Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en 'PNAS'

Descubren una especie única de iguana rosada en las Islas Galápagos

Cuando en 1835, el naturalista británico Charles Darwin visitó el archipiélago no vio las iguanas rosadas. Habría que esperar más de 150 años para que se descubrieran, y hasta ahora para que científicos italianos y ecuatorianos determinen, gracias a los análisis genéticos, que es una especie única.

Ejemplar de iguana rosada en las Islas Galápagos. Foto: PNAS.

Tras hallar los primeros individuos de la especie en 1986 en el volcán Lobo al norte de la isla Isabela del archipiélago ecuatoriano, el equipo internacional de investigadores en colaboración con la universidad de Tor Vergata de Roma ha informado, en el último número de Proceedings National Academy of Sciences (PNAS), que el linaje de la iguana rosada se originó hace cinco millones de años, cuando las islas todavía estaban formándose.

El estudio explica que esta especie es la única evidencia de una diversificación antigua en el linaje de la iguana terrestre en las Galápagos y documenta uno de los acontecimientos más antiguos de divergencia registrados en las islas. Los científicos demuestran, además, que existe un aislamiento genético sustancial entre la rosada y las otras iguanas, siendo la primera fundamental para el reconocimiento taxonómico de las iguanas.

Aparte de la especies ya conocidas en las Galápagos, Conolophus subcristatus y Conolophus pallidus, la iguana rosada pertenece también al género de Conolophus y su color rosado se atribuyó, en un primer momento, a una despigmentación. La nueva especie tiene además manchas negras y puede tener una longitud de hasta un metro ochenta entre cuerpo y cola. A diferencia de los demás lagartos terrestres la cresta no termina en puntas.

Según el director de investigaciones del Parque Natural Galápagos, Washington Tapia, “es una especie única y de lo poco que se ha observado por el momento es que sus movimientos difieren de las demás iguanas. Pero aún se debe investigar más para determinar mejor sus características únicas”.

Aunque todavía no se ha determinado el tamaño de la población, los científicos estiman que “es pequeña porque sólo se han capturado 36 iguanas rosadas para la investigación”. Para tapia, “es sorprendente haber encontrado en el siglo XXI un hallazgo de estas características”.

Flora y fauna únicas en el mundo

Las Islas Galápagos, donde se ha descubierto esta nueva especie, fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO hace tres décadas. En 2006, las consideraron ‘en riesgo’. Las 13 islas principales y los 17 islotes en el océano Pacífico sirvieron de “laboratorio natural” a Darwin que concibió la teoría de la evolución de las especies. Desde 2001, el área protegida se ha extendido a la reserva marina.

--------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Gabriele Gentile, Anna Fabiani, Cruz Marquez, Howard L. Snell, Heidi M. Snell, Washington Tapia, Valerio Sbordoni. “An overlooked pink species of land iguana in the Galápagos” PNAS online Enero 5, 2009, doi:10.1073/pnas.0806339106

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Efectos a largo plazo de la caza furtiva: los elefantes sin madre sobreviven menos

Tras analizar datos individuales de elefantes recogidos durante décadas, dos estudios paralelos muestran los efectos negativos que la caza ilegal genera en estos grandes mamíferos, protagonistas de #Cienciaalobestia. Los que han quedado huérfanos tienen menos opciones de supervivencia, incluso después del periodo de lactancia, y sin ellos las poblaciones disminuyen.

Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente.