Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Detectan los microorganismos implicados en la conjuntivitis neonatal en Angola

Una investigación del Instituto de Oftalmobiología Aplicada de la Universidad de Valladolid sobre conjuntivitis neonatal ha identificado los microorganismos más frecuentes implicados en esta enfermedad, que puede causar ceguera a tres de cada diez niños que la contraen. Los resultados se circunscriben a Angola, ya que los profesionales angoleños de este campo se forman en Valladolid desde hace dos décadas.

La conjuntivitis neonatal que puede causar ceguera aproximadamente a tres de cada diez niños que la contraen./ hdptcar

Una investigación de la Universidad de Valladolid ha detectado los microorganismos más frecuentes implicados en la conjuntivitis neonatal de Angola y ha estudiado el papel de la povidona yodada –utilizado frecuentemente como desinfectante y antiséptico– para prevenir este tipo de infecciones, lo que se conoce como profilaxis. La investigadora del Instituto Oftalmológico Nacional de Angola (IONA), Isabel Alexandre, lidera el estudio.

El IONA trabaja desde hace casi dos décadas formando a profesionales sanitarios en Angola y tratando de poner en marcha planes para reducir el impacto de enfermedades infecciosas oculares como la oftalmía neonatal (conjuntivitis), que puede causar ceguera aproximadamente a tres de cada diez niños que la contraen.

Las infecciones de los niños “son un espejo de las infecciones que tienen las madres”, lo que demuestra la importancia de los programas de prevención

En el estudio de Alexandre, iniciado en 2008 y publicado en las revistas Emerging infectious diseases y Journal of ophthalmology, se han incluido 317 muestras endocervicales de madres y 245 muestras procedentes de frotis conjuntivales de niños recién nacidos procedentes de dos unidades materno-infantiles de Luanda, la capital del país.

Estos niños fueron divididos al azar en dos grupos: en uno de los grupos no se realizó ninguna intervención y en el otro se aplicó una gota en cada ojo de povidona iodada, el principal compuesto del conocido Betadine, el antiséptico y desinfectante más utilizado actualmente en el mundo.

Un total de 42 de estos recién nacidos presentaba alguna patología ocular y 11 de ellos (un 4,4%) mostraba signos clínicos de conjuntivitis aguda. Como destaca la investigadora Alexandre, “por primera vez en el país se ha confirmado que los patógenos que provocan la conjuntivitis del recién nacido son los microorganismos que producen las Infecciones Transmisibles Sexualmente (ITS) en las mujeres: Chlamydia trachomatis, Neisseria gonorrhoeae y Mycoplasma genitalium”.

Es decir, las infecciones de los niños “son un espejo de las infecciones que tienen las madres”, lo que demuestra la importancia de la implantación de programas de prevención “que realicen un seguimiento prenatal, hagan despistaje de las infecciones vaginales en la madre, las traten y eviten que el niño tenga riesgo de infección”.

Segundo caso de infección por Mycoplasma genitalium en el mundo

“Se trata de la segunda vez que se describe en el mundo a recién nacidos infectados por esta bacteria”, apunta Alexandre

Los investigadores han detectado dos niños con conjuntivitis aguda infectados por Mycoplasma genitalium. “Se trata de la segunda vez que se describe en el mundo a recién nacidos infectados por esta bacteria”, apunta Alexandre, quien subraya que también se ha logrado cuantificar la tasa de transmisión de estos tres gérmenes, “un 50 por ciento en el caso de Chlamydia trachomatis y Neisseria gonorrhoeae y un 10’5 por ciento en el deMycoplasma genitalium”.

En cuanto a la eficacia de la povidona yodada como tratamiento preventivo, no se ha podido comprobar debido a que han sido pocas las madres que han seguido las instrucciones transmitidas por los investigadores.

“Las madres fueron entrenadas para identificar signos de conjuntivitis y se les solicitó asistir a una visita de seguimiento, pero solo 16 de los niños incluidos en el estudio regresaron”, lamenta Alexandre, cuyo objetivo ahora es regresar a Angola y presentar los resultados del estudio al Ministerio de Salud. “Queremos proponer un plan para que haya una profilaxis con povidona yodada en todos estos niños e instituir un examen básico ocular primero en la capital, Luanda, y después extenderlo a todas las maternidades del país”, concluye.

Referencias bibliográficas:

Alexandre, I., Justel, M., Martinez, P., Ortiz de Lejarazu, R., y Pastor, J. C. (2015). “First Attempt to Implement Ophthalmia Neonatorum Prophylaxis in Angola: Microorganisms, Efficacy, and Obstacles”. Journal of ophthalmology, 2015.

Justel, M., Alexandre, I., Martínez, P., Sanz, I., Rodriguez-Fernandez, A., Fernandez, I., ... y de Lejarazu, R. O. (2015). “Vertical Transmission of Bacterial Eye Infections, Angola, 2011–2012”. Emerging infectious diseases, 21(3), 471.

Fuente: DICYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Desarrollado un organoide que reproduce el corazón embrionario

Científicos de Suiza han utilizado organoides –órganos en miniatura cultivados en el laboratorio– para reproducir las primeras etapas del desarrollo del corazón. Este modelo pionero, publicado en Cell Stem Cell, podría usarse en el futuro para detectar los factores que intervienen en las enfermedades cardíacas congénitas.

Cómo se produce el síndrome congénito de microcefalia que genera el zika

Un enzima del virus del Zika interacciona con varias proteínas localizadas en la base del cilio primario –presente en la membrana plasmática de la mayoría de las células de mamífero–, lo que causa la generación prematura de neuronas. Según un nuevo estudio publicado en Cell Stem Cell por investigadores españoles, esto provoca la parada del crecimiento del cerebro durante el desarrollo fetal.