Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Patología
El estudio aparece publicado en la revista científica ‘Circulation Research’

Descubren que una proteína podría ayudar a prevenir enfermedades vasculares

Investigadores de la Universidad de Alcalá y del CNIC demuestran la importancia de la proteína ILK en las funciones vasculares . Su ausencia provoca aterosclerosis, enfermedad en la sangre fluye con dificultad por las arterias. Esta importancia podría convertir a la proteína en la clave para diseñar tratamientos de la hipertensión arterial.

SINC / Universidad de Alcalá
20/1/2012 13:25 CEST

Detección de ILK (rojo), células endoteliales (verde), en una arteria humana sana (arriba) y una arteria humana aterosclerótica (abajo)

Las enfermedades cardiovasculares son la primera cause de muerte en España y provocaron el 31,2% de las defunciones registradas en 2009, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística.

Científicos de la Universidad de Alcalá y del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) presentan en la revista Circulation Research los resultados de un estudio en el que han descubierto que las arterias afectadas por aterosclerosis, una enfermedad en las que el torrente sanguíneo fluye con dificultad por la acumulación de grasa y residuos en las arterias, no disponen de la proteína ILK.

La investigación describe como esta proteína (quinasa ligada a integrinas) contribuye en la regulación del óxido nítrico, que actúa sobre la fisiología del vaso sanguíneo. Esto la convierte una posible clave para desarrollar terapias que ayuden a prevenir enfermedades vasculares.

La ILK se produce de forma regular en la pared de las arterias sanas, pero está ausente en casos de ateroscelerosis, en las que la cubierta interna de la arteria, llamada endotelio, se deteriora y se engrosa la pared debido al depósito de células grasas y residuos, formando placas que dificultan el flujo sanguíneo.

Diana terapeutica

Constatado este hecho en pacientes humanos, los responsables de esta investigación han demostrado en modelos animales que carecen de ILK, el papel que tiene para la normal contracción y relajación de las arterias.

Por un lado, controla el tono vascular al regular la producción del óxido nítrico, el vasodilatador por excelencia, lo que la convierte es una clara diana para el tratamiento de la hipertensión arterial.

Por otra parte se relaciona directamente con la disfunción de la cubierta interna de las arterias y por ello restaurar esta zona usando esa proteína puede ser clave para prevenir la formación de placas de ateroma que dificultan el flujo de la sangre en pacientes de riesgo.

“En la actualidad llevamos a cabo una investigación enfocada al posible uso de ILK como diana molecular en la inhibición de la ruptura de placa de ateroma, mecanismo que puede contribuir de forma significativa a inhibir enfermedades cardiovasculares derivadas de la inestabilidad de placa, tales como el infarto de miocardio o los accidentes cerebrovasculares”, explica Marta Saura, investigadora del departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alcalá.

Referencia Bibliográfica
Marta Saura, Susana Márquez, Manuel Rodríguez Puyol, Beatriz Herranz y Carlos Zaragoza. “Integrin-Linked Kinase Regulates Vasomotor Function by Preventing Endothelial Nitric Oxide Synthase Uncoupling: Role in Atherosclerosis” Circulation Research, December 22, 2011.

Fuente: Universidad de Alcalá
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Descubierto un nuevo mecanismo que controla la aparición del cáncer de hígado

Científicos del CNIC han diseñado un modelo animal en el que se puede estudiar el desarrollo del cáncer de hígado causado por los ácidos biliares. Publicado en PNAS, el estudio muestra que la proteína PPARα –al ser bloqueada– reduce drásticamente la incidencia y la progresión de este tipo de tumor, denominado colangiocarcinoma.

Alt de la imagen
La historia evolutiva del sarampión pone una nueva fecha al origen del virus

El virus del sarampión empezó a infectar a los humanos unos 1.400 años antes de lo que se pensaba. Así concluye un nuevo estudio cuyos resultados pueden ayudar en la lucha contra otros patógenos humanos.