Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Detienen en Tenerife a una persona con 21 ejemplares de un ave única de Canarias

La Guardia Civil ha incautado más de una veintena de pinzones azules de Tenerife que un individuo pretendía trasladar de forma ilegal desde el aeropuerto Reina Sofía a Italia. El pinzón azul es una especie presente únicamente en Canarias en todo el mundo, catalogada como amenazada, y que se está viendo afectada por el tráfico ilegal de ejemplares.

Pinzón del Teide. / Juan Bécares | SeoBird/Life.

La Guardia Civil ha logrado frenar un grave expolio de la fauna amenazada española, al decomisar un total de 21 ejemplares de pinzón azul de Tenerife que pretendían sacarse de forma ilegal de la isla de Tenerife con destino a Milán (Italia).

Varias de las aves estaban marcadas por ornitológos, una de ellas con anilla ICONA-Ministerio de Medio Ambiente

La intervención ocurrió hace semanas y las investigaciones han seguido hasta ahora. Varias de las aves estaban marcadas por ornitológos, una de ellas con anilla ICONA-Ministerio de Medio Ambiente, lo que ha permitido identificar al ave como un ave silvestre anillada en 2006 en Las Lajas (Vilaflor).

El ave tiene por tanto nueve años. El marcaje de pinzones azules se lleva realizando desde principios del año 2006 dentro de un proyecto de seguimiento de la población para estudiar parámetros de distribución de juveniles, supervivencia, etc.

El tráfico ilegal de especies es una actividad muy lucrativa y aún en la actualidad muy poco controlada, que está llevando a la amenaza extrema y la extinción a muchas especies a nivel mundial. En Canarias, ya se han advertido numerosos casos de tráfico de especies y subespecies endémicas del archipiélago, que resultan muy atractivas para su venta en el mercado internacional dada su singularidad y exclusividad.

Más concretamente, en el caso del pinzón azul de Tenerife ya se tenía constancia de estas prácticas ilegales, en las que los ejemplares son capturados clandestinamente y enviados a diversos países europeos tales como Alemania, Bélgica e Italia, donde son adquiridos por criadores de aves. De hecho, esta práctica está recogida como un factor de amenaza en los distintos documentos y planes de conservación con los que cuenta la especie.

“Este nuevo caso viene a corroborar que esta práctica se mantiene y que debe ser controlada y perseguida de forma contundente ya que puede poner en peligro las poblaciones de esta especie, y especialmente la subespecie de pinzón azul de Gran Canaria, muy amenazada y catalogada en peligro de extinción en los catálogos español y canario de especies amenazadas”, asegura Cristina González, delegada de SEO/BirdLife en Canarias.

Viven únicamente en los pinares de Tenerife y Gran Canaria

Los pinzones azules, endemismos canarios

Viven únicamente en los pinares de Tenerife y Gran Canaria, constituyendo dos subespecies diferentes. La de Tenerife se distribuye por la práctica totalidad de los pinares de la isla gozando de un favorable estado de conservación.

Sin embargo, la subespecie de Gran Canaria se encuentra confinada en dos zonas muy concretas del ya fragmentado pinar de la isla, albergando una población muy pequeña y amenazada que no alcanza los 300 ejemplares.

Los incendios forestales, en gran medida, la pequeña población y los efectos que de ello se derivan, los depredadores naturales e introducidos, los años de escasas lluvias, etc., ponen en serio peligro a esta subespecie.

Fuente: SEO/BirdLife
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.