Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren microRNAs capaces de limitar el envejecimiento de las células

Un grupo de microRNAs contribuye a limitar la respuesta celular proliferativa evitando que las células entren en senescencia como consecuencia del estrés replicativo. Así lo indica un nuevo trabajo, publicado en la prestigiosa revista Molecular and Cellular Biology, realizado por un grupo multidisciplinar en el que participan investigadores de ciatro instituciones españoles.

Esta obra de Claudia Bentley, titulada “All seeing all controlling”, recuerda la estructura con autoapreamientos imperfectos de los miroRNAs inmaduros. Fue portada de la revista Nature Reviews of Cancer en Abril de 2006.

Los microRNAs son pequeñas moléculas de acido ribo-ribucléico de unos 23 nucleótidos de longitud, que resultan de la expresión de un tipo muy especial de genes no-codificantes, también denominados microRNAs. Estas moléculas actúan como guías dentro de complejos ribo-nucleoprotéicos para identificar moléculas de ARN mensajero expresados por genes codificantes, mermando las posibilidades de ser traducidos o incluso contribuyendo a su degradación (efectos knock-down).

Los microRNAs forman parte de los llamados mecanismos de “Interferencia génica mediada por RNA” (RNAi). Se comportan como moduladores de la expresión génica y participan en el control de la práctica totalidad de las funciones celulares. Por su pequeño tamaño habían pasado desapercibidos hasta hace pocos años, pero el descubrimiento de su efecto regulador fue premiado con la concesión del Premio Nobel de Fisiología y Medicina de 2006 a Andrew Z. Fire y Craig C. Mello.

En un reciente artículo aparecido en la prestigiosa revista Molecular and cellular Biology, un grupo multidisciplinario de investigadores coordinado por Marcos Malumbres (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, CNIO) en el que participan los equipos de José Fernández Piqueras (Departamento de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid; Centro de Biología Molecular Severo Ochoa UAM-CSIC y Unidad U-749 del CIBERER, ISCIII) y Ana Zubiaga (Universidad del País Vasco), ha demostrado que existe un grupo de microRNAs, inducidos por factores de trascripción E2F proliferantes, que contribuyen a limitar la respuesta celular proliferativa evitando que las células entren en senescencia como consecuencia del estrés replicativo.

Los resultados obtenidos apoyan la idea emergente de que los microRNAs de mamíferos no sólo participan en decisiones ejecutivas sino también en el establecimiento de un fino equilibrio entre señales u órdenes contrapuestas. Es decir, contribuyen a crear un ajuste fino de los mecanismos de control genético de los procesos celulares, en este caso, del control del ciclo celular.

Fuente: Universidad Autónoma de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Cristina Fernández, científica del Centro de Investigación Forestal de Lourizán
“Los incendios en Galicia tienen raíces profundamente sociológicas, más del 95 % son intencionados”

La actividad incendiaria es tan compleja que no existe única forma de gestión exitosa. Desde el Centro de Investigación Forestal de Lourizán, la investigadora Cristina Fernández analiza cómo reducir el riesgo y mejorar la capacidad de recuperación de los paisajes ya quemados.

Hallan un nuevo grupo de genes virales que protegen a algunos insectos frente a parásitos

Un equipo de científicos ha descubierto una nueva familia de genes presentes en la mayoría de virus de ADN que infectan a insectos, que se ha integrado múltiples veces en los genomas de su huésped y les ha conferido protección frente a determinados grupos de avispas parasitoides.