Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Determinan la estabilidad de los compuestos de arsénico en algas comestibles

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han estudiado la estabilidad de distintas especies de arsénico presentes en algas marinas comestibles. El objetivo es determinar las condiciones de almacenamiento y conservación idóneas y mejorar la seguridad alimentaria.

Alga hijiki deshidratada. / UPM

Gracias al desarrollo de un método analítico específico, un grupo de investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Civil de la UPM han estudiado la estabilidad de diferentes especies químicas de arsénico presentes en el alga marina comestible hijiki (Hizikia fusiformis), tanto en la muestra sólida como en sus extractos acuosos.

Los resultados muestran que todas las especies de arsénico presentes permanecen estables durante al menos un año en la muestra sólida, sin especiales condiciones de conservación; y durante un periodo máximo de una semana, en el caso del extracto acuoso de la misma alga, siendo necesaria su refrigeración. Esta información es clave a la hora de establecer las condiciones de conservación más adecuadas, con el fin de asegurar la exactitud de los análisis químicos.

Durante los últimos años, una rama de la química analítica se ha enfocado hacia la investigación denominada 'especiación' química, desarrollando métodos de análisis que permitan diferenciar entre las distintas especies de un elemento. Esto se debe a que las propiedades químicas, biológicas y toxicológicas de los elementos dependen de la forma química en la que se encuentren. En el caso concreto del arsénico, se han identificado hasta la fecha más de 50 especies químicas, tanto en el medio ambiente como en los sistemas biológicos, algunas de ellas de elevada toxicidad, mientras que otras se consideran inocuas incluso a altas concentraciones.

Los resultados muestran que todas las especies de arsénico presentes permanecen estables durante al menos un año en la muestra sólida

Estabilidad de especies químicas

Los estudios de estabilidad de especies químicas, permiten detectar transformaciones e interconversiones entre ellas, así como posibles pérdidas durante los procesos de almacenamiento de muestras y análisis químico. De este modo, es posible establecer las condiciones de conservación idóneas, lo que repercute, por tanto, en la seguridad de los análisis y en la exactitud de los resultados obtenidos.

El grupo de investigación Tecnología de Materiales y Medio Ambiente (TEMATMA), liderado por la profesora Mª Ángeles Quijano, ha desarrollado un método analítico basado en el acoplamiento de la cromatografía líquida de alta eficacia con la espectrometría de fluorescencia atómica, que permite determinar hasta once especies de arsénico en algas marinas comestibles, previa extracción con agua desionizada asistida por microondas.

Empleando este método de análisis, se han realizado estudios de estabilidad de especies de arsénico en el alga marina comestible hijiki (Hizikia fusiformis), tanto en la muestra sólida original (deshidratada), como en sus extractos acuosos. Este alga fue seleccionada por presentar hasta seis especies distintas de arsénico, tanto inorgánicas (arseniato -segunda especie de arsénico en orden de toxicidad), como orgánicas (ácido dimetilarsínico y cuatro arsenoazúcares), así como por constituir una de las algas más consumidas como alimento en Japón.

Los resultados obtenidos mostraron que todas las especies presentes permanecían estables, durante al menos un año, en la muestra sólida, almacenada en recipientes de poliestireno a +20 °C. Con respecto a los extractos acuosos de la misma alga, y para evitar su análisis inmediato, es recomendable su conservación a temperaturas de +4 °C, pudiendo emplearse tanto recipientes de poliestireno como de vidrio ámbar, durante un periodo máximo de una semana, tiempo a partir del cual algunos de los compuestos orgánicos dejaban de permanecer estables.

Estas investigaciones han contribuido a incrementar la información existente acerca de la estabilidad de compuestos de arsénico en algas marinas, así como de las condiciones de conservación adecuadas de las muestras sólidas y de sus extractos. Esto, además de ser de gran interés en el campo de la química analítica, ya que influye en gran medida en la obtención de resultados fiables y exactos en los estudios de 'especiación' de arsénico, es de suma importancia en el campo de la seguridad alimentaria.

Referencia bibliográfica:

S. García-Salgado; M.A. Quijano. Stability of toxic arsenic species and arsenosugars found in the dry alga Hijiki and its water extracts. Talanta 2014, 128, 83-81 (DOI:10.1016/j.talanta.2014.04.038).

Fuente: Universidad Politécnica de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Portada del 'Chemistry - A European Journal'
Sintetizan una molécula única en su especie que contiene plata

Investigadores de Zaragoza han aislado por primera vez el fluoruro organometálico de plata (III). Demostrar su existencia ayudará a mejorar la síntesis de compuestos organofluorados, utilizados en multitud de medicamentos y agentes agroquímicos.

Alt de la imagen
El desmantelamiento de residuos electrónicos expone a compuestos peligrosos para la salud

Algunos contaminantes que se usan en el aislamiento de cables, las carcasas de plástico, los paneles LCD y los tableros de circuitos de equipos eléctricos y electrónicos suponen un riesgo para la salud. Esta es la conclusión de un estudio con participación de investigadores del CSIC que ha evaluado la exposición de unos trabajadores de desmantelamiento de residuos electrónicos en Bangladesh.