Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Farmacología

Diseñan un nanomedicamento oral que evita la toxicidad en los riñones

Científicos europeos, entre los que se encuentran investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, han diseñado un nanomedicamento que, administrado de forma oral, se acumula en el bazo, hígado y pulmón, y evita la toxicidad en los riñones. El nuevo compuesto, probado en ratones y perros, ha resultado útil en el tratamiento de infecciones fúngicas y leishmaniasis.

Gracias a su diminuto tamaño, los nanomedicamentos consiguen mayor efectividad en el suministro de los principios activos. / Argonne National Laboratory

El principal problema de los fármacos ingeridos por vía oral es su dificultad para actuar en órganos determinados, al diseminarse por todo el organismo a través del torrente sanguíneo. Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), en colaboración con otras instituciones, han diseñado un nanomedicamento que, administrado de forma oral, actúa específicamente en el bazo, el hígado y el pulmón.

Al reducir la acumulación a nivel renal, se disminuye su toxicidad y se puede administrar una mayor dosis

“Lo ideal es hacer llegar la mayor cantidad posible de fármaco a los órganos ‘diana’ y reducir la cantidad en aquellos lugares donde produce toxicidad, como pueden ser los riñones”, explica Dolores R. Serrano, del departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la UCM y una de las autoras del estudio.

Los científicos han utilizado nanopartículas de tipo GCPQ (inferiores a 250 nanómetros) a las que han incorporado anfotericina B, un fármaco antifúngico utilizado para tratar candidiasis, aspergilosis y leishmaniasis por vía intravenosa. Su uso oral resulta tóxico en otros órganos.

El estudio, publicado en la revista Molecular Pharmaceutics, revela cómo las nanopartículas suministradas de forma oral a ratones y perros con estas enfermedades conseguían acumularse en el bazo, el hígado y el pulmón, dejando en los riñones una toxicidad mínima.

“Al reducir la acumulación a nivel renal, se disminuye también su toxicidad en este tejido, y así se puede administrar una mayor dosis para conseguir una mejor eficacia”, indica Juan José Torrado, investigador del mismo departamento y coautor del estudio.

La acumulación selectiva en el bazo y el hígado es importante para tratar la leishmaniasis visceral, una infección producida por parásitos ubicados especialmente en estos dos órganos. Su acumulación en el pulmón resulta útil para infecciones fúngicas como la aspergilosis.

Evita ingresos hospitalarios

Otra de las ventajas del nanomedicamento ingerido por vía oral es que evita la hospitalización y los efectos adversos relacionados con la administración intravenosa del fármaco, lo que resultaría especialmente útil para países en vías de desarrollo.

El nanomedicamento ingerido evita la hospitalización y los efectos adversos relacionados con la administración intravenosa

“El precio medio del tratamiento intravenoso con una única dosis a un paciente de 70 kg ronda los mil euros, sin tener en cuenta los costes relacionados con el personal sanitario y la hospitalización del paciente”, afirma Serrano. “En países en vías de desarrollo este precio está fuera del alcance económico en muchos casos”, añade Paloma Ballesteros, también investigadora de la UCM y coautora del estudio. El siguiente paso de la investigación será realizar nuevos estudios en perros, antes de pasar a humanos.

“En el mundo veterinario, la leishmaniasis es un problema grave porque un alto porcentaje de casos termina con la muerte del animal”, señala Francisco Bolás, del departamento de Parasitología de la UCM y otro de los autores del artículo. Los científicos avanzan que ya hay un par de empresas interesadas en el proyecto y están estudiando la viabilidad de producir la formulación a escala industrial.

Según el equipo, la ventaja de los nanomedicamentos respecto a los productos tradicionales es que su diminuto tamaño –las nanopartículas son decenas de miles de veces más pequeñas que el grosor de un cabello– les permite adquirir unas propiedades diferentes a los medicamentos convencionales, consiguiendo mayor efectividad en el suministro de los principios activos.

Referencia bibliográfica:

Dolores R. Serrano, Aikaterini Lalatsa, M. Auxiliadora Dea-Ayuela, Pablo E. Bilbao-Ramos, Natalie L. Garrett, Julian Moger, Josep Guarro, Javier Capilla, M. Paloma Ballesteros, Andreas G. Schätzlein, Francisco Bolás, Juan J. Torrado y Ijeoma F. Uchegbu. “Oral Particle Uptake and Organ Targeting Drives the Activity of Amphotericin B Nanoparticles”. Molecular Pharmaceutics, 12 (2), 2015. DOI: 10.1021/mp500527x.

Fuente: UCM
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Solo se ha probado en ratones
Presentan otra candidata a vacuna experimental para la COVID-19 en el primer estudio de este tipo revisado por pares

Científicos de la Universidad Pittsburg en EE UU han anunciado una posible vacuna contra el nuevo coronavirus. En forma de parche con microagujas y por ahora testeada únicamente en roedores, permite producir anticuerpos específicos para el SARS-CoV-2. Ahora deberán solicitar el permiso para iniciar el ensayo en humanos.

Alt de la imagen
Luis Enjuanes, director del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología
“Cuando acabe la pandemia, no olvidemos seguir con toda la investigación que se ha puesto en marcha”
Núria Jar

El virólogo líder de la búsqueda de una vacuna, que dio positivo por COVID-19 la semana pasada, no presenta síntomas y su salud es buena. Desde su casa, Enjuanes continúa activo y reivindica el papel de la I+D: “Se trabaja a toda máquina cuando hay una necesidad urgente y luego, cuando desaparece, ya nadie se acuerda”, pero “la experiencia demuestra que cada 8 o 10 años sale un coronavirus mortal para los humanos”.