Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Desvelada la estructura de la cola del virus bacteriófago T7

Un nuevo estudio sugiere la existencia de vínculos evolutivos en la estructura y función de todos los virus. El trabajo, con participación del CSIC, ha sido publicado en The Journal of Biological Chemistry.

Estructura de la cola del virus bacteriófago T7./ J. L. Carrascosa

Una investigación, en la que participan científicos del Centro Nacional de Biotecnología (CSIC), ha desvelado la estructura de la cola del virus bacteriófago T7. El pasado año ya publicaron en la revista PNAS la estructura de una de las proteínas que permite a este virus anclarse sobre la superficie de las bacterias.

El actual trabajo, publicado en The Journal of Biological Chemistry, sugiere la presencia de similitudes entre la estructura de la cola de este virus y la cola de otros sistemas virales no relacionados con T7, lo que implicaría que existen vínculos evolutivos en la estructura y la función de todos los virus.

“Los bacteriófagos son virus que infectan a bacterias y desempeñan un papel muy importante en la biología molecular moderna, ya que son excelentes sistemas de estudio por su simplicidad genética y su complejidad funcional y estructural”, explica José L. Carrascosa, uno de los autores del nuevo artículo.

Los bacteriófagos son virus que infectan a bacterias

“La cola de los bacteriófagos de ADN bicatenario es un complejo macromolecular muy sofisticado, mediante el cual el virus selecciona la bacteria a la que va a infectar, se fija a ella y la inyecta su genoma para que empiece el proceso de infección”, continúa el experto.

El modelo de cola

La cola de T7 es un complejo formado por cuatro proteínas distintas, presentes en múltiples copias. La labor de los investigadores ha sido, mediante una combinación de técnicas de biología molecular y criomicroscopía electrónica, definir cuáles son esas proteínas, su localización exacta y el número de copias de cada una dentro del complejo.

“Para ello hemos clonado todas las proteínas de cola, las hemos expresado in vitro y hemos generado subcomplejos con diferentes combinaciones de proteínas. La comparación de estos subcomplejos con la cola extraída de los virus nativos ha permitido proponer este modelo de cola”, añade Ana Cuervo, primera autora del trabajo.

En este trabajo también ha participado el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Nanociencia.

Referencia bibliográfica:

Ana Cuervo, Mar Pulido‐Cid, Mónica Chagoyen, Rocío Arranz, Verónica A. González‐García, Carmela Garcia‐Doval, José R. Castón, José M. Valpuesta, Mark J. van Raaij, Jaime Martín‐Benito, José L. Carrascosa. Structural Characterization of the Bacteriophage T7 Tail Machinery. The Journal ofBiological Chemistry. DOI: 10.1074/jbc.M113.491209.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Estas células madre resisten el envejecimiento y mantienen la regeneración muscular hasta la vejez

Investigadores españoles han descrito en ratones cómo todas las células madre musculares no envejecen igual, y han identificado un subgrupo con una capacidad regenerativa superior que se mantiene hasta la edad geriátrica. Los resultados se publican hoy en Nature Cell Biology.

Alt de la imagen
Descubierto un gen crucial para el desarrollo del sarcoma de Ewing

El gen RING1B es clave para el desarrollo del sarcoma de Ewing, un tumor óseo maligno que se forma en el hueso o en el tejido suave y que afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. El hallazgo abre la puerta al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.