodos.

Los científicos hallaron los cráneos en un yacimiento situado en el Monumento Nacional de Dinosaurios en el este del Estado de Utah (EEUU). “Presentan una cabeza más ligera que la de los mamíferos, ya que se encuentra en el extremo de un cuello muy largo”, declara Brooks Britt, coautor del estudio, que se publica hoy en Naturwissenshaften, y paleontólogo de la Universidad Brigham Young (EE UU).

“En lugar de gruesos huesos fusionados entre sí, los cráneos de los saurópodos están constituidos por huesos finos unidos entre sí por tejido blando. Normalmente, se separan rápidamente tras la muerte y se desintegran”, afirma Britt. Los cráneos se exhiben ahora temporalmente en el Museo de Paleontología de la Universidad Brigham Young.

El estudio, liderado por Daniel Cure, paleontólogo de la Universidad Brigham Young, y que ha contado con la colaboración de la Universidad de Michigan (EE UU), indica que el pariente más próximo del Abydosaurus mcintoshi es el braquiosaurio, que vivió unos 45 millones de años antes. Los cuatro ejemplares de esta especie de dinosaurio eran todos jóvenes.

Los cráneos del Abydosaurus mcintoshi proporcionan ahora algunas pistas sobre cómo se alimentaban los animales terrestres más grandes que han vivido en la Tierra. “No masticaban la comida: se limitaban a tomarla y tragarla”, señala Britt. “Los cráneos suponen únicamente la centésima parte del volumen total del cuerpo y no presentan un sistema de masticación elaborado”, añade el científico estadounidense.

Todos los saurópodos comían plantas y reponían los dientes continuamente a lo largo de sus vidas. En el período Jurásico (hace entre 205 y 135 millones de años), los saurópodos tenían diferentes formas de dientes. Pero al finalizar la era de los dinosaurios, sus dientes eran estrechos, similares a lápices. Los análisis demuestran que los dientes de los Abydosaurus mcintoshi eran intermedios, lo que refleja una tendencia hacia dientes más pequeños y a una reposición más rápida.

El origen del nombre del dinosaurio

El nombre genérico hace referencia a Abydos, nombre griego de la ciudad situada junto al río Nilo (en la actualidad El Araba el Madfuna) donde se encuentra el sepulcro de la cabeza y el cuello de Osiris, dios egipcio de la vida, la muerte y la fertilidad. Abydos alude al tipo de ejemplar, que es un cráneo y un cuello encontrados en un yacimiento sobre el río Green. Sauros en griego significa lagarto.

El nombre específico de mcintoshi homenajea al paleontólogo norteamericano Jack Mcintosh por sus contribuciones al estudio de los dinosaurios saurópodos. En 1975, Mcintosh rompió el mito del brontosaurio, y lo desveló como un esqueleto mezclado, con un cuerpo de Apatosaurio y un cráneo de Camasaurio.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los babuinos con amigas viven más

Las relaciones con el sexo opuesto van más allá de la reproducción en el reino animal. En el caso de los babuinos, protagonistas del #Cienciaalobestia, los machos que establecen lazos sociales con hembras tienen una vida más larga.

Alt de la imagen
Los neandertales tenían mayor semejanza genética con los ‘Homo sapiens’ que con los denisovanos

Un equipo, con participación española, ha analizado las secuencias genéticas del cromosoma Y de neandertales y denisovanos, estrechamente relacionados evolutivamente con los primeros. Los resultados revelan, sin embargo, mayor similitud genética entre los neandertales y los humanos modernos, lo que deja a los denisovanos como un linaje de una raíz más antigua para este marcador genético.