Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El Niño afecta al crecimiento de los niños de Perú

De forma periódica, América del Sur sufre las inundaciones provocadas por El Niño, que arrasa especialmente las zonas costeras de Perú, acabando con cultivos, ganado y comunicaciones. El acceso a los alimentos se restringe y aparecen enfermedades. Investigadores de EE UU han comprobado que los efectos del desastre dejan su huella en el desarrollo de los nacidos durante el evento y en fechas posteriores, limitando su estatura y su masa corporal.

La imagen muestra lo que ocurre cuando El Niño golpea las aguas superficiales en el océano Pacífico ecuatorial. / NASA

El Niño es un fenómeno climático que ocurre de forma cíclica pero muy irregular, con un intervalo de entre dos y siete años, en el Océano Pacífico tropical, que sufre un brusco incremento en la temperatura de sus aguas y desencadena lluvias intensas en América del Sur.

Una investigación que acaba de publicar la revista científica Climate Change Responses ha estudiado los efectos de El Niño que tuvo lugar entre 1997 y 1998 sobre las personas nacidas en la costa norte de Perú en esas fechas y en años posteriores y sus conclusiones indican que su crecimiento y desarrollo se vio gravemente afectado.

El desastre viene acompañado de enfermedades como la malaria, el dengue, el cólera o la diarrea. Además, a menudo arrasa cultivos y ganado, de manera que los recursos de la población se ven muy afectados y pueden tardar en recuperarse varios años después del fenómeno.

En particular, El Niño que ocurrió entre 1997 y 1998 ha sido el episodio más grave que se ha registrado. Los daños en puentes y carreteras provocaron el aislamiento de muchas zonas rurales dificultando aún más el acceso a alimentos, agua potable o atención médica.

Por eso, un grupo de investigación de la Universidad Johns Hopkins de EE UU se propuso analizar los efectos que puede tener a largo plazo sobre la salud este tipo de fenómeno extremo. “La variabilidad meteorológica desempeña un papel importante en el crecimiento y la nutrición en entornos de recursos limitados”, afirma el investigador William Checkley.

Los científicos han medido un retraso en el desarrollo infantil años después de El Niño de 1997-1998, el episodio más grave que se recuerda

Resultados sorprendentes

El primer estudio que realizaron se remonta a hace más de una década y en esta última publicación “los resultados son sorprendentes”, asegura, “hemos sido capaces de medir un efecto adverso en el crecimiento infantil muchos años después de que ocurriese el evento de 1997-1998”.

Para ello, los investigadores se centraron en un grupo de aldeas del departamento de Tumbres, situado en el extremo norte de la costa peruana, junto a la frontera con Ecuador. Allí seleccionaron una muestra aleatoria de 2.095 personas nacidas entre 1991 y 2001, con una edad de entre 7 y 18 años. Los resultados son muy claros: los niños nacidos durante y después de El Niño de 1997-1998 son más bajos y con un índice de masa corporal magra inferior al esperado.

Los niños nacidos durante el desastre y después carecían de una dieta adecuada para un crecimiento óptimo. El desarrollo está muy relacionado con la nutrición en las primeras etapas de la vida, tanto en el feto como en la infancia, según los autores del trabajo, de manera que la falta de nutrientes marca a estas personas, que podrían sufrir otros problemas de desarrollo y ver incrementado el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas crónicas.

Las repercusiones se aprecian incluso en los nacidos hasta tres años más tarde del fenómeno. El aumento de las infecciones y la grave escasez de alimentos asociada a las inundaciones parece ser la clave. “Así como los anillos de los árboles actúan como indicadores de los desastres naturales experimentados por un árbol, la exposición a eventos climáticos severos dejan una marca duradera en los niños”, señala el científico.

Para William Checkley y sus colaboradores el problema es muy grave si se piensa en que los estudios sobre el cambio climático apuntan a que en las próximas décadas la frecuencia de episodios de El Niño y otros desastres naturales puede incrementarse. “Dada su naturaleza cíclica, este fenómeno puede seguir impactando en las generaciones futuras y, si gran parte de los niños pequeños se ve afectada, compromete a toda la comunidad en su conjunto”, advierte el investigador.

Referencia bibliográfica:

El Nino adversely affected childhood stature and lean mass in northern Peru Heather Danysh, Robert H Gilman, Jonathan Wells, William Pan, Benjamin Zaitchik, Guillermo Gonzalvez, Maria Alvarez and William Checkley Danysh et al. Climate Change Responses 2014, 1:7

http://www.climatechangeresponses.com/content/1/1/7

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los estudios sobre la covid-19 olvidan la importancia del sexo en la respuesta a la infección

Un artículo publicado hoy en la revista Science analiza las diferencias en las respuestas inmunitarias a la hora de enfrentarse a la covid-19 en función del sexo biológico. Este fenómeno no es exclusivo del coronavirus, pero la pandemia pone de manifiesto la necesidad de entenderlo mejor.

Una vacuna de ARN mensajero consigue tratar la esclerosis múltiple en ratones

Los tratamientos actuales contra la esclerosis múltiple pueden causar una supresión inmunitaria y efectos secundarios, como un mayor riesgo de infecciones. Un nuevo estudio en ratones muestra cómo una vacuna de ARN mensajero, como las que se utilizan para la covid-19, retrasó la aparición y redujo la gravedad de la enfermedad.