Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren el caracol terrestre más pequeño del mundo

Un grupo internacional de científicos ha descubierto en China una nueva especie de caracol de tierra que podría ser la más pequeña documentada hasta ahora. La concha de este molusco, llamado Angustopila dominikae, mide en su parte más ancha 0,86 mm, es decir, que podrían caber casi diez de estos animales en el ojo de una aguja.

Concha del caracol Angustopila Dominikae. / Barna Páll-Gergely

El equipo ha documentado siete nuevos caracoles terrestres entre los que se encuentra el bautizado como 'Angustopila dominikae'

Un estudio, publicado en la revista ZooKeys, documenta la existencia de siete nuevas especies de caracoles terrestres entre los que se encuentra el bautizado como Angustopila dominikae que, con su concha de 0,86 mm en su mayor diámetro, podría ser el más pequeño del mundo descubierto hasta la fecha.

Al examinar muestras de suelo recogidas en una base de rocas de piedra caliza en la provincia de Guangxi (China), un equipo de científicos, liderado por la Universidad de Shinshu (China), encontró varias conchas vacías de color gris claro, todas de una altura menor a 1 mm.

A pesar de los pocos casos de especies que muestran este grado de pequeñez, el equipo documentó entre los siete nuevos caracoles de tierra el molusco de récord, Angustopila dominikae, y otro solamente una centésima de milímetro mayor, Angustopila subelevata, de 0,87 mm.

El Angustopila dominikae cabría diez veces en el ojo de una aguja. / Dr. Barna Páll-Gergely and Nikolett Szpisjak

El desafío de estudiar los pequeños moluscos

En la investigación, el equipo también mostró los desafíos a los que se enfrentan los científicos que investigan pequeños moluscos, ya que encontrar ejemplares vivos sigue siendo una tarea difícil.

Encontrar ejemplares vivos de estos caracoles diminutos sigue siendo una tarea difícil para los científicos

Por este motivo, las relaciones evolutivas entre estas especies, así como el número de variedades existentes, son aún poco conocidas.

"Los extremos en el tamaño del cuerpo de los organismos no sólo atraen la atención del público, sino que suscitan interés en cuanto a su adaptación al entorno", afirman los investigadores.

Según los expertos, "estudiar los caracoles de tierra de conchas diminutas es importante para evaluar la biodiversidad y la historia natural, así como para establecer las bases para el estudio de la evolución del enanismo en los animales invertebrados".

Referencia bibliográfica:

Páll-Gergely B, Hunyadi A, Jochum A, Asami T (2015). "Seven new hypselostomatid species from China, including some of the world's smallest land snails (Gastropoda, Pulmonata, Orthurethra)". ZooKeys 523: 31-62. DOI: 10.3897/zookeys.523.6114

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales pudieron oír y hablar como nosotros

Durante décadas la comunidad científica ha tratado de establecer si hubo alguna otra especie humana, diferente a la nuestra, que también dispusiera de lenguaje. Ahora un equipo de investigadores españoles ha reconstruido por primera vez la audición de los neandertales y ha encontrado la prueba de que hablaban.

Hallada una esquiva nueva especie de dinosaurio carnívoro en los Pirineos

Un equipo de paleontólogos ha descrito una nueva especie de dinosaurio carnívoro, a la que han denominado Tamarro insperatus, a partir de unos restos fósiles excavados en 2003 en la Conca Dellà, en Cataluña. Gracias a un hueso del pie han podido determinar que se trata de un troodóntido, un grupo de pequeños dinosaurios emplumados muy extendido por Norteamérica y Asia, pero desconocido hasta ahora en Europa.