Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Estos hábitats están incluso más amenazados que los bosques tropicales

El 58% de las praderas submarinas del planeta se encuentra en declive

La tasa de pérdida de las praderas submarinas se acelera en todo el planeta, de forma similar e incluso superior a las de otros ecosistemas amenazados, como los arrecifes de coral y los bosques tropicales. Estos son los resultados de la primera evaluación global sobre estos hábitats realizada por un equipo internacional en el que ha participado el oceanógrafo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Carlos Duarte. El análisis, que acaba de publicar la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense (PNAS) en su último número, señala que el 58% de estos ecosistemas se encuentra en declive.

Pradera de posidonia oceánica en Formentera. Las praderas de posidonia, declaradas Patrimonio de la Humanidad, son hábitats con un enorme valor ecológico y se encuentran en fase de regresión acelerada.

La tasa de pérdida de las praderas submarinas se acelera en todo el planeta, de forma similar e incluso superior a las de otros ecosistemas amenazados, como los arrecifes de coral y los bosques tropicales. Estos son los resultados de la primera evaluación global sobre estos hábitats realizada por un equipo internacional en el que ha participado el oceanógrafo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Carlos Duarte. El análisis, que acaba de publicar la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense (PNAS) en su último número, señala que el 58% de estos ecosistemas se encuentra en declive.

Desde 1980 se ha documentado la desaparición de 110 kilómetros cuadrados de praderas por año. En la actualidad, según apuntan los investigadores, se atestigua la destrucción de una pradera submarina del tamaño de un campo de fútbol cada 30 minutos. “El área total de praderas perdidas puede ser incluso diez veces mayor, porque la zona monitorizada en este trabajo no supera el 10% del total”, puntualiza el investigador del CSIC, que ha sido galardonado este mismo mes con el Premio Rey Jaime I por su aportación al conocimiento de la ecología de los sistemas acuáticos.

La tasa de pérdida de las praderas submarinas ha aumentado desde el 1% por año registrado antes de 1940 hasta el 7% anual desde 1990, y en la actualidad supera el 10%. Para llegar a ésta y otras conclusiones, el equipo ha analizado 215 estudios y compilado datos de 1.800 observaciones desde 1879. Hasta ahora no existía un cálculo fiable y global de la tasa de pérdida de estos ecosistemas ni de su tendencia en el tiempo.

“El cambio climático, como factor de presión, podría dar el golpe de gracia a estos valiosos ecosistemas, muy debilitados ya por otras presiones”, sentencia Duarte. Las causas de la pérdida de estos hábitats son múltiples: el desarrollo costero, con los cambios en los ecosistemas derivados de la sobrepesca; el aumento de vertidos de nitrógeno, fósforo y materia orgánica en estas zonas; las construcciones de puertos, espigones y otras infraestructuras en el litoral; así como la pérdida de oxígeno de las aguas costeras y el calentamiento global.

Para el investigador del CSIC, “con el 45% de la población mundial viviendo en el 5% del territorio adyacente a la costa, la presión sobre las praderas submarinas del litoral que quedan resulta extremadamente intensa”.

Las praderas submarinas, subraya Duarte, son muy sensibles al deterioro de las condiciones ambientales en la zona costera, “actúan como centinelas de la calidad del litoral, por ello la aceleración global de la pérdida de estas praderas no sólo supone la pérdida de un hábitat valioso, sino que alerta de una crisis ambiental global en las zonas costeras del planeta”.

El estudio, en el que participaron científicos estadounidenses y australianos, además del investigador del CSIC, fue financiado por la National Science Foundation de EE UU.

Hábitats amenazados en España

Las praderas submarinas, compuestas de angiospermas marinas, plantas superiores con flores y frutos, destacan entre los hábitats del planeta por los numerosos beneficios que aportan: protegen la línea de costa y la biodiversidad, secuestran CO2, reciclan nutrientes y contaminantes, producen oxígeno, etc.

En España existen importantes praderas submarinas, como las praderas de posidonia oceánica en el Mediterráneo y los sebadales de Cymodocea nodosa en las Islas Canarias. A pesar de ser hábitats de conservación preferente en la Unión Europea, ambas se encuentran seriamente amenazadas.

----------------------------------

Referencia bibliográfica:

Michelle Waycotta, Carlos M. Duarte, Tim J.B. Carruthersc, Robert J. Orthd, William C. Dennisonc, Suzanne Olyarnike, Ainsley Calladinea, James W. Fourqureanf, Kenneth L. Heck, Jr.g, A. Randall Hughese, Gary A. Kendrickh, W. Judson Kenworthyi, Frederick T. Shortj, and Susan L. Williamse. "Accelerating loss of seagrasses across the globe threatens coastal ecosystems" PNAS, www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.0905620106

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Café y arena para explicar los terremotos en el noroeste de la península ibérica

La aproximación de las placas tectónicas provoca terremotos como los de este año en Granada, pero en el otro extremo de la Península son las fracturas y fluidos de la corteza terrestre los que generan movimientos sísmicos, como los registrados en Lugo y Zamora. Un equipo de geólogos lo ha comprobado simulando las condiciones bajo tierra con una ‘caja’ de silicona, fina arena y café molido.

Los rayos pudieron encender la ‘chispa’ de la vida

Uno de los ingredientes fundamentales para el origen de la vida fue el fósforo procedente de los meteoritos que impactaron sobre la Tierra primitiva. Según un nuevo estudio, los relámpagos pudieron ser una fuente alternativa a la formación de fósforo a través de un mecanismo que pudo repetirse en otros planetas similares al nuestro.