Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El análisis de un basurero del siglo XVI muestra que los moriscos mantenían hábitos musulmanes

Los restos animales localizados en el Campus Universitario de Cartuja (Granada) prueban que estas familias seguían alimentándose según la tradición nazarí, a pesar de tenerlo prohibido. Así lo indican los resultados de un estudio en el que ha participado la Universidad de Granada.

Mapa de la intervención arqueológica / UGR

Un trabajo arqueológico realizado en el Campus de Cartuja de la Universidad de Granada ha descubierto que los moriscos que habitaban esta zona en el siglo XVI, aquellos que fueron obligatoriamente convertidos al cristianismo tras la Reconquista, mantenían sus costumbres musulmanas de puertas para adentro.

Los arqueólogos Guillermo García-Contreras, de la UGR, y Marcos García, de la Universidad de York (Inglaterra), encabezan este estudio, en el que también participa la Universidad de Reading (Inglaterra), dentro de un proyecto internacional financiado por la AHRC (Arts and Humanities Research Council) del Reino Unido. Los resultados se han publicado en la revista Archaeological and Anthropological Sciences.

Los autores han analizado un pozo que se usó como basurero en uno de los cármenes de la zona habitado por moriscos, aproximadamente entre los años 1515 y 1525. Al estudiar los restos de los alimentos de origen animal que las familias consumían, se demuestra cómo los hábitos culinarios en la vivienda pasaban por el consumo preferencial de carne de carnero, cortada y seleccionada específicamente al gusto de la cultura andalusí, junto a la ausencia total de cerdo. Todas ellas características propias de la alimentación musulmana.

A pesar de que lo tenían prohibido por la Corona, tras la conversión forzosa al cristianismo, estos moriscos seguían comiendo como musulmanes

Guillermo García-Contreras, arqueólogo de la UGR

“A pesar de que lo tenían prohibido por la Corona, tras la conversión forzosa al cristianismo, estos moriscos seguían comiendo como musulmanes”, especifica el arqueólogo Guillermo García-Contreras.

El investigador explica que la identificación de especies, el estudio biométrico, el examen de las pautas de carnicería o el empleo de otras metodologías de análisis propias de la arqueozoología han resultado fundamentales “para conocer, 500 años después, qué se metían en la boca estas familias”.

Pero el trabajo científico ha permitido revelar otras interesantes evidencias. Se han encontrado en este entorno del Cerro de los Almendros de Cartuja restos cerámicos pertenecientes a ataifores, fuentes típicas andalusíes que se usaban para compartir la comida entre varios comensales, materiales que precisamente a partir de esos años empezaron a desaparecer ante la cultura dominante cristiana, más individualista en los hábitos de alimentación, y por lo tanto caracterizada por el uso de platos de menores dimensiones llamados escudillas.

Un periodo de grandes cambios

La denominada Reconquista, que en realidad no fue sino la culminación de la expansión feudal iniciada siglos atrás, revolucionó lo que hoy conocemos como el Campus de Cartuja. Los cármenes andalusíes, casas con huertos que precisaban de regadío y que solían tener vides, empezaron a sustituirse por la construcción de un monasterio y por el uso de tierras de secano con olivares y almendros.

Los restos analizados pertenecen al que pudo ser uno de los últimos cármenes de la zona, en el cual el pozo se usaba ya como basurero, consecuencia de la progresiva desaparición del regadío propio de la cultura cristiana

Todo ello responde al proceso de apropiación de este entorno por parte de la orden católica de Los Cartujos, quienes recibieron las tierras tras la conquista y colonización cristiana de Granada.

Los restos analizados, por tanto, pertenecen al que pudo ser uno de los últimos cármenes de la zona, en el cual el pozo se usaba ya como basurero, consecuencia de la progresiva desaparición del regadío propio de la cultura cristiana.

“Estos cambios dan pie a nuevas líneas de investigación en las que ya trabajamos”, explica García-Contreras, “por ejemplo el estudio de las variaciones medioambientales que la expansión del feudalismo provocó a raíz de las modificaciones del terreno, sus construcciones y su explotación agrícola”, concluye el arqueólogo.

Referencia:

García-García, M., García-Contreras, G., Alexander, M.M. et al.“The zooarchaeological identification of a ‘Morisco’ community after the Christian conquest of Granada (Spain, early 16th century) sociocultural continuities and economic innovations. Archaeol Anthropol Sci 13, 57 (2021). https://doi.org/10.1007/s12520-021-01288-2

Fuente:
UGR
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los científicos de las SS: el modelo falangista para la ciencia española

La guardia pretoriana de Hitler reclutó científicos para que le ayudaran a fundamentar y aplicar sus teorías racistas. Sus arqueólogos, antropólogos, zoólogos, filólogos y médicos trabajaron en los campos de exterminio y viajaron a las islas Canarias a reconstruir el pasado de la raza aria. Los científicos de Hitler, el libro de Eric Frattini, dedica un capítulo a nuestro país donde relata los intentos de varios científicos españoles por seguir la vía nazi en el ámbito de la antropología supremacista.

Premio Fronteras del Conocimiento a Gerald Holton por revelar la dimensión cultural de la ciencia

Este catedrático de Física y de Historia de la Ciencia en la Universidad de Harvard ha recibido el galardón “por sus numerosas y seminales contribuciones a la historia de la ciencia de los siglos XIX y XX, en las que ha mostrado una sensibilidad especial a los contextos culturales, filosóficos, sociológicos y de diferencias de género”, según el jurado del premio.