Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
La nueva especie vivió durante el Triásico superior

Descubren en Guadalajara el primer cráneo de placodonto de la Península

Investigadores españoles han hallado en el pantano de El Atance, en Guadalajara, los restos de un tipo de reptil extinto con caparazón que habitó hace unos 235 millones de años. Los científicos describen el primer cráneo de placodonto encontrado en la península ibérica que pertenece a una nueva especie a la que han denominado Parahenodus atancensis.

Reconstrucción del placodonto. / Eloy Manzanero

Hace unos 235 millones de años, durante el Triásico, mientras los primeros dinosaurios comenzaban a ocupar la tierra firme del supercontinente Pangea, numerosos grupos de reptiles acuáticos ya habitaban las costas del antiguo Mar de Tetis en el área que actualmente ocupa el pantano de El Atance (Sigüenza, Guadalajara). Uno de estos grupos era el de los placodontos, un linaje de reptiles extinto entre los que existían representantes con caparazones que recordaban lejanamente a las tortugas.

Además de los restos de Parahenodus, El Atance ha proporcionado restos de otros reptiles marinos bien conservados que se encuentran en este momento en estudio

A pesar de que existe una razonable colección de restos de placodontos recogidos en algunos lugares de Europa, el registro de este grupo en la península ibérica era escaso y poco informativo.

En un artículo publicado recientemente en la revista científica Papers in Palaeontology, investigadores del Grupo de Biología Evolutiva de la Universidad Nacional de Educación a Distancia ( UNED) han descrito una nueva especie de placodonto del Triásico superior de Guadalajara, Parahenodus atancensis. Los restos de este ejemplar consisten en gran parte del cráneo de un individuo que ha facilitado información relevante sobre la historia evolutiva de este grupo de reptiles.

El análisis permite considerarlo como estrechamente emparentado con el placodonto Henodus chelyops, del Triásico superior de Alemania. Henodus se ha considerado tradicionalmente como un animal especialmente extraño, cuyo modo de vida y alimentación era muy diferente al de otros placodontos, lo que quedaba reflejado en una morfología craneal altamente especializada. Debido a esto, y pese a haber sido descubierto en los años 30 del siglo XX, las relaciones de parentesco de Henodus con otros placodontos se han considerado problemáticas.

El cráneo de Parahenodus atancensis presenta numerosos caracteres intermedios entre los de Henodus chelyops y los de otros placodontos menos derivados. Esto permite observar cómo fue el proceso de especialización de Henodus y hacer una propuesta sobre las relaciones de parentesco de los placodontos.

Además de los restos de Parahenodus, El Atance ha proporcionado restos de otros reptiles marinos bien conservados que se encuentran en este momento en estudio. El análisis del registro de este yacimiento va a permitir, en breve, mostrar un paisaje mucho más ajustado de lo que fueron las costas suroccidentales del Tetis a finales del Triásico.

Referencia bibliográfica:

Carlos de Miguel Chaves, Francisco Ortega y Adán Pérez-García (2018). "A new placodont from the Upper Triassic of Spain provides new insights on the acquisition of the specialized skull of Henodontidae". Papers in Palaeontology. https://doi.org/10.1002/spp2.1218

Fuente: UCC UNED
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La mejor técnica para salvar a un pequeño ratón es saber reconocerlo

El ratón recolector de las marismas, protagonista del #Cienciaalobestia, compite por su hábitat, cada vez más degradado, con ocho millones de personas en la bahía de San Francisco, en EE UU. Su conservación se complica por su similitud con otro pequeño roedor que no está peligro de extinción. Una nueva herramienta mejora su identificación para evitar su desaparición.

Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.