Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Dos leones víctimas del circo y la guerra se reencuentran en Sudáfrica

La leona Nala fue rescatada de un criador ilegal relacionado con el mundo del circo en Francia. Tras su estancia en el centro de rescate AAP Primadomus en Villena (Alicante), ha sido trasladada esta semana a un santuario en Sudáfrica donde le espera un macho salvado in extremis de un zoo de las proximidades del escenario bélico de Alepo en Siria. Son protagonistas de #Cienciaalobestia.

La leona Nala en las instalaciones del centro de rescate español. / AAP Primadomus

Nala estaba destinada a ser una leona de circo. Llevaba una vida solitaria y actuaba todos los días hasta que fue decomisada por las autoridades francesas en un criadero ilegal de animales de circo. Después fue rescatada por la organización de bienestar animal y centro de rescate AAP Primadomus.

Tras una temporada en el centro de recuperación de Villena en Alicante donde la leona ha vuelto a encontrar sus instintos, Nala está preparada para emprender su último viaje hacia el santuario llamado Lionsrock de la organización FOUR PAWS en Sudáfrica. Esta semana ha sido trasladada al parque donde le espera un joven macho, Saeed, salvado de un zoo arrasado por la guerra en Siria.

“El caso de Nala se podría haber evitado de existir ya una prohibición europea del uso de animales salvajes en los circos”, indica Pilar Jornet

“Las circunstancias que conducen al drama de Siria y Alepo son increíblemente complejas, y las soluciones están fuera de nuestro alcance. Sin embargo, el caso de Nala y los otros animales rescatados en la misma operación se podría haber evitado de existir ya una prohibición europea del uso de animales salvajes en los circos y su cría para dicho propósito”, indica Pilar Jornet, directora de AAP Primadomus.

Hacia un futuro sin circos 

Según un estudio reciente, presentado por Eurogroup for Animals, más de 300 incidentes con animales salvajes se han producido en los circos de la Unión Europea durante los últimos 22 años. El uso de estos animales en estos espectáculos está muy relacionado además con la tenencia ilegal de especies salvajes dentro de la UE. El caso de Nala no es aislado.

“Esta misma semana se ha encontrado en Holanda un cachorro de león abandonado por un particular procedente de Bélgica, que a su vez lo había recibido de un circo francés”, informa Jornet. En España, el 73% de las personas opinan que no se debería permitir el uso de animales salvajes en circos en Europa, según una reciente encuesta.

La reubicación de Nala en Sudáfrica permite al centro de rescate alicantino liberar espacio para otros animales que esperar para ser rescatados. “El rescate, la rehabilitación y la reubicación de Nala soluciona la parte práctica del problema. Pero la prohibición definitiva de los circos con animales salvajes será la que cambie su destino para siempre”, concluye la experta.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Polinesios y nativos americanos se mezclaron antes de colonizar la Isla de Pascua

La isla situada en el océano Pacífico frente a las costas de Chile se pobló hace unos ocho siglos, pero hasta ahora no estaba claro el origen de sus primeros habitantes. Un nuevo estudio genómico indica que los navegantes polinesios se mezclaron con los habitantes de Colombia o Ecuador en las islas o en algún punto de su periplo antes de viajar hacia Rapa Nui.

Alt de la imagen
Esta primavera ha registrado el mayor número de mosquitos tigre de los últimos cinco años

El mosquito tigre se ha hecho fuerte en España y ha incrementado su número en un 70 % en el primer semestre, respecto a 2018, según los datos de la app de ciencia ciudadana Mosquito Alert. Entre las causas: las altas temperaturas, la lluvia y el confinamiento, que ha impedido el cuidado de numerosas segundas residencias en el litoral mediterráneo.