Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida
El estudio se ha publicado en ‘Fisheries Research’

Detectan ocho especies de peces salvajes en piensos para acuicultura

Investigadores de la Universidad de Oviedo han analizado por primera vez un fragmento de ADN de piensos comerciales para cíclidos de acuario, salmones de acuicultura y peces marinos de acuario. Los resultados demuestran que para fabricar este alimento se han empleado ocho especies diferentes de peces marinos de altos niveles tróficos, en parte procedentes directamente de pesquerías extractivas.

Piscifactoría de salmón. Imagen: Norsk Havbrukssenter.
Detectan ocho especies de peces salvajes en piensos para la acuicultura . Foto: Norsk Havbrukssenter.

Investigadores de la Universidad de Oviedo han analizado por primera vez un fragmento de ADN de piensos comerciales para peces de acuicultura y de acuario. Los resultados demuestran que para fabricar este alimento se han empleado ocho especies diferentes de peces marinos de altos niveles tróficos, en parte procedentes directamente de pesquerías extractivas.

Detectan ocho especies de peces salvajes en piensos para la acuicultura
Piscifactoría de salmón. Imagen: Norsk Havbrukssenter.
Detectan ocho especies de peces salvajes en piensos para la acuicultura . Foto: Norsk Havbrukssenter.

Investigadores de la Universidad de Oviedo han analizado por primera vez un fragmento de ADN de piensos comerciales para peces de acuicultura y de acuario. Los resultados demuestran que para fabricar este alimento se han empleado ocho especies diferentes de peces marinos de altos niveles tróficos, en parte procedentes directamente de pesquerías extractivas.

Detectan ocho especies de peces salvajes en piensos para la acuicultura

La acuicultura surgió inicialmente como una iniciativa ecológica para reducir la presión pesquera y cubrir las necesidades de alimentación humanas. Pero se enfrenta a un problema: los consumidores prefieren especies carnívoras, como el salmón y el bacalao, que requieren toneladas de proteínas de alta calidad para su rápido y óptimo desarrollo.

“Si estas proteínas se obtienen de pesquerías extractivas, la acuicultura deja de ser una alternativa a la sobrepesca y pasa a contribuir a ella, convirtiéndose finalmente en un riesgo para los ecosistemas marinos naturales”, señala a SINC Alba Ardura, autora principal del estudio, publicado en Fisheries Research, e investigadora del departamento de Biología Funcional de la Universidad de Oviedo.

El equipo de investigación analizó un fragmento de ADN procedente de piensos comerciales destinados a cíclidos de acuario, salmones de acuicultura y peces marinos de acuario. Tras eliminar el aceite y las grasas de la comida, se obtuvieron secuencias de ADN que se compararon con bases de datos públicas para identificar las especies halladas.

A partir de las muestras de alimento para peces, cedidas por productores y adquiridas en tiendas de animales, los investigadores detectaron en los piensos ocho especies de peces marinos salvajes que pertenecen a altos niveles tróficos en la cadena alimentaria.

Los desechos industriales derivados del procesamiento y comercialización para consumo humano de la anchoveta peruana (Engraulis ringens), el espadín (Sprattus sprattus), el bacalao del Pacífico (Gadus macrocephalus), el merlán (Merlangius merlangus), el arenque común (Clupea harengus), el lanzón del Pacífico (Ammodytes personatus), el jurel (Trachurus symmetricus), y la caballa pintoja (Scomber australasicus) permiten fabricar harinas de pescado para peces de acuicultura.

Sin embargo, según la investigadora, “algunas de las especies encontradas en estos piensos se comercializan en fresco sin procesar, y se sospecha que su aparición en piensos para acuicultura procede directamente de pesquerías extractivas”. Es el caso particular del arenque y del lanzón del Pacífico.

La investigación sugiere que este tipo de acuicultura se mantiene en parte por las pesquerías, y algunos peces son alimentados por peces salvajes vendidos “enteros” (sin procesar) y frescos directamente de los buques de pesca.

Proteínas vegetales, una alternativa

“Si se utilizan especies procedentes de la pesca extractiva para alimentar peces de cultivo, entonces la acuicultura no contribuye a minimizar la sobrepesca”, advierte la experta quien propone revisar “urgentemente” la composición de los piensos de acuicultura para sustituirlos por otras proteínas. El objetivo es disminuir la explotación de poblaciones naturales de peces.

Ardura plantea aumentar los esfuerzos para conseguir proteínas de alta calidad procedentes de otras fuentes, como las proteínas vegetales, que permitirán suplir las necesidades nutricionales de los peces cultivados. De este modo se logrará “minimizar el impacto de la acuicultura sobre las poblaciones salvajes”.

Referencia bibliográfica:

Ardura, A.; Horreo, J. L.; Hernández, E.; Jardon, A.; Pola, I. G.; Martínez, J. L.; García-Vázquez, E. “Forensic DNA analysis reveals use of high trophic level marine fish in commercial aquaculture fish meals” Fisheries Research 115: 115-120 DOI: 10.1016/j.fishres.2011.08.011 Marzo de 2012.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La reintroducción de gacelas de Cuvier recupera la especie en su hábitat natural

En una instalación singular del CSIC en Almería y en el Oasis Park Fuerteventura criaron a 43 gacelas Cuvier para ser reintroducidas en Túnez. El estudio de los tres años posteriores a este trabajo muestra el notable incremento de la población y sugiere la existencia de una variabilidad genética mayor que la de la población cautiva.

Alt de la imagen
Alargan la vida del subproducto de manzana y mejoran sus propiedades prebióticas

La producción de zumos y sidras genera un subproducto que supone hasta un 30% de la manzana, que se destina a animales o acaba desechándose por su corta duración, a pesar de ser una fuente de fibra alimentaria. Estudios liderados por la Universidad Complutense de Madrid han conseguido alargar su vida útil e incrementar sus propiedades, entre ellas las prebióticas.