Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Diseñan un método de identificación molecular utilizado por primera vez en especies de aves

Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha diseñado un método de análisis molecular de especies, que se ha utilizado por primera vez en aves y que permitirá el estudio de poblaciones reducidas y amenazadas. La técnica de análisis se ha aplicado en la identificación de los excrementos de especies del mismo género (congenéricas) que ocupan el mismo hábitat (simpátricas). En concreto, la nueva metodología ha permitido identificar molecularmente las dos palomas endémicas y amenazadas de Canarias: Turqué (Columba bollii) y Rabiche (Columba junoniae).

Ejemplares de palomaTurqué (izqda.) y Rabiche (dcha). Foto: A. Martín.

Uno de los autores del estudio, Manuel Nogales, que trabaja en el Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (CSIC), en Tenerife, explica: “La aplicación de esta metodología permitirá el análisis de la dieta, la distribución o el uso del hábitat en especies que presentan poblaciones reducidas o amenazadas, una situación que acontece con relativa frecuencia en ecosistemas insulares”.

La nueva técnica, cuyo diseño ha sido publicado en la revista Ibis, está basada en un método no invasivo, el análisis de los excrementos, que no requiere la captura de las palomas, de conducta bastante elusiva, lo que permite que durante su estudio no se altere la actividad diaria natural de estas aves amenazadas.

“El análisis molecular resulta especialmente útil para la identificación y diferenciación de dos especies de paloma altamente emparentadas por vivir en el mismo hábitat. Por ejemplo, nos es útil saber cómo se distribuyen en el territorio o si están compitiendo por el mismo recurso alimentario, para poder desarrollar estrategias de conservación”, subraya Nogales.

De una paloma a tres

“Las palomas estudiadas probablemente evolucionaron en hábitats diferentes, la Turqué ligada al bosque de Laurisilva [entre 600 y 1.500 metros sobre el nivel del mar] y la Rabiche al bosque termófilo, inferior en altitud [entre 300 y 600 metros sobre el nivel del mar]”, narra Nogales. Dada la gran regresión sufrida en el bosque termófilo, debido al asentamiento histórico de núcleos de población desde la conquista europea de las islas en el siglo XV, ambas especies de paloma habitan en la actualidad en simpatría en el bosque de laurisilva.

En 1835, las tres especies de paloma de Madeira y Canarias fueron descritas como una sola especie: Columba laurivora. Habría que esperar hasta 1872 para que la paloma Turqué (C.bollii) fuera descrita y hasta 1916 para la identificación de la paloma Rabiche (C.junoniae).

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una ballena puede consumir más de tres millones de microplásticos cada día

Aunque se ha detectado la presencia de microplásticos en todos los ecosistemas marinos, calcular la cantidad a la que se exponen grandes mamíferos como las ballenas, protagonistas del #Cienciaalobestia, no es tarea fácil. Un nuevo estudio ha estimado a través de sus heces el número de compuestos de los que se alimentan: 21 microfragmentos de plástico por cada seis gramos de excremento.

La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.