Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El artículo ha sido destacado por ‘ScienceShots’

Descubren los primeros pingüinos antárticos afectados por la enfermedad de la pérdida del plumaje

Un equipo de científicos ha descrito los primeros casos del síndrome de la pérdida de plumaje en pingüinos de la Antártida. Esta enfermedad provoca la caída de las plumas de las crías, dejando la piel sin la protección contra el frío que proporciona el plumaje y provocando la muerte de los pollos.

El primer pingüino de Adelia, Pygoscelis adeliae, afectado por el síndrome de la pérdida de plumaje encontrado en la Antártida. / Andrés Barbosa

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y del Instituto Antártico Argentino han detectado los primeros casos del síndrome de la pérdida de plumaje en pingüinos de la Antártida. En enero de 2014 en bahía Esperanza, donde se encuentra una de las mayores colonias de pingüinos de Adelia (Pygoscelis adeliae) con cerca de 120.000 parejas, observaron un polluelo de entre 15 y 20 días durante un censo rutinario que presentaba áreas de piel sin plumaje.

“El síndrome de la pérdida del plumaje no parece muy contagioso, pero es esencial que descubramos por qué se produce esta enfermedad”

El polluelo murió dos días después pese a no mostrar ningún síntoma de padecer otras enfermedades. Andrés Barbosa, investigador del MNCN, explica las implicaciones de la presencia de esta patología en la Antártida: “Pese a ser una zona del mundo muy remota, la enfermedad ha llegado hasta las colonias de estas aves en la Antártida lo cual supone una amenaza más contra los pingüinos. Precisamente el pingüino de Adelia es una especie muy vulnerable ante el cambio climático, que está reduciendo mucho sus áreas de distribución en la península antártica”.

A los pocos días, a un kilómetro de distancia de donde se encontraba el primer pollo afectado, los investigadores observaron a otra cría que había perdido el plumaje de la cabeza. No pudieron examinar al animal para evaluar si se trataba de esta patología o de un problema de piojos pero no volvieron a ver al polluelo durante las dos semanas que estuvieron trabajando en la zona. “Lo más probable es que muriera en los días siguientes a causa del síndrome de la pérdida de plumaje”, apunta Barbosa.

“Aún desconocemos cómo llegó la enfermedad hasta la colonia de la bahía Esperanza pero, si la causa es un agente patógeno, es posible que solo los pingüinos inmunodeprimidos desarrollen la enfermedad”, explica el investigador. “El síndrome de la pérdida del plumaje no parece muy contagioso, pero es esencial que descubramos por qué se produce esta enfermedad para saber qué riesgo sufrirá la fauna de la Antártida y establecer, si fuera necesario, medidas de protección”, concluye.

Esta enfermedad provoca la caída de las plumas de las crías de pingüino dejando la piel sin la protección contra el frío que proporciona el plumaje y provocando la muerte de los pollos. La primera vez que se detectó fue en pingüinos africanos (Spheniscus demersus) en 2006 y en pingüinos magallánicos (Spheniscus magellanicus) en 2007.

Referencia bibliográfica:

A. Barbosa, R. Colominas-Ciuró, N. Coria, M. Centurión, R. Sandler, A. Negri y M. Santos. (2014) First record of feather-loss disorder in Antarctic penguins. Antarctic Science DOI: 10.1017/S0954102014000467

Fuente: MNCN-CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Descubierta una nueva especie de briozoo en un monte submarino del mar de Alborán

Tras analizar la biodiversidad de los briozoos, unos diminutos animales coloniales que viven sujetos al fondo, en el monte submarino del Seco de los Olivos, frente a las costas de Almería, un equipo de científicos españoles y brasileños ha identificado 43 especies diferentes, de las cuales tres nunca se habían visto en el Mediterráneo y otra ha resultado ser nueva para la ciencia.

Hallan microplásticos en agua dulce de la Antártida

Científicos españoles, liderados desde la Universidad Autónoma de Madrid, han descrito por primera vez la presencia de microplásticos en el agua dulce de un área protegida de la Antártida. Los resultados confirman la presencia de fragmentos contaminantes de poliéster, acrílico y teflón, con tamaños menores a cinco milímetros y distintas formas y colores.