Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El Museo Nacional de Ciencias Naturales acoge una exposición sobre el legado de Ramón y Cajal

Más de un centenar de piezas, incluidos doce dibujos originales, la medalla del Nobel y su primer diario de laboratorio, se presentan en este recorrido por la vida y obra del padre de las neurociencias.

La medalla y diploma del premio Nobel se podrán contemplar en la exposición./ CSIC Comunicación

Comprender cómo viaja un impulso neuronal a través del cerebro marcó la vida de Santiago Ramón y Cajal. Las limitaciones técnicas a las que se enfrentó el científico, también hicieron relucir en él otras facetas, como fotógrafo, pintor, docente, humanista o artista.

Todas ellas se pueden contemplar en la recién inaugurada exposición Santiago Ramón y Cajal, que hasta el 5 de diciembre de 2021 se puede visitar en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).

“Para el MNCN es un honor y un placer poder mostrar parte del extraordinario legado del genio de Petilla de Aragón a nuestros visitantes”, indica Santiago Merino, director de este museo.

La muestra seleccionada expone más de un centenar de las piezas conservadas en el denominado Legado Cajal. Entre ellas, el espectador podrá contemplar óleos, fotografías, dibujos, material de laboratorio, instrumentos y cuadernos científicos, así como premios y distinciones. Todo ello, unido a la exhibición de una serie de objetos personales y libros no científicos que glosan la faceta humanística de Cajal.

El espectador podrá contemplar óleos, fotografías, dibujos, material de laboratorio, instrumentos y cuadernos científicos, así como premios y distinciones

“Cajal manifestó el deseo de conservar su legado científico en su Instituto, y sus hijos así lo dispusieron, con la intención de formar un museo que sirviera de recuerdo de su padre y de enseñanza y estímulo de las futuras generaciones. Desde entonces estos bienes constituyen el Legado Cajal, que se conserva en el Instituto Cajal, centro de Investigación en Neurociencia”, apunta Ricardo Martínez, director del Instituto Cajal del CSIC.

Estas piezas, todas ellas originales de Cajal y de algunos de sus discípulos más destacados, poseen un incalculable valor científico e histórico. Entre las diferentes muestras, destaca su primer diario de laboratorio, donde aparecen sus primeros dibujos de células nerviosas, que se han expuesto en escasas ocasiones.

Dibujando la corteza cerebral

“Los doce dibujos histológicos que se exponen constituyen una pequeña pero valiosa selección de los cerca de los 2.000 que se conservan en el Legado Cajal. Se han seleccionado para mostrar cómo un solo dibujo puede proporcionar muchísima información neuroanatómica a una persona con ciertos conocimientos en la materia”, indica Juan Andrés de Carlos, investigador del CSIC y responsable del Legado Cajal.

“Se han seleccionado para mostrar cómo un solo dibujo puede proporcionar muchísima información neuroanatómica a una persona con ciertos conocimientos en la materia”, explica de Carlos

“Así, uno de los dibujos nos dice como está constituida la corteza cerebral, y otros muestran esquemas que nos explican el funcionamiento de sistemas específicos, como el mecanismo de la respiración o la marcha de las corrientes nerviosas en las conexiones del cerebelo”, explica De Carlos.

Algunos de los dibujos de Cajal./ CSIC Comunicación

En el recinto destinado para la exposición, de 120 metros cuadrados, se exhiben otras piezas clave, como el diploma y la medalla del premio Nobel en Fisiología o Medicina, concedido en 1906, junto a Camillo Golgi.

“Es fascinante cómo la curiosidad por saber, el trabajo incesante y la voluntad incansable, pueden llevar a una persona a apasionarse por tantas disciplinas diferentes”, señala Cánovas

También, la medalla Von Helmholtz, otorgada por la Academia Imperial de Ciencias de Berlín y considerada el mayor prestigio de la época. O la reproducción en 3D de su retrato, realizada por el Laboratorio de Morfología Virtual del MNCN (ViMoLab), y con la réplica en relieve de uno de sus dibujos de neuronas.

“Preparar una exposición sobre Cajal es hacer decenas de exposiciones en una. Es fascinante cómo la curiosidad por saber, el trabajo incesante y la voluntad incansable, pueden llevar a una persona a apasionarse por tantas disciplinas diferentes”, señala Cristina Cánovas, vicedirectora de exposiciones del MNCN-CSIC.

El espacio destinado a la exposición cuenta con 120 metros cuadrados./ CSIC Comunicación

Las piezas seleccionadas para esta exposición pretenden ser una pequeña muestra de lo que podría ser en un futuro el museo monográfico dedicado a Cajal y la Escuela Histológica Española, señalan los gestores de su legado.

El Archivo Santiago Ramón y Cajal (parte del Legado Cajal) y otros archivos científicos particulares de los herederos de algunos de sus más destacados discípulos se inscribieron en 2017 como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Algunos ejemplos son el Archivo Pedro Ramón y Cajal, el Archivo Pío del Río-Hortega, el Archivo Fernando de Castro y el Archivo Rafael Lorente de Nó.

La misma distinción la ha conseguido un manuscrito de Copérnico, los archivos de Linneo, Newton, Darwin, Pasteur y Tesla, así como los laboratorios-apartamento de Pavlov.

Fuente:
CSIC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Constatan la precisión en la construcción de las tumbas de las necrópolis de Qubbet el-Hawa de Asuán en Egipto

Miembros del grupo de Investigación Sistemas Fotogramétricos y Topométricos de la Universidad de Jaén han obtenido los modelos 3D de tres de las estructuras funerarias más espectaculares de esta necrópolis.

Los humanos visitaron las pinturas paleolíticas de la cueva Ojo Guareña durante doce mil años

Desde hace 13.000 años hasta hace mil, varios grupos de humanos del Paleolítico a la Edad Media visitaron de forma reiterada y frecuente el arte rupestre de la Sala de las Pinturas de la cavidad de Ojo Guareña en Burgos, la cueva más grande de España. Así lo confirma un estudio que ha analizado y datado los pequeños fragmentos de carbón vegetal para hacer hogueras y pinturas en su interior.